teniente corrupto_bannerTítulo original: Bad Lieutenant
Año: 1992
País:
EEUU

Primera proyección: Canada, 16 Sept. 1992 (Festival de Toronto)
Duración: 96 min.
Director:
Abel Ferrara
Guión:
Abel Ferrara, Zoë Lund, Victor Argo, Paul Calderon
Música:
Joe Julia

“Herético film […] Keitel no tuvo ningún pudor en realizar secuencias que podrían humillar a cualquier actor de renombre […] Y todo ello queda fielmente plasmado en la pantalla, quedando a veces frente al espectador la duda de si lo que esta viendo es una mera interpretación o realmente está sucediendo […]”.

En el corazón de una gran ciudad, un teniente de policía (Harvey Keitel) deambula entre sus calles  y mientras realiza sus horas de trabajo, utiliza su autoridad para alimentar sus vicios: su adicción a las drogas, al juego y pisotear cualquier principio por el cual ha jurado defender. Su decadencia parece no tocar fondo, hasta que un día caerá entre sus manos el caso de una brutal violación a una monja (Frankie Thorn).

El teniente – un católico confeso – encontrará en este caso una razón para reflexionar y redirigir su vida… Esta es la historia con la que el director Abel Ferrara (El funeral, 1996) nos embarca hacia el atormentado viaje al infierno personal del teniente,  convertido en un nuevo Dante de la “Divina Comedia“, que se dirige hacia un Infierno asentado entre el gueto de una gran urbe y su  atormentada conciencia. Siendo el consumo indiscriminado de drogas y alcohol, la prostitución, el robo, las apuestas ilegales, la traición, el abuso de la autoridad y la negligencia sus particulares siete pecados capitales. Aunque la naturaleza del teniente no es mala, simplemente es víctima de una batalla entre el bien y el mal que tiene lugar en su alma, castigando su cuerpo como su único camino de redención, en su eterno camino hacia el arrepentimiento de unos pecados que irá repitiendo en mayor grado.
teniente corrupto 1992_ 001 La interpretación de Harvey Keitel (“Taxi driver” 1976) es demoledora, pues evidentemente ningún actor consagrado arriesgaría su carrera en encarnar este anti-héroe y polémico individuo, ni en 1992 ni mucho menos hoy en día. De hecho el mismo Keitel rechazó el papel, sin haber terminado de leer guión, comentándole al director que no sería capaz de hacerlo. Únicamente después de varias reuniones con Ferrara y tras meditarlo aceptó el reto de interpretar al teniente, atrapado por el magnetismo y fuerza del personaje. Y afortunadamente debemos agradecer este gran acierto, ya que nadie como él nos mostraría los efectos que ejercen las drogas sobre el cuerpo humano, sus diferentes estados de ánimo, su dolor desesperanzado, su paranoia, su cinismo, su hundimiento, su inmoralidad… Todo ello queda fielmente plasmado en la pantalla, quedando a veces frente al espectador la duda de si lo que esta viendo es una mera interpretación o realmente está sucediendo. Con este trabajo, Keitel demostró que dejaba de ser uno de los mejores actores de reparto de corte independiente, para consagrarse uno de los mejores actores con luz propia.
teniente corrupto 1992_ 002Del resto del “anónimo” reparto  -ya que todos los personajes de la cinta están carentes de nombres propios- resaltar las interpretaciones de la modelo Frankie Thorn como la monja (adoptando el rol de una Virgen María) y los momentos de éxtasis de la camella Zoë Lund (verdadera heroinómana) que también ayudaría en el guión.
La película podría tomarse como un auténtico decálogo de  auto-destrucción, un descenso a los infiernos, tachándola de provocadora, de polémica, de insoportablemente cruda, de desoladora y marginada hasta el punto que su cartel original, en el que se mostraba un Keitel totalmente desnudo, se censuró. Decenas de calificativos podrían añadirse a este film, convirtiéndose en una obra que no deja indiferente al espectador y en un baluarte del cine de culto. Aunque quizás en el fondo, Abel Ferrara simplemente nos muestra un viaje a la redención sin paliativos.

La música la lleva a cargo el genial Joe Delia, apenas audible en la película, donde la banda sonora es casi tomada por las emisiones deportivas en las cuales el teniente realiza sus apuestas y que se convertirán en el único “compañero de trabajo” que acompañará al teniente. Distinguiéndose la balada blues «Pledging my love» de Johnny Ace que se eleva como si de una plegaria se tratase, en los momentos más hundidos del teniente.

teniente corrupto 1992_ 003En el año 2009 el director Werner Herzog filmó (bajo la amenaza de muerte de Abel Ferrara) un remake del mismo nombre Teniente corrupto: port of call New Orleans (2009) donde se traslada la historia a Nueva Orleans, poniéndole el rostro del teniente el californiano  Nicolas Cage. Con un aire más políticamente correcto, la lleva a cabo el mismo productor de la original, Edward R. Pressman.

Teniente corrupto, este herético largometraje, sería impensable que se hiciera hoy en día: por las productoras, por el público juvenil, por la Iglesia, por la sociedad conservadora… pero no por Abel Ferrara, el director incorrupto.

Lo mejor: la interpretación de Harvey Keitel.
Lo peor: demasiado cruda para ser digerida en una vez, abstenerse estómagos y corazones sensibles.

Nota del autor:
9,0 █████████ (Excelente)

COMENTARIOS DEL EQUIPO LGE

Sandro Fiorito
“Profundo, realista, descarado y angustioso retrato de un teniente […] sólida y deslumbrante interpretación de Keitel, que lleva al extremo su capacidad para encarnar a un tipo duro […] cuida con detalle los efectos que las drogas pueden producir […] escenas que obtendrían la firme condena de los religiosos por lo ofensivo hacia los mismos […] Nueva York se convierte en el inmejorable escenario en el que se desarrollan los acontecimientos, dando lugar a postales de una ciudad que oprime y vive con intensidad […]” 8.

 

 

 

Written by Diego Karasu

Cofundador y Director Adjunto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.