“El drama era confinar a los protagonistas en espacios limitados y ver cómo esa situación extrema que están viviendo dinamita la aparente solidez de las relaciones y de los valores éticos y morales”

Manuel Carballo es un joven cineasta barcelonés conocido por La posesión de Emma Evans; se suele meter en películas de carácter fantástico, esotérico, extraño o terrorífico, o todo junto, pero lo que le interesa es utilizar estas vías para explicar historias humanas, procesos psicológicos que se suceden en situaciones extremas. Retornados no es de menos y así lo demuestra en esta entrevista.

Barcelona | Nerea Madrazo, LGEcine.org
¿Cómo llega a ti el proyecto y por qué te animaste a dirigirlo?

Pues llega a Filmax un tratamiento de unas 30 páginas que dejaba muy tocado a quien lo lee; Sandra Fernández, productora ejecutiva de mis anteriores películas me dijo: “Tienes que leer esto porque es una bomba de relojería” y me deja muy tocado, no sólo por el drama humano que cuenta, sino por esa nueva perspectiva a un género con unas formas y unas estructuras que estaban muy agotadas y que Retornados permitía renovar, a costa de traicionar cierta tradición, algo que es bueno en el ámbito creativo.

¿Cómo acaba el proyecto en Canadá?

Pues por varios motivos; a nivel logístico, administrativo, de producción, Canadá ofrecía ventajas intersantes, y a mí a nivel formal, estilítico, me permitía ambientar la peli en una gran urbe occidental moderna. Y, por supuesto, la peli nace con una vocación internacional que, bueno, ¿para qué nos vamos a engañar?, el thriller americano siempre ha funcionado y esto nos permitía darle ese aroma de thriller anglosajón que funciona tan bien a nivel de mercado.

¿Qué te sirvió de inspiración para la realización de la película?

Lo que no vi fueron películas de zombis porque nunca la concebí como una película de zombies al uso… entonces no me inspiré en las viejas películas. Bueno, en la secuencia de arranque si que tiene mucho de Rec (2007 )o de 28 días después (2002), pero es casi un prólogo. Pero no revisé las pelis de zombies; había otras cosas que me interesaban, como el cine de Cronenberg, no sé si porqué ibamos a rodar en Canadá; pero a mí el cine de Cronenberg con su frialdad de tono, esos ambientes de hospitales, esa asepsia, esa sociedad un tanto esterilizada emocionalmente, me parecía que eran muy apropiados para contar Retornados. Y luego, bueno, autores como Tourner, aproximado al género fantástico que combinaba elementos como el drama, el romanticismo, de forma muy orgánica. Luego, entre las influencias más o menos conscientes te podría nombrar el cine americano de la RKO (Radio – Keith – Orpheum), un cineasta como Max Ophüls… Muchas veces las influencias se descubren a posteriori.

Hablando de ser consciente ¿lo fue el evitar el “topicazo” del zombie?

Bueno, era una de las líneas maestras de la película, el darle la vuelta… El género zombie siempre se ha caracterizado por unos personajes saludables que son hostigados por una horda de zombies que los persiguen fuera de las casas, en los supermercados… En nuestro caso era al revés, situar al infectado en primer término y convertir a los humanos en los acosadores. Aquí los que se comportan de forma monstruosa no son los zombies sino los humanos, que son la verdadera amenaza de la película.

Se te ve contento con el elenco ¿cómo fue el casting?

El tema casting siempre está supeditado a tu presupuesto, al sitio donde vas a rodar, a las agendas de los actores… y tuve la inmensa suerte de poder contar con Kris [Holden – Ried] y Emily [Hampshire], que son dos grandes actores que tienen un bagaje importante pero que están empezando a desarrollar su carrera a nivel internacional. Por suerte para mí y para la película ellos ya habían trabajado juntos, ya se conocían, y en el momento en que los vi juntos noté que había una química que iba a funcionar muy bien en pantalla. Algo esencial para llevar la película a buen puerto era que la pareja protagonista fuera creíble. Ha sido una inmensa suerte contar con un casting como el que tiene Retornados.

¿Cuando trabajas los ensayos con los actores, coges ideas? ¿O eres un director rígido?

A ver, he ido desarrollando, película tras película, una cierta idea de que los actores necesitan tener su espacio, ser escuchados. A mí me gusta darles cancha y que aporten porque, al final, tú como director tienes que trabajar con gente muy especializada en un ámbito muy concreto que, a fin de cuentas, saben mucho más que tú sobre sus personajes. De repente, cogen el guión y lo leen en clave de su personaje y descubren cosas que a ti se te habían pasado por alto, por el mero hecho de que tienes una visión global de todo. Creo que es muy recomendable y beneficioso para las películas dejar que los actores aporten su punto de vista; y ellos se sienten más útiles. Igual por mi carácter, soy una persona bastante extrovertida y cálida, me gusta llegar a tener una relación muy cercana con todos los actores.

¿Había alguna intención de crítica a los recortes en los presupuestos públicos?

No queríamos ser tan visionarios; cuando se escribió el guión todavía no era tan evidente ni tan sangrante el tema de los recortes. Tristemente, la peli ha terminado reflejando la situación actual terrible. Me hubiese gustado que en ese aspecto no hubiera sido visionaria, pero así ha sido.

Dejemos de lado el guión; la música tiene un papel importante en la película, de hecho, su protagonista es profesor de guitarra. ¿Esto es algo personal…?

Bueno, tuvimos dudas acerca de la profesión del protagonista. Pero creímos que le daba un halo… artístico, como algo de… viejo poeta. Soy un gran melómano, me encanta la música. Aunque intentamos ser comedidos, que apoyase la película…

La posesión de Emma Evans, ahora Retornados… ¿Qué te atrae del cine de terror?

Me atraen las historias. No me considero confinado en los límites del género me atraen los relatos que hablan de la condición humana. Me atrajo de esta peli, no que fuera de zombies, sino que tratara de humanos en situaciones límite.

¿Qué géneros te gustan?

Me interesa el thriller, me interesa el western, el cine negro… no le haría ascos a rodar una película de esos géneros. Aunque ahora está de moda el género fantástico y quizás es más fácil levantar películas de este tipo.

¿Qué sensaciones tienes después de haber presentado la película en el Festival de Sitges?

Muy satisfecho. He nacido aquí en Barcelona, entonces he ido a Sitges durante muchos años y ahora ir allí a presentar tu película, ver la sala llena de gente conocida, el público de Sitges en general, que es muy agradecido y exigente, y comprobar que la película funciona, que emociona, pues me llena de felicidad; y genera unas expectativas altas de cara al estreno.

Metacine: Hay una secuencia en la que los protagonista están viendo La legión de los hombres sin alma. ¿Por algún motivo en especial?

Bueno, era un juego metalingüístico. Como la película intenta dar un paso más allá en el género zombie, me pareció interesante sintetizar toda la historia del género en dos momentos: en la secuencia inicial, que es muy Rec, como comentabais, y en La legión de los hombres sin alma (1932). Y a partir de ahí sale Retornados, que yo la definiría como un thriller “postzombie”, un paso más allá; con elementos aparentemente dispares como la ciencia ficción, el terror, el drama, el suspense… Me pareció interesante y juguetón.

También juegas con los espacios pequeños, escenarios concretos que se repiten a lo largo de la película ¿te sientes más cómodo trabajando así?

Al final es un tema de presupuesto (Risas). La película explica las consecuencias privadas de esos grandes acontecimientos públicos que cuentan otras películas que tienen mayor presupuesto. Nosotros esas grandes historias que pasan en la sociedad… están contadas a través de televisiones, de radios. Decidimos poner el foco en las consecuencias más anónimas. Me gusta porque es como el cine negro clásico de la Warner, que sucedía todo en tres dormitorios, en un salón…

¿Y si hubieses tenido más presupuesto?

Al final todo va un poco ligado. Tú, cuando estás desarrollando el proyecto sabes que vas a tener un presupuesto; entonces, evidentemente, ya no te planteas: “Voy a rodar cómo una horda de zombies se encarama a la pirámide de Keops”. Sabes que tienes éste presupuesto y que la mejor manera de optimizarlo es rodar en espacios cerrados donde puedas tener acceso. Pero no era una limitación; sabíamos que el punto fuerte de la película era el drama de las dos parejas y entonces era absurdo situarlas en grandes espacios. El drama era confinarlos en espacios limitados y ver cómo esa situación extrema que están viviendo dinamita la aparente solidez de las relaciones y de los valores éticos y morales.

Javier Salmones parece tu director de fotografía de confianza. ¿Qué nos puedes contar de su trabajo?

Aparte de ser un gran director de fotografía es un gran amigo. Y creo que no hay en España otro director de foto que hubiera podido dar este nivel cualitativo en cinco semanas de rodaje, más de 50 localizaciones. La peli tenía una vocación internacional, tenía que ser impecable.

¿Por qué deben nuestros lectores ir a ver Retornados?

El espectador que se acerque a la sala a verla va a salir entretenido, emocionado y con un lugar a la reflexión. Creo que hay que acercarse sin ideas preconcebidas, sin muchos prejuicios para disfrutar y sufrir con la historia de esta pareja. Estoy convencido que el público saldrá sorprendido y muy removido.

Has mencionado antes que te gustan los westerns, ¿te animarías a dirigir alguno?

Por supuesto. Si algún productor estuviera tan loco como para producir un western hoy en día. (Risas)

¿Tienes algún proyecto próximo?

No, western no. (Risas) Pero sí, hay algo. Algunas fantásticas, otras no tanto. Primero estamos centrados en el estreno de la película, luego ya veremos qué cristaliza primero.

En un futuro, ¿te atreverías a escribir tu propia película?

Sí, ¿por qué no? 

Escribir y dirigir. 

Sí, si me sale un buen guión. Al final los guiones son los que marcan la pauta… El tema es si sería capaz de discernir si he escrito un buen guión o no. Y si no, le pediría a un buen guionista profesional que lo juzgara.

¿Qué crees que saldría de ti en un guión? ¿Un thriller, un…?

Tiendo al thriller. Es un género que me encanta y siempre lo he sentido muy mío. Thriller, terror… creo que me saldría algo así… policíaco oscuro (Risas).

¡Un policía asesino!

Bueno, a mi me gusta mucho el cine de psicópatas.

Muchas gracias.

A vosotros.

Entrevista y fotografías de Nerea Madrazo para LGEcine.org
No está permitida su difusión sin citar las fuentes autoras

Written by Nerea Madrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.