banner

Título original: Marnie
País: EEUU
Primera proyección: EEUU, 22 Jul. 1964 (premiere)
Duración: 129 min.
Director: Alfred Hitchcock
Guión: Jay Presson Allen (Novela: Winston Graham)
Música: Bernard Herrmann
Género: Intriga.
Reparto: Tippi HedrenSean ConneryDiane Baker, Martin Gabel, Louise Latham, Alan Napier, Bruce Dern, Mariette Hartley

“[…] La conducta de los personajes parece desvelar la existencia de un submundo inquietante, que refuerza el misterio del film y le da profundidad […] El escaso éxito de la obra en su estreno, se ve compensado con el paso del tiempo por su reivindicación como una de las cintas más meritorias del realizador […]”

poster

Film realizado por Hitchcock (“Yo confieso“, 1953). Escrito por la guionista Jay Presson Allen (“Funny Girl”, 1975), se basa en la novela “Marnie” (1961), de Winston Graham. Se rueda en exteriores de Pensilvania, Virginia y Nueva Jersey y en el plató de los Universal Studios. Producido por Hitchcock, se estrena el 22-VII-1964 (EEUU).

La acción principal tiene lugar en Filadelfia en 1962/63. Marnie Edgar (Tippi Hedren) es una muchacha inteligente, solitaria, extraña, insegura y frágil, que se gana la vida robando dinero de la caja fuerte de las empresas en las que trabaja como secretaria o administrativa. Mientras presta sus servicios en Rutlan y campañía conoce al ejecutivo Mark Rutland (Sean Connery), que se siente atraído por ella.

El film desarrolla un thriller psicológico con elementos de misterio, intriga, suspense y romance. La acción tiene lugar en una atmósfera inquietante en la que los protagonistas se mueven por afanes poco claros. Mark es fuerte, dominante y poco considerado. Su comportamiento plantea dudas sobre la posibilidad de que en el fondo de su ánimo se hallen ocultas pasiones sádicas de origen patológico. Lil Mainwaring (Diane Baker), cuñada de Mark, en relación a Marnie parece oscilar entre sentimientos de envidia con celos y un extraño afecto. Las relaciones entre Mark y la indolente y pasiva Lil plantean interrogantes sobre la naturaleza de las mismas.

fotograma1

La conducta de los personajes parece desvelar la existencia de un submundo inquietante, que refuerza el misterio del film y le da profundidad. Hitchcock pone de manifiesto, una vez más, sus obsesiones sobre el sexo, la locura, la enfermedad mental, la violencia, la muerte, el sometimiento de la mujer al hombre, las pasiones insanas, etc. También muestra sus preferencias por las protagonistas jóvenes, hermosas, rubias, que ocultan algún secreto y que acaban dominadas por el hombre. Pese a sus esfuerzos y gestiones, no consigue que el papel lo interprete Grace Kelly, casada (1956) desde hacía tiempo con Raniero III de Mónaco. Ocupa su lugar la protagonista de “Los pájaros” (1963), su producción anterior. El escaso éxito de la obra en su estreno, se ve compensado con el paso del tiempo por su reivindicación como una de las cintas más meritorias del realizador.

fotograma2

La música, de Bernard Herrman (“Psicosis“, 1960), aporta una partitura de gran belleza, con temas tan convincentes como “Marnie” (tema central) y “Lil” (que suena varias veces). Es el último trabajo del compositor para Hitchcock, que rechazaría la partitura que creó para “Cortina rasgada” (1966). La fotografía, de Robert Nurkes (“Vértigo“, 1958), ofrece una potente visualidad, que se apoya en encuadres muy notables (marcha inicial de Marnie por el andén de la estación del tren), planos cortos, primeros planos, planos de detalle (bolso, pistola), planos picados y un diligente y acertado trabajo de cámara. Hace uso de “flashbacks” trepidantes para referirse a sucesos capitales del pasado.

 

Nota del autor:
8,0
████████ (Muy buena)

 

COMENTARIOS DEL EQUIPO LGE

Sandro Fiorito
La delgada línea entre la necesidad, la obsesión y la paranoia se da cita en esta gran película del siempre fantástico Alfred Hitchcock. Tippi Hedren y Sean Connery desarrollando dos papeles brillantes para dar forma a un argumento que va tejiendo su absorbente maraña a medida que van pasando los minutos, dejando tras de sí un cúmulo de sensaciones bañadas en esa intriga de la que el realizador británico siempre ha sido el amo indiscutible. Inquieta, interesa constantemente y ofrece el retrato de unos protagonistas que combinan una actitud casi autómata y miedosa con la ceguera producida por los sentimientos, dejando como herencia a la gran pantalla esa fascinante y hasta incómoda personalidad de un personaje que se convierte en icono, Marnie, y uno de los mejores ejemplos de fuerza de voluntad y enamoramiento (¿o es simple empecinamiento?) del rol desempeñado por Connery. 8.

Written by Miquel Alenyà

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.