Perempuan Tanah Jahanam (Joko Anwar, 2020) – 106 min. –
Impetigore (Título internacional)

Sinopsis: Película sencilla de miedo indonesia. Mezclando su misticismo con todas las supersticiones típicas de un ambiente rural lleno de paletos que creen cualquier cosa que les cuentes. Paletos con machetes, así que mejor tener cuidado.

Un par de amigas, que trabajan en un peaje, deciden embarcarse en un proyecto de venta de ropa. Como este proyecto no cuajará, una de ellas pensará en irse a un pueblecito a ver una antigua casa de su familia, para ver si es posible venderla y conseguir ingresos para salir adelante.

Al llegar a él es como si hubieran retrocedido 100 años en el pasado, se encontrarán con un pueblo oscuro, silencioso, donde nadie quiere tratar con ellas y todo el mundo convive con el miedo.

Desde hace 20 años no nacen niños en el pueblo, niños normales. Una maldición pesa sobre el pueblo y esta relacionada con la sangre de una de las amigas, específicamente con la piel.

Tenemos servida ante nosotros una película de miedo decente, con el típico pueblo modo turba siguiendo las directrices de su amado líder. Poniendo como trasfondo el teatro tradicional indonesio de marionetas, llamado Wayan, muy similar a nuestro teatro de sombras chinescas.

Su problema radica en su lentitud, hasta hacerse un poco tediosa. Esta falta de ritmo hace que sea necesario narrar toda la historia, como si fuera un caso de Sherlock Holmes, en los últimos 10 minutos de la película, a modo de flashback, para que lo tengamos todo bien clarito. Ya que, hasta ese momento, pensábamos que era una cinta sobre una trama para apoderarse de una mansión y eliminar a herederos molestos del puesto de líder del pueblo.

Hay buenas dosis de gore y momentos muy crueles. Remarco la última mirada que destina Ki Sambadi a su madre, si eso no es la perfecta definición de desprecio, nada lo es.

Aún así su lentitud es un gran lastre, que produce que al intentar cambiar el ritmo surja la risa. Como ante el giro final en el epílogo, por lo innecesario. Pero supongo que en línea con las directrices de las películas de miedo indonesias. Ya que es una película con grandes elementos culturales locales, como la inserción subcutánea de amuletos (una tradición que siguen para protegerse de los malos espíritus).

La escena: El momento del segundo nacimiento, cuando se ve todo el proceso.

La frase: “¿Qué hacéis idiotas? va a haber un par de nacimientos en breve”.

Vista con PASE DE PRENSA en el Festival Internacional de Sitges 2020

Nota del autor:

4,0 ███ (Mediocre)

TRÁILER V.O.

Written by Oscar Hidalgo

Comments