“De aquí a unos años, nos vemos sin doblar”

marc-zanni-y-joan-sanz

 

Marc Zanni y Joan Sanz son unos reconocidísimos actores de doblaje catalanes. Parte del éxito de la saga Dragon Ball en Cataluña es culpa de ellos y de un gran trabajo de doblaje que ha igualado en importancia las voces y los dibujos. No hay duda de que a más de un fan de estas tierras le cautivará la película y le devolverá a su infancia, adolescencia, juventud, o lo que fuese que hacía allá por los noventa. Sin sus voces no sería posible este efecto. Tras ver Dragon Ball Z: La batalla de los dioses, varios medios hemos hablado con Zanni y Sanz en una entrevista divertida y con un final un tanto agridulce. Además de en castellano, también ofrecemos la entrevista en catalán por la relevancia de esta lengua en este contexto.

Barcelona | Nerea Madrazo, LGEcine.org
¿Qué ha significado para vosotros doblar una serie como Dragon Ball? ¿Os esperábais este éxito?

JS: No nos lo esperábamos, porque en aquél momento era un trabajo más de los muchos que se hacían en los años 90. Aunque empezaban a haber algunos indicios. Y ahora mira, aquí haciendo un libro, respondiendo entrevistas… cosas inimaginables para un actor de doblaje normal y corriente.

¿Sois conscientes que habéis marcado a una generación?

MZ: Sí, sí, sí. ¡Más de una! A veces nos vienen abuelos que nos dicen: “yo vi la serie por mi hijo y ahora me trago Bola de Dragón por mi nieto. Los tenemos claro y lo tenemos asumido porque hemos recibido muchos “inputs” (risas). Por ejemplo, en cualquier fiesta que fuese, en cualquier sitio, decían: “Este es Son Goku”. “No puede ser. A ver, habla. ¡Hala! ¡Haz un Kamehame!” (muchas risas) Y cuando todo el mundo te pide un Kamehame piensas: “¡Sí que lo mira gente, esto!”

Hombre, veintitantos años, ¿no?

MZ: Sí. Yo empecé en el 91 con Dragon Ball Z. De hecho, con el “Kai” teníamos compañeros que volvían a hacer su propio papel y claro, me decían, “yo empecé esto con sesenta, ahora tengo ochenta”. Por ejemplo Satán. Es de los más grandes de la profesión. Es que claro, han pasado veinte años. Yo empecé a hacer el Goku con 20 años, tenía su edad.

En Kai tuvisteis que cambiar algunas voces por causas de fuerza mayor. ¿Cómo eliges las voces nuevas?

MZ: Depende. Uno fue Freezer y el otro Follet Tortuga. En el caso de Freezar, lo hizo Jordi Vila. Muy bien, pero a su estilo. Yo quería un Freezer más acorde al original, con más mala leche y escogí a Domènech Farell. Y en el caso del Follet Tortuga [maestro Mutenroshi] era un personaje tan conocido, Viçens Manel Domènech, que lo que hice fue distinto: no busqué alguien que se pareciese al original, sino al actor que ya no estaba con nosotros. Hice cuatro castings. Uno me dijo “me haría mucha ilusión poder hacerlo”. Cuando terminamos el casting descarté a uno y enseñé las tres versiones, para ver cuál gustaba más. Nadie reconoció a Josep María Mas, que ya era muy conocido. Nos quedamos con él.

¿Ha sido un problema interpretar a Goku y Vegeta durante tantos años, de cara a otros trabajos de doblaje?

JS: No, porque se cambiaba constantemente. Era normal hacer un malo por la mañana y un tonto por la tarde (risas). La gran dificultad de estas series son los gritos y estar con esos tonos tan elevados. Ponerse a gritar a las ocho de la mañana en una situación que no es muy normal.

MZ: Mi problema es que Son Goku es mi voz. Y claro, me reconocen. “Mira, Son Goku haciendo un documental”: (Risas)

He oído que estáis realizando el “M’anima l’anime”. ¿Podéis hablar un poco más?

MZ: A raíz del libro que hicimos, mucha gente nos preguntaba sobre el doblaje. Y se nos ocurrió montar este grupo, el M’anima l’anime,en el que hacemos un poco de todo. Ahora nos centramos en los talleres. Somos Joan, Carles Lladó -voz protagonista en One Piece- y yo.  Pensamos en hacer como el que coge la moto y va al circuito de Montmeló; la gente viene y hace cuatro horas de doblaje con nosotros y puede doblar personajes del anime. Les enseñamos cómo lo hacemos nosotros y que ellos experimenten la misma sensación. No es un curso, nosotros no echamos broncas. El 31 de mayo, aprovechando el estreno de Dragon Ball, hacemos uno dirigido sólo a noveles. Ya han pasado más de 300 personas y muchas han repetido hasta siete veces.

Tres razones para apostar por el doblaje:

MZ: ¿Sólo tres? (Risas)

JS: A ver, una es evidente. Acercar el producto a la cultura a la que va destinada.

MZ: Además, el anime es un muñeco de dos dimensiones. Ponemos el alma a ese personaje. Para eso se necesita un buen doblaje, que yo creo que justamente ese es uno de los éxitos de Bola de Drac, en catalán. Evidentemente, la gente tiene que tener todas las opciones: castellano, catalán, original. Pero cada vez más el catalán en el doblaje desaparece. Me ha pasado con El Hobbit. Y eso que la Generalitat hace un esfuerzo económico, y ni así.

Qué es más fácil, ¿doblar actores o dibujos animados?

JS: Si es un actor que te va es más fácil. Pero el animado tiene más gracia.

MZ: La dificultad técnica es diferente. La artística es la misma. Con el dibujo animado te cansas más, por eso algunos no quieren hacer dibujos, tienes que forzar… físicamente cansa.

Han pasado muchos años desde que empezasteis con esta serie. ¿Cómo os veis profesionalmente de aquí a unos años?

MZ: Sin doblaje.

¡No hombre, no!, ¿en serio?

MZ: Está muy chungo el tema. No, sin doblaje no lo sé, pero el tema del audiovisual está muy mal, y en catalán todavía peor. Yo llevo dos meses que hago un 90% en castellano y un 10% en catalán. Estoy dirigiendo y doblando en castellano en estos momentos. TV3 está muy mal económicamente y da poco trabajo. Hay muchos actores en España y cada vez menos trabajo. Por tanto, lo veo negro.

JS: A mí me dieron un buen consejo al inicio de mi carrera: Intenta hacer de todo. Hacía teatro infantil, publicidad, escribí guiones… aunque acabé dedicando más tiempo al doblaje, había mucho trabajo. A ver, voy de cara a la jubilación. He vuelto a la universidad. También lo he intentado con el castellano, pero siempre hay castellano-parlantes nativos que lo hacen mejor que yo.

MZ: Y además el anime está fatal. Ahora mismo se dobla muy poco, no hay cosas nuevas que lleguen a Cataluña porque no hay dinero.

Fotografía: Nerea Madrazo / LGEcine
Entrevista de Nerea Madrazo para LGEcine.org
No está permitida su difusión sin citar las fuentes autoras

Written by Nerea Madrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.