Título original: Gone Baby Gone
País:
EEUU

Duración: 114 min.
Director:
Ben Affleck

Guión: Ben Affleck, Aaron Stockard (Novela: Dennis Lehane)
Música: Harry Gregson-Williams

“Sorprendente argumento […] Muy alejada de la previsibilidad de los últimos thrillers contemporáneos […] el reparto es su buque insignia […]”

Después de toda una letanía de películas comerciales de dispar aceptación ofrecidas por el director de esta película desde su reafirmada faceta de actor, Ben Affleck se adentra en un producto muy distinto de lo que ha realizado hasta ahora delante de las cámaras para situarse al otro lado de las mismas, moviendo los hilos de un gran reparto que tiene la misión de ejecutar el guión escrito por el propio Affleck y Aaron Stockard, que se basan en la novela de Dennis Lehane.

El sorprendente argumento al que nos transporta esta cinta se posa sobre el género del thriller y la intriga para adentrarse en la dimensión dramática asentada en un barrio de Boston que, sobrevolando un mar de banderas norteamericanas y conociendo de cerca la marginalidad, se centra en la historia de una desmembrada familia que busca con desesperación a la pequeña Amanda, una niña encantadora que ha desaparecido sin dejar un mínimo rastro sobre el que se pueda comenzar a indagar. Es entonces cuando vemos a toda la estirpe familiar, compuesta por Helene McCready (Amy Ryan), una cocainómana soltera que trae a todos por el camino de la amargura, sin demostrar gran aprecio o interés hacia su hija. Cosas de estar enganchada. Vive con su hermano Lionel (Titus Welliver) y la esposa de éste, Bea (Amy Madigan), precisamente la pareja que por no confiar demasiado en la policía para proceder a la búsqueda de la menor, recurre a los servicios de dos detectives privados que tienen como atractivo el hecho de que conocen a la perfección el barrio en el que se mueven: Patrick Kenzie (Casey Affleck) y Angie Gennaro (Michelle Monaghan). A estos dos últimos, el cuerpo de policía de Boston encabezado por el capitán Jack Doyle (Morgan Freeman) se les permitirá colaborar con las autoridades como observadores, siéndoles asignada incluso una pareja de agentes con los que deberán lidiar, compuesta por Remy Bressant (Ed Harris) y Nick Poole (John Ashton).

Muy alejada de la previsibilidad de los últimos thrillers contemporáneos, la película cuenta con un aprobado en todos los aspectos técnicos de la misma, siendo su reparto el buque insignia de ésta por los actores de gran calidad que lo componen. Casey Affleck (“El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford“, 2007), hermano del director, lleva con maestría el peso de la cinta, atrapado por su inevitable rostro angelical y juvenil que incluso deben justificar en una de las escenas (“aparenta menos”). Su pareja de reparto y cónyuge del personaje, Michelle Monaghan hace un papel soportable y necesario para apoyarse en el mismo cuando la cinta necesita impulsarse hacia otra dirección, consiguiendo un trabajo tan correcto como discreto. Ed Harris (“Enemigo a las puertas“, 2001) no sorprende, y si no hace esto es sencillamente por que se mantiene en su línea de siempre, llevando a cabo un trabajo magistral y muy de agradecer que en cualquier reparto supone una garantía. Precisamente lo mismo que le pasa a Morgan Freeman (“Invictus“, 2009), desde un papel más espontáneo pero igualmente cargado de calidad, credibilidad y con el sello marcado de la veteranía de quien lo ejecuta. Amy Ryan pincela con acierto los rasgos de la desesperación y el sufrimiento de una madre que ha perdido a su hija, pero también el histrionismo y la indiferencia que dinamita lo anteriormente dicho, por el carácter drogadicto de su personaje. Por todo esto, fue nominada a los Oscar y a los Globos de Oro.

El compositor Harry Gregson-Williams, que ha alternado su trabajo entre la creación de bandas sonoras para películas familiares y de animación con videojuegos tan conocidos como la saga de Metal Gear Solid o la cuarta entrega del Call of Duty: Modern Warfare, logra cumplir con unas partituras adaptadas con acierto a las escenas de la película, participando activamente en el aumento de la tensión y la intriga sobre el espectador.

Nota del autor:
8,0
████████ (Muy buena)

COMENTARIOS DEL EQUIPO LGE

Miquel Alenyà
“Recoge con realismo sobrecogedor el desorden, la suciedad, la humedad, el sudor y la pestilencia […] el ritmo narrativo es pausado, adecuado para que el espectador se plantee interrogantes y piense […] Las interpretaciones de Freeman, Harrys, Amy Ray, Casey Affleck… son notables […] una pieza relevante de atores […] La calidad de la textura dramática es mejorable en comparación con la de grandes maestros, pero contiene muchos y buenos factores positivos, que se han de agradecer.” 7.

 

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.