Minor premise (Eric Schultz, 2020) – 90 min. –

Película sencillita según la sinopsis (de estas escasas veces en que menos valoran un film en lugar de venderte la siguiente 2001: Una odisea en el espacio).

Un científico, que está investigando la nueva versión de una maquina que permite mapear el cerebro para intentar interpretar y grabar recuerdos, realiza un experimento arriesgado que le lleva a fragmentar su personalidad en 10 fragmentos. Cada 6 minutos, cambia en orden a su siguiente aspecto de la personalidad que toma el control. Siendo siempre él, pero con un rasgo de personalidad llevado al extremo.

Una antigua compañera le ayudara a intentar sobrevivir para reintegrar su mente, antes de un fallo total, mientras la euforia, la ira, la libido, el intelecto, la creatividad, la ansiedad, la inconsciencia, la psicosis, el instinto y el ego (la personalidad por defecto) van tomando el control.

Un sobresaliente trabajo del protagonista intentando representar todos los aspectos (con momentos muy cómicos). Algunos menos tocados que otros (para evitar que se les fuera el control de la película, por ejemplo con creatividad y libido. Sino podría acabar siendo una película X), siendo más representados el ego, el intelecto y la psicosis en una carrera contra el tiempo.

O casi podríamos decir un juego del escondite entre las diferentes partes de la personalidad.

La he considerado interesante por lo caótica, hay que asumir que la primera mitad de la película, ante el desconocimiento de la situación se fuerza al espectador a vivir una situación de caos y falta de coherencia. Idéntica a la que esta viviendo nuestro protagonista. Esa parte obliga a mantenerse muy atento ante el no saber que esta pasando ni siquiera el como interpretarlo. Superado ese momento viene la recompensa.

El caos se vuelve orden, patrones que podemos interpretar y todo un conjunto que podemos entender.

La compañera asistirá a nuestro protagonista mientras este se deshace intentando ayudarle como sea, solo para descubrir que somos la suma de nuestras partes, aunque haya algunas que queramos eliminar. Tiene su retirada a la película de animación Inside Out (2015), por el hecho de ver las diferentes personalidades viviendo sus cortas y frenéticas vidas, con algunas intentando colaborar entre si para salvar el cuerpo.

Tiene momentos muy interesantes que pueden hacer llegar a que nos reconozcamos, como las escenas de euforia o ansiedad. Algunas que nos horroricen, como ira, pero todas formando parte de nuestro interior.

Y como toque de calidad el hecho de que sea corta, apenas 90 minutos. Aunque como siempre, cortaría momentos innecesarios (como las escenas del padre), que se añaden creo yo por el miedo a no llegar al estándar de 90 minutos.

Y como siempre, la reflexión. ¿En serio? ¿En serio tras un experimento que te ha dejado con momentos de apagón cerebral aleatorios decides jugártela con otro más complejo y peligroso estando hasta arriba de hielo (y lo que lo acompaña)? Hay gente que no aprende.

La escena: El momento de identificar las diferentes personalidades y sus características.

La frase: “El alcoholismo y la impulsividad me lleva a veces a cometer errores (y vaya errores)”.

Vista con PASE DE PRENSA en el Festival Internacional de Sitges 2020

Nota del autor:

7,0 ██████ (Buena)

TRÁILER V.O.

Written by Oscar Hidalgo