“[…] Excelente comedia de aventuras […] la mejor de la trilogía […] Un futuro que muchos hemos soñado y que en la segunda entrega de “Regreso al futuro” han sabido crear casi a la perfección” […]”

De pequeño siempre soñé con un futuro en el que no existían carreteras, los coches volaban, los autómatas se acababan anteponiendo a los humanos, etc. En definitiva, la idea que tenía del futuro, era algo pintoresca, no lo vamos a negar. Un futuro que muchos hemos soñado y que en la segunda entrega de Regreso al futuro (1985) han sabido crear casi a la perfección, haciendo que los sueños de muchos críos como yo, se cumpliesen.

Porque para dotar al futuro que se presenta en la película, de total realismo, hay que fijarse en la ciudad de Hill Valley, la cual volveremos a encontrarnos de nuevo. Una ciudad futurista en la que los coches apenas circulan por la carretera ya que vuelan, los anuncios que hay en la calle se muestran en tres dimensiones y el camarero/a que te atiende en cualquier bar es un simple robot programado para servirte; todo esto, entre otras cosas.

Un futuro demasiado sorprendente para poder asimilarlo, debe pensar Marty McFly (Michael J. Fox) que tras volver del pasado en la primera entrega, deberá volver a viajar en el tiempo ya que su amigo Doc (Christopher Lloyd), aparece por sorpresa reclamando su ayuda. ¿El problema? Hay que ayudar a sus hijos porque corren un grave peligro. Así pues, Doc y Marty se embarcarán en esta nueva aventura temporal que los llevará ni más ni menos que al 2015.

 

Evidentemente hay que hablar de una de las piezas claves de la película, el De Lorean. Un precioso ‘vehículo temporal’ que ya se pudo ver en la primera entrega y que en esta segunda parte se adaptará a las circunstancias futuristas pudiendo volar. Ya no le hará falta plutonio para poder funcionar, ya que debido al viaje que Doc ha realizado al futuro, el vehículo podrá alimentarse de combustible orgánico, lo cual supone una gran ventaja respecto a la anterior.
Los principales actores de reparto repiten en esta entrega. Un genial Michael J. Fox lo borda de nuevo interpretando el rol de protagonista. El Dr. Emmett L. “Doc” Brown volverá a sorprendernos con su inteligencia y peculiaridades estrafalarias. Tampoco pasa ni mucho menos desapercibida la actuación de Thomas Francis Wilson Jr., quien vuelve a meterse en la piel del “villano” nuevamente para interpretar a Biff Tannen.

La banda sonora es mítica, no me hace falta ver la película para saber que si estoy escuchando un tema como por ejemplo “A flaying Delorean” o “Tunnel Chase”. Porque es una música con una identidad única que no es capaz de relacionarse con otra cosa que no sea la trilogía creada por Bob Gale y Robert Zemeckis.
Regreso al Futuro II es una excelente comedia de aventuras que tiene como aliciente algo que no tiene su antecesora, y es que en esta entrega se realizarán tanto viajes al pasado como al futuro. Eso sí, siempre veremos un pasado o un futuro que no irá mas allá de Hill Valley, por lo que pese a que pueda parecer algo limitado, por no poder ver otras ciudades o lugares, yo personalmente no lo he visto como un defecto, ya que nos ofrece la posibilidad de ver cómo ha cambiado la fisonomía de la ciudad y la sociedad en sí.

Poco más que decir de la que para mi gusto es la mejor de la trilogía. En la que han sabido crear un futuro creíble, por muy imaginario que sea.

Porque, ¡Yo también quiero una máquina del tiempo que vuele, con forma de De Lorean!

Nota del autor:
10  ██████████ (Obra maestra)

 

Written by Akira Funakawa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.