“El cine de Woody Allen me ha construido como persona”

Mar Coll, barcelonesa. Estudió en el Liceo Francés de la Ciudad Condal y prosiguió sus estudios en la ESCAC, la más prestigiosa escuela de cine de Cataluña. Presenta su segundo largometraje.

Bon dia, ya nos has explicado en la rueda de prensa que esta no es una película que pretenda retratar la familia burguesa; ¿de dónde ha salido esta película?

Del estómago. Elementos externos que te conmueven.

¿Cuáles?

Un par de conocidos tuvieron un accidente traumático. Vi un esfuerzo, muy visible y evidente. Me llamó la atención cómo se traducía en el día a día y en su entorno que tiene una expectativa de recuperación.

Quería proyectar la imagen de la valentía, que genera un esfuerzo, una ansiedad, un estrés. Surge la duda de quién es realmente, qué quieres que piensen de ti o qué ha pasado.

Por la actitud de la familia de Geni, el título es casi irónico…

No es un título irónico, pero en él mismo se ve el conflicto: ¿qué quiere ella? Hay una confrontación de intenciones. A veces ellos generan lo peor desde una posición de víctimas de la situación, negación del cambio.

Incluso la propia Geni hace lo mismo con su amiga Mariana.

Ella también quiere lo mejor para ella. Se siente presionada y agobiada, su familia quiere que todo sea como antes, cómodo confortable… que no quiere decir que sea malo, ¡yo también quiero que todo sea confortable! Es la negación de la situación. En cambio Mariana conecta con la Geni adolescente: motivada, enérgica, no ve el estigma que le pesa muchísimo; es algo que niega desde el principio.

¿Y no es malo volver a la adolescencia?

(Pausa). Tú estás de acuerdo con Dani [marido de Geni], ¿no? (Risas)

Adolescente en el mejor de los sentidos. Creo que en algunos aspectos no deberíamos dejar de ser adolescentes, tener ganar de ver, de viajar… Es una ruptura, una huida hacia adelante. Tirar adelante. Es luminoso, esperanzador.

No pasa por alto la banda sonora de jazz que evoca el cine de Woody Allen. ¿Te ha inspirado?

A mí el cine de Woody Allen no es que me haya inspirado, es que me ha construido como persona. Es la filmografía que más conozco. Me encanta, y me encanta reencontrar los mismo temas una película tras otra. Lo que sí me gustaría compartir con él, además de la capacidad de diseccionar el entorno, es la forma en que retrata las cosas; no siempre desde el punto de vista más dramático, extremo. “Desmontando a Harry(1997) es una celebración de la vida, con lo bueno, lo malo. Me encanta la óptica que tiene. He entendido la vida en parte gracias a su cine.

Los contrapuntos humorísticos, como la música, sirven para romper la tensión dramática.

Rompe la tensión dramática. Surgió solo, no es impostada. Íbamos escribiendo y reivindicando el personaje que es tan patoso e inseguro; nos fuimos enamorando de Geni de su mirada tan pura y auténtica y tan liberada de los prejuicios, de las capas… de las tonterías que a veces llevamos. Le teníamos mucha simpatía, y no veíamos su situación tan dramática, nos interesaba cómo su mirada desenmascaraba lo absurdo.

Cambiando de tema, el concepto de “liberación de la familia” ya aparece en tu anterior film. ¿Mar Coll ha tenido que liberarse de la presión de “Tres días con la familia”?

No es algo consciente, los procesos creativos no lo son y no deben serlo, sino saldría una cosa incrustada. La exposición mediática y la imagen de personaje… semi – público, o público, pero bueno, de una forma de andar por casa… la imagen que se proyecta es una trampa, entra en conflicto con tus emociones, difícil de gestionar. Lo he vivido y seguramente una parte de eso se ha plasmado. Cuando escribes algo tratas de temas que te conmueven.

Última pregunta [que nos echan]. ¿Cómo trabajas con Neus Oller – la directora de fotografía – el tema de la cámara “voyeur”?

Se mezcla mucho con la escritura, el no querer posicionarse. Hacer una cámara observadora para que el espectador saque sus propias conclusiones. Trabajo mejor con una realización más sobria, que deje al espectador hacer su propia interpretación y buscar la verdad de las cosas, no construirlas. El fuera de campo es un recurso que ayuda a ésto.

Con Neus buscamos una atmósfera fría, llena de contrastes; ella tiene un gusto exquisito.

Y creo que ya… [mira a la organizadora, que nos presiona para acabar; eso sí, con amabilidad y sutileza]. ¡Muchas gracias!

¡Muchas gracias a ti!
Entrevista y fotografía de Nerea Madrazo para LGEcine.org
No está permitida su difusión sin citar las fuentes autoras

Written by Nerea Madrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.