Realidad virtual (Hernán Findling, 2021) – 84 min. –
Virtual Reality (Título internacional)

Sinopsis: Un director de películas que apenas tienen audiencia, sea por ser de serie B, sea por su baja calidad, decide realizar un pacto con el diablo para que su próximo estreno sea un éxito. Para ello simplemente tendrá que dejarse llevar durante el visionado del screening con sus actores.

Muy muy divertida película, con una sana dosis de “gamberrusmo” y la capacidad para no tomarse en serio a si misma desde el primer minuto. Riéndose de los tópicos del cine de terror, del slasher e incluso permitiéndose mini homenajes, como por ejemplo a El Resplandor (1980).

Muy inspirada por un film llamado Stay alive (2006), donde los protagonistas se veían afectados por lo que les ocurría dentro de un videojuego de terror. En este caso los protagonistas se verán horriblemente afectados por lo que les ocurra dentro de una película slasher mala. Qué puede salir mal. Dándole una vueltecita de tuerca adicional e incluso un toquecito final a lo Ubik (novela de Philip k Dick).

Una muy interesante mixtura de gore y comedia, de paranoia y toque sobrenatural que rebosa fuerza casi desde el principio. Es una cinta corta, apenas 80 minutos, lo que hace que sea mucho mucho mejor. Una muy bella factura argentina que es del disfrute de todos los públicos, arrancando carcajadas y aplausos casi por igual.

Rebosa de metalenguaje por toda su dirección, haciendo referencias que más que a los personajes, hacen referencia a nosotros. Especialmente adorables son las que mencionan la duración de “la película” y sobre la supervivencia o no de tal o cual personaje. No en vano el mal sabe como va a acabar la película.

Realmente saben llevar muy bien el ritmo, de forma creciente. Y cuando hay riesgo de que se tenga que parar para explicar algo o hablar un poco (algo que no necesitamos) se introduce un giro de guion o un personaje nuevo para mantener el fuelle. Muy meritoria es la aparición final, con un personaje realmente frustrado por el devenir de los acontecimientos.

Las actuaciones son muy interesantes, ya que al tratar de una película donde los actores interpretan mal, pero en la realidad son normales pueden jugar con el cambio de registro, con movimientos torpes o poco naturales e incluso con mentalidades absurdas que aprovechan para irte colando más metareferencias sobre la película.

A nivel cámara es bastante interesante, con unos jueguecitos iniciales para mostrarte que si saben rodar. La banda sonora es correcta para colarte una tensión slasher.

A nivel general, me da la percepción de ser como una simple partida de rol, donde los jugadores interpretan a sus personajes intentando salvarse mutuamente mientras un director de juego intenta frustrar sus ambiciones.

Interesante para ver con los colegas y reírse un buen rato. Un rato corto, eso si, haciéndola mucho mejor.

Todo por el bien de la película. Como debe ser. Muerte por el arte.

La escena: El momento en que Julian asume que debe ser el héroe.

La frase: “¡Esto no es una película!” (pronunciado como un “¡Esto es Esparta!”). 

Vista con PASE DE PRENSA en el Festival Internacional de Sitges 2021

Nota del autor:

8,0 ████████ (Muy buena)

TRÁILER V.O.:

 

Written by Oscar Hidalgo