Breeder (Jens Dahl, 2020) – 107 min. –

Sinopsis: Una veterinaria -se menciona de pasada, pero me parece muy divertido ese detalle-, ha diseñado un método para rejuvenecer a sus pacientes. No para que parezcan más jóvenes, sino para que lo sean.

Se encuentra en la fase experimental, pero ya esta vendiéndolo a todo cliente ansioso de cambiar riquezas por años de vida.

Como único inconveniente, por ahora solo se puede aplicar sobre hombres ricos (todavía no ofrecen descuentos) y para elaborarlo se debe obtener a través de bebes con un genoma compatible con el paciente. Y un detalle menor, apenas importante, esos bebes los conseguirán a partir de una granja que han montado con mujeres secuestradas. Algo que no se iba a notar.

Película que mezcla con habilidad los efectos de la ciencia sin moral y los devaneos de un par de psicópatas comandados con habilidad.

Usando y abusando de todos los tópicos de la mitología de la ciencia y cosmética actuales. Cremas elaboradas a partir de bebes, granjas humanas, usando personas del tercer mundo… Vamos, el paraíso de los conspiracionistas.

Como protagonistas, que tampoco es que sean muy importantes, una pareja joven. Dos almas torturadas, atrapadas por sus secretos. Un hombre blandengue -parafraseando al Fary- castrado por los secretos que oculta y una mujer que tampoco sabe expresarse adecuadamente. Una pareja con la que no puedes empatizar, y a la que deseas que todo les salga bien para que la película se acabe cuanto antes.

Película de ritmo muy lento, que apenas muestra. Hasta las escenas gore, presentes aunque escasas son insinuadas, siempre usando una sombra o apartando la cámara. Con lo que sabes que pasan cosas, pero solo verás el resultado. Eso no ayuda a hacer el relato pasable, siendo más digna de domingo tarde en Antena 3. Tener en cuenta que es un ritmo que además va en descenso, empezando mucho mejor de como va a acabar.

Podríamos decir que es más una película sobre el sadismo en sus diferentes niveles. El sadismo sobre alguien indefenso, sobre alguien controlado, sobre quien lo ansia y sobre el pobre espectador que no se merece esto.

La escena: El momento síndrome de Estocolmo

La frase: “Sigue las normas y todo será más fácil”.

Vista con PASE DE PRENSA en el Festival Internacional de Sitges 2020

Nota del autor:

4,0 ███ (Mediocre)

TRÁILER V.O.

Written by Oscar Hidalgo

Comments