Bajo la luna (Enrique Ortega, 2011) – 7 min. –
Guion: Enrique Ortega (Adaptación relato corto de H.P. Lovecraft y J. Chapman Miske)

Esta es la historia que nace de un relato, un relato que nace de una carta, una carta que nace de un sueño,… un sueño que tuvo Howard Phillips Lovecraft […] Apenas conocida, la inmensa obra epistolar de Lovecraft en la que llegó a escribir más de 100.000 cartas en toda su vida, ha quedado entre penumbras gran parte de su contenido debido a su titánico trabajo de catalogación, quizás entre ellas se encuentren auténticos tesoros literarios. Como la carta escrita el 24 de noviembre de 1927 por el mismo escritor de Providence a su amigo Donald Wandrei; en la que más allá de las conversaciones livianas entre escritores de aquella época deja caer una extraña pesadilla con las siguientes palabras: «Mis sueños de vez en cuando se aproximan a una naturaleza fantástica, cayendo en algo carente de coherencia. Una escena que quedó grabada en mi memoria es…»

Y narra un sueño que sin duda alguna quedaría sumergido en aquel universo que creó Lovecraft durante toda su obra. Catorce años después el escritor J. Chapman Miske tomó palabra por palabra la pesadilla descrita en esta carta añadiéndole “un marco” (un inicio y un desenlace) que posiblemente -más allá de la intromisión a su privacidad- no le produciría ninguna animadversión al maestro del Terror Cósmico. Chapman homenajea en su historia a Lovecraft desde la admiración, no solo mimetizando su estilo sino que lo hace “protagonista”. Así acabó escribiendo un relato corto llamado “El ser bajo la luz de la luna”(1941), donde de forma inesperada el escritor de Providence acabó siendo coautor; pero como suele pasar, la sombra del gigante ocultó la sombra del hombre en los océanos del tiempo.

Con ese espíritu de admiración y respeto por la obra de Lovecraft, el realizador chileno Enrique Ortega hace un maravilloso cortometraje llamado Bajo la luna, extrapolando magistralmente el medio epistolar que usó Chapman en su obra por la transmisión hablada: el cuento. Un cuento relatado por el abuelo del narrador… un cuento extraño, un cuento inquietante, un cuento que nunca lo narrarías si quisieras que un niño durmiese. Si eso le añadimos la técnica usada en la creación: “stop motion”(más concretamente la plastimación) que no solo intensifica el carácter onírico sino que insufla la imaginación de aquel nieto que escucha esa extraña historia salida de los labios de su abuelo. La atmósfera y escenografía creada en este cortometraje roza la exquisitez de cualquier amante del horror, incluyendo un pequeño giro -que al igual que hizo Chapman en su relato- ensalza y enriquece la obra de Lovecraft.

P.D.: Si has hecho o has ayudado en la realización de un cortometraje/mediometraje y quieres darle una mayor visibilidad, no dudes en escribirnos a info@lgeciner.org. Te escribiremos una reseña y aparecerás en esta sección, la cual tendrá eco en todas nuestras redes sociales.

 

Written by Diego Karasu

Cofundador y Director Adjunto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.