Título original: Crónicas
País: Ecuador
Primera proyección: Francia, 16 May. 2004 (Festival de Cannes)
Duración: 98 min.
Director:
Sebastián Cordero

Guión: Sebastián Cordero
Música: Antonio Pinto

“[…] Retrato social de la realidad ecuatoriana, alternando sus alusiones al sistema político, presidiario y policial de aquel país con la historia periodística que protagoniza la trama […] Un thriller muy bien montado, de gustosa narración y grandes interpretaciones […] La de Damián Alcázar es sobresaliente y merecedora del mayor de los premios. […]”

Destacada y vigorosa película de Sebastián Cordero (producida por los también realizadores Alfondo Cuarón y Guillermo del Toro), que compone un retrato social de la realidad ecuatoriana alternando sus alusiones al sistema político, presidiario y policial de aquel país con la historia periodística que protagoniza la trama y que plantea cuestiones sobre la libertad de prensa o la ética de los profesionales que la practican. Para conseguirlo, el director se sirve de un reparto de garantías que ejecuta un argumento sin artificios, con olor a auténtico y con escenas sobrecogedoras que lo mismo trazan con escalofriante rigor un linchamiento, que esbozan postales sobre la pobreza vivida en Ecuador o completan diálogos con brillantez y autenticidad.

Para esto, la realización sitúa sobre el escenario a Manolo Bonilla (John Leguizamo), un periodista de Miami enviado a Ecuador para hacer un reportaje sobre un violador y asesino de niños a los que posteriormente hace desaparecer, y que es conocido como “el monstruo de Babahoyo”, ciudad ecuatoriana en la que se desarrolla la trama. Acompañado por su equipo, compuesto por la reportera Marisa Iturralde (Leonor Watling) y el cámara Iván Suárez (José María Yazpik), Manolo Bonilla choca con lo que parece una ramificación del caso que está investigando: Vinicio Cepeda (Damián Alcázar), un hombre que va en compañía de su hijo, atropella accidentalmente a un chaval ante los ojos de una multitud que se le echa encima acusándole de asesinato. Tras ser detenido por las autoridades, Cepeda ofrece al periodista información sobre “el monstruo de Babahoyo” a cambio de un reportaje en su favor que le haga salir de prisión.

Film still from “Cr—nicas” (Mexico/Ecuador) by Sebasti‡n Cordero (“Ratas, Ratones, Rateros”) and starring John Leguizamo and Dami‡n Alc‡zar, to be featured in the seventh annual Wisconsin Film Festival in Madison, Thursday, March 31 through Sunday, April 3, 2005.
Used with permission by: UW-Madison University Communications 608-262-0067
Photo by: courtesy Palm Pictures
Date: 2005 File#: scan provided

El hermetismo con el que el periodista y el hombre detenido desarrollan la situación es el protagonista de una trama densa, veraz e inteligente que estudia los principios del protagonista, Manolo Bonilla, desde los ojos de los propios compañeros de éste y un honrado e incorruptible policía que investiga las muertes y desapariciones de los niños, mientras cerca al reportero: el capitán Bolívar Rojas, interpretado por el también director de cine, Camilo Luzuriaga. Sebastián Cordero (“Rabia“, 2009) construye un thriller muy bien montado, de gustosa narración y grandes interpretaciones. La de Damián Alcázar es sobresaliente y merecedora del mayor de los premios. El célebre actor mexicano está de diez, y da toda una lección de expresividad y buen uso de las palabras. John Leguizamo (“Where God left his shoes“, 2007) y Leonor Watling (“La habitación del niño“, 2006) consumen correctamente su función, completando sus papeles con una convincente seriedad y ciertos momentos que tocan lo notable. La aparición de Camilo Luzuriaga (director de “1809-1810, mientras llega el día“, 2004) es una grata sorpresa, que firma un personaje que a pesar de no gozar de un gran protagonismo, cumple con creces su faceta y aporta a la historia el grado de tensión necesario para que los protagonistas no campen a sus anchas sin estar bajo su atenta mirada. Es el bello incordio, la buena “mosca cojonera” de toda una serie de personajes que no tienen desperdicio.

Alfred Molina, quizá utilizado como reclamo en esta cinta, colabora con el plantel encarnando al presentador del show televisivo para el que trabaja el protagonista interpretado por Leguizamo. El compositor brasileño Antonio Pinto (“El señor de la guerra”, 2005) pone la música original de esta película, acompañada por temas de propia creación u otros como “Periódico de ayer” de Hector Lavoe, “Esta pena es mía” de Carlota Jaramillo, “Nuestro juramento” de Café Tacvba o “La hora lila” de Hugo Idrovo.

Nota del autor:
8,0 ████████ (Muy buena)

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.