Título original: Excalibur
País: Reino Unido
Primera proyección: Reino Unido, 10 Abr. 1981
Duración: 140 min
Director: John Boorman
Guión: Rospo Pallenberg, John Boorman

Atmósfera. Es el ingrediente de esta fantástica película dominada por un espíritu mágico, tenebroso, desolador y absorbente que se mezcla con la nebulosa oscuridad que gobierna las escenas, para dar cuerpo a una épica cinta llena de fuerza visual, argumental y narrativa. John Boorman (“Defensa”, 1972) mantiene el pulso firme para llevarnos a un mundo de insólita belleza invadido por el misterio y los personajes profundos, en una historia tan conocida como apasionante que aquí se asienta como una de las mejores reproducciones en el cine de las leyendas artúricas. Han pasado los años y ciertos detalles de la dirección artística no pasan inadvertidos ante nuestra óptica de cirujano, pero cualquier deficiencia producida por lo mal acostumbrados que estamos a la tramposa y efectista perfección digital de nuestro tiempo, no sólo se olvida si se hace un análisis sincero sobre el resultado general de la obra, sino que engrandece esta película por lo meritorio de lograr dibujar tal perfección dentro de unas formas tan clásicas y artesanas como las que demuestra “Excalibur”.

La historia se basa en la versión de Sir Thomas Malory “La muerte de Arturo” y nos acerca hasta esta leyenda centrándose en el origen de la misma, el rey Uther Pendragon (Gabriel Byrne), quien después de verse poseído por la lujuria y aprovecharse de la buena fe del mago Merlín (Nicol Williamson), concibe el hijo del que es separado inmediatamente y que años después será conocido como Arturo (Nigel Terry), un humilde escudero sin más ambición que la de servir en lo que su padre y hermano de adopción puedan necesitar. Pero entonces llega el famoso momento en el que “la persona que sea capaz de sacar la espada Excalibur de la piedra en la que está clavada, será el nuevo Rey”. A partir de ahí la cinta sigue analizando los extraordinarios poderes de la archiconocida espada, mientras va citando todos los mitos que siempre han rodeado este bello relato. El amor tiene un protagonismo privilegiado en la trama, dejando espacio también para los tradicionales conceptos del valor, la lealtad y el honor.

La magia y la asombrosa mitología de la que está rodeado este film engalanan un guión muy bien labrado que pronuncia sus palabras en un ambiente parsimonioso pero agradable y con una calidez peligrosa, ya que si bien el tranquilo desarrollo de la cinta y su narrativa resulta de cómodo seguimiento, la atmósfera de esta ofrece un mundo desalmado e impredecible, transmitiendo con ello la sensación de incertidumbre y desconfianza sobre cualquiera de los personajes de la cinta. Las interpretaciones dejan destellos a destacar, como la prodigiosa de un sorprendente Nigel Terry (“Troya“, 2004). Viendo los primeros minutos de la atolondrada personalidad inicial de su personaje cuesta imaginarlo después como Rey, pero el actor británico borda todas sus facetas. Un grato y ascendente Nicol Williamson (“Hamlet“, 1969), la buena y joven Helen Mirren (“The Queen“, 2006) como la irritante Morgana, penetrante Cherie Lunghi (“Servicio completo“, 2007-2011) como Guenevere o un entregado Gabriel Byrne (“Muerte entre las flores“, 1990) que exprime sus minutos con la máxima calidad son lo más destacado de un reparto que también incluye figuras como Liam Neeson (“El reino de los cielos“, 2005), Paul Geoffrey (“Cumbres borrascosas“, 1992), Patrick Stewart (“X-Men“, 2000) o Nicholas Clay (“La odisea“, 1997) desempeñando sus papeles con gran corrección.

Sobradamente conocida es la famosa pieza “O Fortuna” de la obra Carmina Burana, que eleva a los altares cualquier escena que acompaña. El compositor sudafricano Trevor Jones (“Dark City“, 1998) completa una banda sonora enorme que alterna las piezas emocionantes y grandiosas con las más tranquilas y acordes al pausado ritmo impuesto a la cinta, siendo el apartado musical un detalle muy bien cuidado por la realización de esta sorprendente y llamativa película.

Nota del autor:
8,0
 ████████ (Muy buena)

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.