Título original: Ehi amico… c’è Sabata, hai chiuso!
Títulos alternativos: Sabata viene a matar
(México)
País: Italia
Primera proyección: Italia, 1969.
Duración: 111 min. 
Director:
 Gianfranco Parolini

Guión: Renato Izzo, Gianfranco Parolini

Buen spaghetti-western con el gran Lee Van Cleef (“La muerte tenía un precio“, 1965) a la cabeza del reparto encarnando a Sabata, un hombre misterioso y con mucho de los personajes pincelados antaño por Leone, que llega a Daugherty City, una pequeña localidad texana sumida en una estrategia comercial preparada por tres de los hombres más poderosos de la ciudad, comandados por el impoluto Stengel, quien pone en su punto de mira el banco local, que ordena asaltar por sus hombres. Una cifra estimada en cien mil dólares en oro del ejército norteamericano se encuentra alojada en la caja fuerte que sustraen los hombres de Stengel (Franco Ressel), interrumpidos por la puntería y la audacia de Sabata, que impide el robo.

Así, Sabata se establece en la ciudad a la espera de una recompensa del ejército y con el cálculo de recibir una cantidad mayor de las manos de Stengel, a quien extorsiona. Siempre queriendo hacer las cosas de una forma que no supere los límites legales, Sabata se servirá de la ayuda de dos de los típicos hombres que por norma general reciben el desprecio en un pueblo de estas características: el borracho, orondo y bonachón Carrincha (Ignazio Spalla), y el apodado “Macaco” (Aldo Canti), un indio con unas increíbles facultades acróbatas, fiel a Carrincha y siempre instalado por alguno de los tejados de la ciudad, sin mediar jamás una sola palabra. Como un buitre esperando su momento, se encuentra el pachón de Banjo (William Berger), acompañado en todo momento por el instrumento que le da nombre y con la seguridad de tener un lazo en común con Sabata.

La película, dirigida por Gianfranco Parolini* (“Seis balas… una venganza… una oración“, 1977), cabalga entre la polvareda de la acción y los toques fantásticos o exagerados en ciertas escenas, llenando la pantalla de toda una serie muy agradecida de originales estratagemas y otra serie de trucos que se pueden presenciar tanto en la cuidada forma de robar un banco, como en la manera de esconderse o “mimetizarse” de alguno de los personajes o lo sorprendente de en qué lugar se guarda una pistola apuntando directamente al objetivo. Simpática por la relación que guardan los protagonistas entre sí y animada por su desarrollo en general, resulta grata de ver tanto por su conjunto como por la caracterización y buena interpretación de los personajes de Sabata y Carrincha, siendo una cinta muy recomendable para los amantes del spaghetti-western y del género principal en general. 

La fotografía, de Sandro Mancori, se detiene en primeros planos, gusta de moverse con rapidez, busca perspectivas que van de abajo a arriba, muestra los detalles más originales de cerca y se reconoce su tacto al situarse en una de las escenas tras las polvorientas botas de los protagonistas. Mención aparte para la buena banda sonora compuesta por Marcello Giombini, animada, traviesa y marcadamente “spaghettera”, que ayuda a una mejor digestión del film.

(*) El director Gianfranco Parolini firma en esta película con el seudónimo de Frank Kramer.

Nota del autor:
7,0
███████ (Buena)

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.