Título original: Alatriste (El capitán Alatriste)
País: España
Primera proyección: Italia, Sept. 2006 (Festival de Venecia)
Duración: 140 min
Director: Agustín Díaz Yanes
Guión: Agustín Díaz Yanes (Novela: Arturo Pérez-Reverte)
Música:
Roque Baños

“[…] Una de las mejores películas españolas de los últimos años […] Bella, lírica, interesante y desgarradora […] Digna de admiración y necesaria en la España de hoy […] Preciosa historia […]”

Lo que a mis ojos es una de las mejores películas españolas de los últimos años, a los de muchos es sólo una cinta pasable, despreciándola inexplicablemente con sus votaciones en aquellos medios en los que pueden expresarlas. Yo, que no suelo ser amigo de las opiniones de los críticos más granados del panorama nacional, hoy encuentro en ellos un aliento, una justificación de por qué “Alatriste” me parece tan bella, lírica, interesante y desgarradora, a pesar de su pasajera falta de fuerza en algunos momentos del metraje.

Digna de admiración y necesaria en la España de hoy, donde reina tanta incultura a la espera de ser conquistada por nuestro conocimiento sobre aquellos héroes que vivieron y murieron por nuestra patria. Narrada grandiosamente, con el “pero” de su lentitud y sus diálogos excesivamente pausados, susurrantes, casi silenciosos y el defecto de que en algún momento podemos quedarnos fríos por pasar de un acontecimiento a otro con pocas explicaciones, la película deja para la posteridad, entre otras muchas cosas, grandes escenas de acción que representan las admirables técnicas militares de la época.

Su trama gira en torno del capitán Alatriste (un aceptable Viggo Mortensen (“Promesas del Este“, 2007) que bajo mi punto de vista y a pesar de su carácter protagonista, no es el mejor del reparto), un valiente soldado (que se hace llamar capitán) que sirve a su majestad en la España Imperial del siglo XVII. Durante uno de sus combates en Flandes (es la primera escena y una de las mejores) muere un compañero suyo, Balboa, quien le ruega que cuide de su hijo en adelante. Este es el argumento que nos venden en casi cualquier sitio que busquemos información sobre la película, pero en realidad ésto sólo es una pasa del bollo que nos prepara Agustín Díaz Yanes (“Sólo quiero caminar“, 2008).

La historia está envuelta de personajes célebres y situaciones conocidas por muchos: traiciones, grandes batallas y por supuesto, un amor de fondo. Aunque parezca hacerlo sin querer, deja una profunda reflexión sobre la vida, pintando un buen retrato sobre que la misma, por muy importante que sea su portador, puede ser fácilmente arrebatada. También recuerda qué fuimos y de qué tipo de paisanos procedemos los españoles: quiénes lucharon y arriesgaron o perdieron sus vidas para que hoy podamos vivir en paz. Un hecho que contribuye a la culminación de un lienzo patriótico que ayuda a despertar la llama del poco cariño y respeto que los españoles tenemos a nuestra Historia y a nuestro país, algo que actualmente no ocurre en ninguna otra nación del mundo, donde la bandera y los héroes que la tejieron están por encima de todo. Y ya dijo Lord Byron (1778-1824) que “el que no ama a su patria, no puede amar nada”.

Y después sólo quedará un nombre, el de aquellos héroes. Quedará una historia. Una preciosa historia basada en la novela del gran Arturo Pérez-Reverte, que reposa sobre la bonita música -qué digo bonita, preciosa- de otro viejo conocido en el cine español, el compositor Roque Baños (“Celda 211“, 2009). No favorecen en la película algunos de sus rostros, tan conocidos en el cine español, tantas veces vistos en series de TV y ciento y una producciones nacionales. A pesar de esto, Javier Cámara (“Malas temporadas“, 2005) impone con su personaje del Conde Duque de Olivares, mientras Juan Echanove (“El juego de Arcibel“, 2003) gusta encarnando a Francisco de Quevedo y el resto del reparto logra culminar unas interpretaciones variadas que van desde lo correcto hasta lo notable, en función del momento y de quién sea el actor que encarna un determinado rol.

Es una pena que muchos no comprendan “Alatriste“. Pero aquí estoy yo, haciendo gala de una de las frases más sugerentes de la cinta: “ve y cuenta lo que fuimos”.

Nota del autor:
8,0
████████ (Muy buena)

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.