Título original: The Town
País:
Estados Unidos

Primera proyección: Italia, 8 Sep. 2010 (Festival de Venecia)
Duración: 125 min.
Director:
Ben Affleck

Guión: Ben Affleck , Aaron Stockard, Peter Craig (basada en la novela “Prince of Thieves” de Chuck Hogan)
Música: Harry Gregson-Williams, David Buckley

“Un trabajo maduro, alejado de artificios y recursos comerciales […] una película seria, vibrante, veraz y muy entretenida […] notable reparto […] grandes dosis de adrenalina, impulsadas por unos efectos especiales muy conseguidos […] un producto que presume de un exquisito equilibrio […] historia tejida con buena mano, elegancia y contundencia […] sin ser un estandarte de la originalidad, desarrolla con esmero y acierto una historia convencional […] alguna de las mejores persecuciones del cine de los últimos años […] entretenimiento mayor […] una de las mejores películas de 2010 […]”

Si con “Adiós, pequeña, adiós” (2007) algunos justificaron que los malos actores (por Affleck, al que personalmente no considero mal actor, sino simplemente desafortunado en la elección de alguno de sus papeles) podían llegar a ser buenos directores (debido al grato resultado de su ópera prima), en “The Town: Ciudad de ladrones” nos encontramos con que el ‘patito’ feo se convierte en guapo y ofrece un resultado notable por ambas caras de la moneda. Dirigiendo, lleva a cabo un trabajo maduro, alejado de artificios y recursos comerciales, consiguiendo como resultado una película seria, vibrante, veraz y muy entretenida. Actuando, logra dar vida a un personaje que le viene como anillo al dedo, habiendo sabido muy bien escoger la idiosincrasia del mismo por lo acertado que resulta ver a Ben Affleck en la piel de un tipo obligado a llevar un modelo de vida al margen de la ley, pero siempre sin renunciar a sus principios morales y emocionales. Y es que el citado actor está hecho un sentimental. Y a partir del éxito que presupongo obtendrá esta película -que reafirmará la calidad de Affleck tras la cámara-, un verdadero artista.

Terminado el apartado de elogios hacia el director y principal protagonista de esta historia, me adentro pues a resumir el argumento que da vida a la misma, nacido de la novela de Chuck Hogan. La trama guarda una relación muy estrecha con lo urbano, estando ambientada esta cinta en Charlestown (Boston), un distrito en el que vive el grueso del elenco protagonista y en el que su sentido va más allá del geográfico, convirtiéndose la vida de barrio en toda una filosofía que marca el ritmo del compás de este filme, pauta que ya siguió el director en su primera película. En ese barrio se encuentra una peligrosa banda organizada de atracadores de bancos y furgones blindados, que opera con efectividad y demuestra una gran profesionalidad en sus trabajos. Comandada por Doug MacRay (Ben Affleck, que hoy puede cerrar la boca a muchos de sus detractores gracias a su buen papel), sus integrantes más destacados son James Coughlin (¿quién mejor que Jeremy Renner para interpretar a un impetuoso y rabioso delincuente?) y el orondo Albert ‘Gloansy’ Magloan (Slaine). Con todos estos ingredientes, la acción está servida: Doug MacRay se siente atraído por una preciosa ¡directora de un banco!, Claire Keesey (Rebecca Hall), lo que puede dar lugar a tensiones internas en la banda. Mientras tanto, en el otro bando, los agentes federales Adam Frawley (Jon Hamm) y Dino Ciampa (Titus Welliver, que repite colaboración con Affleck) intentarán desvelar quienes son los autores de los atracos y así poder intentar poner fin a las actividades de la banda.

Su notable reparto garantiza, además de unas buenas interpretaciones, grandes dosis de adrenalina, impulsadas por unos efectos especiales muy bien conseguidos y utilizados sin demasiado abuso, logrando este conjunto grandes escenas de acción (gran punto el de cambiar las típicas e interminables avenidas norteamericanas por estrechas y complicadas calles de barrio como escenario de alguna de las mejores persecuciones del cine en los últimos años) que contribuyen a que el ritmo de la cinta no decaiga en ningún momento. Es por ello que nos encontramos ante un producto que presume de un exquisito equilibrio, sabiendo combinar la acción desenfrenada con escenas más pausadas en las que el guión deja frases memorables y reflexiones muy interesantes, dentro de una historia tejida con buena mano, elegancia y contundencia.

Segunda colaboración del compositor Harry Gregson-William (“El reino de los cielos”, 2005) con el Affleck-director, acompañado esta vez del también británico David Buckley (“Desde París con amor”, 2010). Ambos llevan a cabo unas partituras con mucho sabor a “Gone, Baby, Gone”, aportando a la historia unos compases esperanzadores y sosegados que se alternan adecuadamente con los trepidantes temas correspondientes a las escenas de acción.

No van muy desencaminados los críticos que relacionan esta película con “Heat” (1995), pues parece mantener en común esa persecución entre el gato y el ratón que aquí se produce entre el agente del FBI y Doug MacRay, aunque sin guardar la misma intensidad ni conceder la misma importancia que Michael Mann cedió a sus personajes en aquella fabulosa película. Con todo lo dicho, creo que asistimos a una gran historia, que sin ser un estandarte de la originalidad, desarrolla con esmero y acierto una historia convencional dentro del thriller, a la que su director sabe aportar el aroma necesario para que su sabor sea distinto, convirtiéndose “The Town” en un entretenimiento mayor y en, por qué no decirlo, una de las mejores películas de 2010.

Nota del autor:
8,0 ████████ (Muy buena)

http://lgecine.wordpress.com/?s=%22Rebecca+Hall%22

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.