Ai no Utagoe o Kikasete (Yasuhiro Yoshiura, 2021) – 120 min. –

Una científica crea una IA. Para hacer las pruebas de campo la dejará, sin avisar, en el instituto de su hija. A partir de ese momento, el grupo de estudiantes hará piña con un robot que solo quiere que sean felices.

Película de animación clásica (por el desarrollo) de tipo estudiantil.

Del director Yasuhiro Yoshiura, que nos había presentado en el pasado Time of Eve (2010) y Patema Inverted (2013). Se nos presenta una simpática historia estudiantil mezclada con ciencia ficción.

En un mundo donde las máquinas robóticas son de uso común en todos los espectros de la vida, por ejemplo trabajando en el campo o siendo parte completa de casas domotizadas, una brillante científica ha decidido hacer una prueba prohibida con una IA. Darle el don del habla, para poder ubicarla en un cuerpo robótico e insertarlo en la sociedad. Para ver como se desarrolla y si su programación es suficientemente eficiente.

 

Como genial idea y plan sin fisuras, decide hacer la prueba en el instituto de su hija. Como siempre sostengo los mejores científicos son los locos o los que no tienen amor por la humanidad (seguramente para eso hay alguna optativa que me perdi en la universidad). Por suerte su hija lo detecta accidentalmente y hará piña con sus conocidos para proteger el experimento de su madre.

A partir de aquí tendremos la típica comedia estudiantil de animación. Grupo de jovenes con las hormonas desbocadas que se pelean entre ellos, discuten, tienen celos, se aislan… lo típico. Que a razón de tener el espejo de una IA que se mete en sus vidas como cuchillo caliente en mantequilla empiezan a descubrir la madurez, la amistad, a solucionar los problemas, el amor, como hacer volar gente por los aires… Para acabar con el típico enfrentamiento entre jovenes guiados por impulsos e ideales (y sin el beneplacito del sentido común) contra los adultos que no les escuchan. No voy a decir quien gana para ahorraros lo obvio.

La animación para mi gusto es muy buena, a lo que vengo habituado en producciones como Your Name, Belle,…. Podríamos ubicarlo (a falta de término mejor) en animación moderna.

Siendo su punto fuerte, la banda sonora y las canciones, un punto en el que destaca por encima de otras muchas producciones. No porque sean canciones que te cambian la vida (que a lo mejor si, quien sabe), sino por su simpatia y lo bien ubicadas que estan algunas de ellas. El tener una robot perturbada que a la minima te suelta una canción, como quien te suelta un improperio, ha resultado ser muy divertido.

El humor es algo presente durante toda la película y es una buena herramienta que se usa, mostrandonos el ridículo y la diversión, que muchos de nosotros habremos pasado durante nuestra juventud. Algo que hace que empaticemos rápidamente con los personajes y mejora el visionado.

Se me hace un poco pesado, eso si (atención, Óscar desbocado poniendole pegas a todo) el tercio final. Que al ser taaaaan predecible, se hace un poco lento y de relleno. Vamos, que sabemos perfectamente que va a pasar. Y pasa. Siendo una producción larga, 120 minutos. Bien se podría haber aligerado algo.

Una película muy disfrutable y apta para todo el mundo.Y ahora la reflexión del día, obligatoria para todos los ciudadanos. ¿Qué no hemos aprendido? ¿Qué se ha hecho mal con la educación moderna? ¿Ya no se lee o ve ciencia ficción adecuada? Crear IAs, con forma humana, infiltrarlas en sociedad… ¡mal! ¡Todo mal! Ese tipo de prácticas solo llevan al caos y la entropía. Si te cuesta hacer amigos reales no busques amigos robóticos.

Skynet empezó por menos que eso. Las colonias de Caprica cayeron justamente por lo que vimos en esta película. Y ya no hablo de Saturno 3 porque no se debe mencionar a Saturno 3 en vano. Como decían en Unicorn Wars “Unicornio bueno, unicornio muerto”.

Y como reflexión para todos aquellos que no sean capaces de empuñar sus armas contra una IA. Y una muy bien reflejada durante el metraje. Ciertamente el problema entre la sociedad, entre sus individuos, viene por problemas en la comunicación (o la falta de ella). Muchas veces hace falta un espectador verdaderamente imparcial para mediar en una situación. Y en otras, ese facilitador que permite establecer los puentes entre los individuos.

La frase: Satomi. ¿Eres feliz?

La escena: El entrenamiento de judo (poesía en movimiento y muy muy divertido).

Vista con PASE DE PRENSA en el Festival Internacional de Sitges 2022

Nota del autor:

7,0 ████████ (Buena)

 

 TRÁILER V.O.S.E.:

 

Written by Oscar Hidalgo