The spine of night (Philip Gelatt, Morgan Galen King, 2021) – 93 min. –

Una sacerdotisa proveniente del pantano de Bastaal escala una montaña imposible con tal de encontrar el secreto sobre el poder que ha encadenado la humanidad a una guerra sin fin.

Interesante propuesta de animación. Que ha escogido alejarse de las técnicas actuales para volver a la rotoscopia. Recordando a genios como Bakshi, gran animador con obras como El señor de los anillos (1978) o Tygra, hielo y fuego (1983), donde demostraba su maestría en la técnica.

No solamente optando por la técnica sino también por la ambientación. Tenemos ante nosotros un relato fantástico, pero, aunque fácilmente pensemos en una ambientación estilo Conan, de espada y brujería, se opta más por el mito y la leyenda.

 

 

 

 

La historia tiene un gusto que fácilmente nos recuerda a un cuento, el cual podría ser contado fácilmente junto al fuego al resto de la tribu. Una leyenda sobre el inicio y el fin del mundo. Como en las mismas historias nórdicas. Lejos de hablar de un brillante (o más tunante) héroe nos cuenta una serie de acontecimientos, diferentes episodios de una historia, del ascenso y caída de civilizaciones.

Incluyendo una formación de los dioses y la revelación del secreto máximo. Una cosmogonía completa. Que el hilo conductor de la misma sea el personaje villanesco y la “narradora” alguien derrotada por él solo hace el relato más interesante.

No nos llevemos a engaño, que haya mencionado cuento no implica que sea infantil. Es una historia que, aunque un niño la puede disfrutar, está más enfocada para adultos. No solamente por la crudeza de la historia y que no se corten un pelo al mostrar la sangre y la muerte (en una película en que hay varias guerras, así que haceros a la idea, especialmente cuando empiezan a usar máquinas de guerra).

La animación no es el plato fuerte de la película, usando la rotoscopia les queda un dibujo no tan bueno e interesante como el que utilizaba Bakshi, pero aun así adecuado para la historia.

El punto fuerte de la misma en cambio es la ambientación. La estructura de la película divide el cuento en pequeñas narraciones con saltos temporales que nos van mostrando el avance de la humanidad. En cada segmento la ambientación es simplemente sublime. Desde el aspecto medieval sajón inicial, pasando por ciudades dedicadas al atesoramiento del conocimiento o culturas más avanzadas donde los humanos pueden reclamar el aire a pesar de haber nacido sin alas.

Cada una de las ambientaciones es interesante y mejor aún, creíble. Casi me quedo con las ganas de poder ver más de cada una, especialmente de la última ciudad, que me recuerda a una ambientación dibujada por Moebius.

Otro detalle adicional a remarcar es que cada segmento tiene encerradas enseñanzas si sabes buscarlas, reforzando mi idea acerca de que es más algo diseñado como un cuento. Empezando por el hecho de que muestra de que los títulos y nobleza no sirven para nada si no hay nada detrás para respaldarlo y son palabras vacías pronunciadas por personas huecas. La enseñanza acerca de que no hay nada más fácil que creerte superior para justificar cualquier aberración. De cómo ante una promesa más grande que la vida somos capaces de dejarnos subyugar por cualquier tirano. Y por encima de toda la revelación acerca de que, si el poder corrompe, el conocimiento y su búsqueda en especial, corrompen más poderosamente.

Una película de animación y violencia, pero con un trasfondo filosófico detrás si se reflexiona un poco. El motor de la historia es la búsqueda del “Bloom”, una flor mística, pero reemplazándolo por cualquier recurso que justifique matarnos unos a otros funcionaria igual de bien.

Hablando del personal involucrado. Un detalle importante. El casting para las voces es de lujo. Siendo por ejemplo el personaje narrador Lucy Lawless (Xena, Battlestar Galactica, Ash vs Evil Dead) y teniendo por ahí a Richard E Grant y Joe Manganiello en las voces. Un motivo más para que veáis la película en versión original. Lo cual me sorprende luego al ver el papel de Ghal-sur en manos de alguien desconocido (aunque hace un papelón).

La banda sonora es otro detalle muy muy cuidado en esta película, habrá que buscarla para escucharla con más calma porque te consigue poner en situación muy fácilmente.

La frase: Me pregunto si los dioses pueden sufrir.

La escena: La batalla final contra Ghal-sur


Distribuida en España por FILMIN
Vista con pase de prensa online

Nota del autor:
7,0 ███████ (Buena)

La película está en FILMIN desde el 24 de diciembre de 2021

TRÁILER:

 

Written by Oscar Hidalgo