Título original: Para entrar a vivir – Películas para no dormir
País:
España

Primera proyección: España, 21 Mar. 2006 (Festival de Málaga)
Duración: 65 min.
Director:
Jaume Balagueró

Guión: Jaume Balagueró, Alberto Marini
Música: Roque Baños

“[…] Bastante interesante -aunque irregular- […] Recomendable para los amantes del terror […] Va de menos a más y mantiene un gozoso nivel de entretenimiento […] El realismo más asumible y un desarrollo grisáceo de algunas ideas mal ejecutadas se dan la mano […] Buenas dosis de adrenalina y una inquietud casi permanente […]”

Has vendido tu casa, te quedan menos de quince días para dejarla y que la ocupen los compradores y por ello buscas apresuradamente un nuevo hogar junto a tu pareja. Tras tantear sin éxito los anuncios de los periódicos y haber visitado una infinidad de viviendas, cae entre tus manos la publicidad que lleva adjunta la corazonada de creer que esta vez es la definitiva: zona tranquila, 3 habitaciones, 2 baños completos, cocina equipada, muy luminoso e ideal para parejas. Para entrar a vivir. Esta es la historia que protagonizan Clara (Macarena Gómez) y Mario (Adrià Collado), dos jóvenes enamorados que esperan su primer hijo y que se han citado con la comercial de una agencia que les enseñará lo que pretende convertirse en el hogar de sus vidas y lo que sin duda será una experiencia muy especial.

Desconozco los motivos exactos que motivaron la idea de Jaume Balagueró para realizar un año después de esta película su exitosa “[•REC]” (2007), pero contemplando el camino recorrido de “Para entrar a vivir” se puede asistir a toda una declaración de intenciones: cámara inquieta, antigua y tenebrosa comunidad de vecinos en un estado ruinoso como escenario, interminables pasillos de viviendas que en su final guardan el misterio, una chica como la previsible heroína… Son elementos que también se darían cita en los dos siguientes filmes del director leridano.

El resultado de este filme es bastante interesante -aunque irregular- y su visionado es recomendable para los amantes del terror, estando copada esta historia por el protagonismo de una correcta Nuria González (“Mataharis”, 2007) como la portera de la finca, que tan pronto ofrece destellos de una gran y aterradora interpretación, como echa todo por tierra con algunas expresiones que navegan entre lo ridículo y nos hacen recordar uno de sus papeles más célebres, en la serie “Manos a la obra” (1997). Aunque la película va de menos a más y mantiene un gozoso nivel de entretenimiento representado por los cumplidores papeles de Macarena Gómez (“Sexykiller”, 2008) -la mejor del pequeño reparto- y Adrià Collado (“Proyecto dos”, 2008), se ve muy perjudicada además de por la contrariedad citada anteriormente, por la presencia de una inexpresiva Ruth Díaz (“Aparecidos“, 2007) y lo exagerado del ‘Hulk’ Roberto Romero, en su papel de calvo gigantesco. El realismo más asumible y un desarrollo grisáceo de algunas ideas mal ejecutadas se dan la mano en una película que se deja ver muy bien dentro de sus limitaciones, entre ellas la del metraje: tan sólo una hora para hacer llegar al espectador una historia que procura ser espeluznante. No alberga grandes sustos, ni momentos que puedan considerarse terroríficos, pero contiene unas muy buenas dosis de adrenalina y una inquietud casi permanente.

Uno de los fuertes de la película reside, además de en unos inteligentes giros de su trama y su distraído rendimiento, en la gran ambientación que concede el lúgubre bloque de pisos protagonista, emplazado en Esplugues de Llobregat (Barcelona), y la elaboración artística de sus interiores. La música, del conocido Roque Baños (“Alatriste”, 2006), añade tensión al argumento hasta convertirse casi en un elemento indispensable. Destaca, además, el tema de apertura y cierre de la cinta, “Hada”, de Carlos Ann.

El filme pertenece a una serie de seis largometrajes de terror para la televisión, llamada “Películas para no dormir”, coordinadas y supervisadas por el célebre Narciso Ibáñez Serrador -creador de la mítica serie “Historias para no dormir” (1965)- quien también dirige una de las entregas, junto a otros cineastas como Álex de la Iglesia (“La comunidad”, 2000) o Paco Plaza (“Romasanta”, 2004).

Nota del autor:
6,0
██████ (Correcta)

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.