Título original: In the Valley of Elah
País:
EEUU

Duración: 120 min.
Director:
Paul Haggis

Guión: Paul Haggis (Historia: Paul Haggis, Mark Boal)
Música: Mark Isham

“[…] Una película bañada en una calma infinita y con escenas que son cuidadas al detalle […] Notable filme excelentemente ejecutado por la dirección, magnificado por su cuidado guión […] Tommy Lee Jones da un golpe en la mesa para advertir de la presencia de su gran calidad como actor […] Charlize Theron, firme, muy expresiva y más que convincente […]”

Después del éxito obtenido con “Crash” (2004), Paul Haggis tenía muy difícil el hecho de poder superarse a sí mismo o como poco, igualarse. En el valle de Elah confirma su excelente forma como director y guionista, ofreciendo una película bañada en una calma infinita y con escenas que son cuidadas al detalle para, como pasó en la anterior película del director citado, terminar todo el trabajo sin dejar un sólo cabo suelto. Aquí todo, hasta los detalles que aparentemente son más intrascendentes, tiene una respuesta, por lo que será prácticamente imposible terminar el visionado de esta cinta y seguir planteándose cualquier tipo de pregunta respecto a su argumento.

La historia, obra del propio Paul Haggis y de Mark Boal, nos acerca a Hank Deerfield (Tommy Lee Jones), un veterano de guerra americano que sirvió en la Policía Militar que se ve inmerso en la angustiosa tarea de tener que investigar la misteriosa desaparición de su hijo, también militar y destacado en Iraq, que al parecer ha vuelto a los Estados Unidos pero aún no ha dado señales de su presencia a la familia. Por ello, Hank Deerfield llega incluso a entablar contacto con la policía, consiguiendo que se interese en el caso la detective Sanders (Charlize Theron) que no obstante le deja claro desde un principio que todo apunta a que la investigación sobre su hijo corresponde al Ejército y no a la policía, debido a motivos de jurisdicción y competencia.

Drama, thriller y cine policíaco se dan cita en esta gran película de la que si sólo hemos visto su sinopsis, podemos llegar a creer que se trata de una cinta más del género. Bajo mi punto de vista, ésto no es así, ya que en realidad tenemos ante nuestros ojos un notable filme excelentemente ejecutado por la dirección, magnificado por su cuidado guión e interpretado, de un lado por Tommy Lee Jones, que da un golpe en la mesa para advertir de la presencia de su gran calidad como actor a pesar de su uso prácticamente incomprensible en “No es país para viejos” (2007) ese mismo año por parte de los directores Joel y Ethan Coen, y de otro lado a una gran Charlize Theron, firme, muy expresiva y más que convincente. Ambos actores rayan a gran altura y saben llevar con esmero el peso de una película que nació para ser considerada esencial, embadurnada por la metáfora que transmite el pasaje bíblico sobre David y Goliat.

La tensión, angustia e intriga que nos ofrece esta cinta se ven apoyadas por una música agradable y emotiva que corre a cargo de Mark Isham, autor de composiciones como las creadas para “Crash” (2004) o “Cuestión de honor (Pride and Glory)” (2008), entre otras.

Volviendo -y para terminar- a la figura de Paul Haggis, éste saboreó el éxito gracias a su nominado guión al Oscar para la película dirigida por Clint Eastwood en 2004, “Million Dollar Baby“. Después, se lanzó a la dirección de cine con Crash, que fue ganadora al Oscar como mejor película. Y luego, con El valle de Elah, consiguió volver a dar toda una lección de cine y fortaleciendo al mismo. Seguiré muy de cerca y con muchas ganas sus próximos proyectos cinematográficos.

Nota del autor:
8,0 ████████ (Muy buena)


Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.