Título original: Non ho sonno (Nonhosonno)
Títulos alternativos: No tengo sueño
(México)
País:
 Italia
Primera proyección:
 Italia, 5 Ene. 2001
Duración: 
117 min.
Director: 
Dario Argento

Guión: Dario Argento, Franco Ferrini

Diecisiete años después de 1983, fecha en la que se dio por concluída la investigación de una serie de macabros asesinatos de los que fue culpado un sádico enano que se basaba en la historia de un cuento para cometer sus crímenes hasta que fue asesinado, vuelve a sobrevolar la sombra de aquel al aparecer nuevos cuerpos de mujeres recientemente asesinadas de forma salvaje y metódica, con el mismo ‘modus operandi’. Junto al cadáver de éstas, una figura de papel que representa a un animal. Toda la investigación recuerda a los crímenes de antaño, y aunque la policía tiene constancia de que el autor de los de entonces está muerto, deciden recurrir al que fue el inspector que resolvió el caso en 1983, Moretti (Max Von Sydow). Aunque al principio mantiene lagunas en su memoria respecto a lo que sucedió, progresivamente irá recuperándose y se decidirá a colaborar con el cuerpo de policía del que hoy, ya en el año 2000, está jubilado.

El ex-inspector contará la con la ayuda de Giacomo (Stefano Dionisi), que de pequeño vio cómo asesinaban cruelmente a su madre. El policía que le atendió entonces fue precisamente Moretti, quien le prometió que juraría encontrar al asesino. A pesar de que el caso se cerró y parecía haberse esclarecido, los muchos cabos sueltos que se dejaron, aparecen en la actualidad en la que se basa el argumento, invitando a ser atados por los protagonistas.

Este thriller de terror, claramente salpicado por el giallo, -subgénero del que Dario Argento (“Rojo oscuro“, 1975) es uno de los máximos exponentes- es una película con tantas cosas buenas como malas. De lo mejor, podemos sacar a relucir la impecable interpretación de Max Von Sydow (“El séptimo sello“, 1957), la grandísima banda sonora del grupo Goblin, unos enfoques de cámara bastante aceptables y desafiantes y, en general, el conjunto de todo. Luego viene lo malo. Los papeles de todo el reparto exceptuando el del citado Max Von Sydow me parecen más que sobreactuados, poco creíbles y mínimamente sentidos, llenos de lágrimas secas. Todos parecen personajes fríos y, como la caña, huecos, ausentes de corazón. Demasiado actores y muy poco personajes. El argumento de la película, que navega entre la grandeza y la penumbra, termina llegando al puerto de lo ridículo por culpa de un final a mi parecer patético y sacado con cucharilla de las entrañas más rebuscadas de unas ideas que en esos minutos, ya escaseaban.

Pero como ya he dicho, es el conjunto de la película lo que a pesar de todo, triunfa. Y a mí es eso lo que me ha gustado, que a pesar de tener tantos defectos -sobretodo, a veces, en el guión- ve bien cubiertos los mismos por cómo se van desarrollando los acontecimientos. Además, la cinta cuenta con grandes momentos de suspense que llegan a resultar tensos gracias en parte a cómo se presentan los asesinatos, con casi todo lujo de detalles, aumentando esto el realismo que intenta transmitir. 

Nota del autor:
6,0
 ██████ (Correcta)

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.