Eight for Silver (Sean Ellis, 2021) – 113 min. –

Sinopsis: Un pequeño pueblo de Francia será atacado por una criatura sobrenatural tras haber atacado a un poblado gitano que se había aposentado en sus inmediaciones. La masacre cometida atraerá una maldición que ira diezmando a sus habitantes.

Estos sucesos se conectarán con la leyenda de la bestia de Gévaudan (que dio pie a la pelicula “El pacto de los lobos (2001)), reiniciando la leyenda del hombre lobo.

Película que arranca con un breve guiño a los combates de la primera guerra mundial en el frente francés, siendo castigado por el plomo y el cloro alemán. Para volver a hacer referencia a el justo al final.

Para intentar solucionar el problema, un patólogo que ya estuvo en el bosque de Gévaudan será el abnegado héroe que intentara parar la maldición (encarnado por Boyd Holbrook, lo recordareis como el villano en Logan (2017), en un más que interesante trabajo que me recordó mucho a los manierismos de Tom Hardy).

Nos encontramos a una cinta larga, pero muy interesante, que realmente no se hace pesada. Alterna los momentos de salvajismo y terror rural con partes de introspección y reflexión sobre el pasado.

De hecho un detalle que me gusta mucho es ese enfrentamiento entre el racionalismo (el patólogo) y lo sobrenatural, situando al pueblerino medio justo en el centro. Como decía el maestro Miyagi “o por la derecha o por la izquierda, pero si vas por el centro… atropello”. El racionalismo intentando entender que ha pasado y aplicando medios mundanos, pero eficaces. Y el sobrenatural actuando como un asesino slasher, pero con una inteligencia sibilina detrás.

Esto queda mucho más reforzado cuando llegan a mencionar el tener que contener la situación, como si de una enfermedad se tratara. O por el hecho de sugerir el refugiarse en una iglesia, por el espesor de sus muros. Te intentan mostrar que el hombre civilizado puede con lo sobrenatural, pero no solamente por su conocimiento, sino por su comportamiento. Siendo precisamente el alejarse del modo civilizado (o por ser civilizado, pero mal) la causa de todo el problema. Una sociedad donde todo el mundo hace lo correcto. Y así hemos acabado todos.

A nivel estético la película esta muy bien, gustándome especialmente como recrean el monstruo, tanto su creación como su movimiento, todo muy logrado. El ambiente, con ese paisaje rural, enfangando, con constante neblina, casi es un personaje más, que oprime a los protagonistas y abiertamente les invita a no salir al exterior. Mientras que el interior es lóbrego y deprimente contaminando ese sentimiento a su pobladores, que saben lo que les espera.

Me gusta especialmente los trabajos que hacen con la plata, siendo primero una referencia religiosa, luego el elemento de la maldición, con un aspecto genial, para luego ser una herramienta para la redención. Quien a plata mata a plata muere, podría decirse.

Retomando el tema del salvajismo, mencionar que en esta película no se cortan para nada. Con una de las mejores escenas de tortura y ejecución que he visto en mucho tiempo. Continuado con unas buenas escenas de sangre cuando nuestros animalitos salen a hacer sus necesidades.

Solo le echo en cara a esta película que no hayan tenido el valor justo al final de introducir un spin off que habría sido la risa “nazis vs french werewolves”. Quien sabe, de ilusión también se vive.

Por suerte lo intentan compensar con uno de los guiños más divertidos que se recuerdan a las películas de zombis. La persona que sea por error o por simple estupidez “olvida” decirle al equipo que le ha pasado algo.

La escena: La disección de la primera bestia.

La frase: “Lo siento” (también podría haber dicho “gracias”, me habría reído más en ese momento).

Vista con PASE DE PRENSA en el Festival Internacional de Sitges 2021

Nota del autor:

8,0 ████████ (Muy buena)

TRÁILER (NO TIENE :/)

 

Written by Oscar Hidalgo