半 暹 降 (Ban xian jiang)(Lu-Po Tu, 1988) – 90 min. –
Devil Socery (Título internacional)

Sinopsis: Un aprendiz de hechicero, maltratado por su maestro, en un arrebato de ira acaba apuñalándole y huye de su cuidado a Tailandia. Una vez allí se corromperá rápidamente entrando en el reverso tenebroso de la magia, dirigiendo todo su poder sobre una pobre chica que le ha rechazado, desencadenando una serie de eventos que ríete tu de Poltergeist.

Película de Hong Kong del año 88. Dirigida por Lu-Po Tu, que ha tenido trabajos principalmente de la exploitation del cine de Bruce Lee, habiendo trabajado a sus ordenes en Operación Dragon (1973)).

Un clásico por lo bizarro y ridículo en sí mismo, típico de la época.

Un suceso de escenas hilarante, con escenas con bajísimo presupuesto, desnudos completamente innecesarios, escenas de sexo ridículas alargadas hasta lo incomodo, cabezas voladoras (como si de un penanggalan (*) se tratara), gente vomitando gusanos y otros comiendo ciempiés (proteína de la buena buena), diálogos ridículos y muchas escenas de trenes de archivo para rellenar.

(*) Penanggalan:  es una entidad vampírica nocturna de los mitos de los fantasmas malayos. Su forma es la de una cabeza de mujer sin cuerpo flotante con sus órganos internos colgantes todavía adheridos.

Seguido de escenas de magia con llamas y extintores para hacer los efectos, con gente moviéndose a cámara rápida para parecer mágicos y con la escena más compasiva y piadosa nunca vista (justo al final de la película).

Si todo este sin sentido no os convence es que no comprendéis que en este despropósito hay que desconectar el cerebro y reír sin parar durante toda su duración.

La escena: La conversación ridícula en el hospital

La frase: “No necesita a un hechicero, necesita un brujo”. (¿Qué diferencia hay? ¿En la universidad tenían diferentes optativas?)

Vista con PASE DE PRENSA en el Festival Internacional de Sitges 2021

Nota del autor:

4,0 ████ (Mediocre) (aunque si la ves con colegas es un 8 de manual)


TRÁILER V.O. (CLIP):

 

Written by Oscar Hidalgo