Título original: Pandorum
País: Alemania
Duración: 
108 min.
Director:
Christian Alvart 

Guión: Travis Milloy (idea original de Travis Milloy y Christian Alvart)
Música: Michl Britsch

“[…] Consigue llegar a tener niveles aceptables […] Una película amena, con un claro fin de entretenimiento […] No se quedará en los altares de la ciencia ficción pero será pieza recomendada para aquellos que disfrutan con historias que transcurren en el “Espacio Profundo” […]”

Año 2153. La superpoblación en el planeta Tierra hace llevar a niveles críticos sus recursos, incrementándose las guerras por el control de los mismos. El hombre no sólo se ha convertido en el ser más superior del planeta, sino en el único. Como última medida desesperada, se fleta la nave Elysium con la misión de colonizar el exoplaneta llamado Tanis, que alberga condiciones idóneas para la vida. El colosal viaje durará 123 años, para lo cual se ha establecido un programa de hibernación continuada (hipersueño) de forma que cada dos años toda la tripulación será relevada evitándose la aparición del Pandorum, un tipo de esquizofrenia espacial producida por la estancia muy prolongada del ser humano en el espacio.

Bower (Ben Foster) es despertado de su hipersueño, pero lo que se encuentra no es para nada lo que había previsto. Sin nadie que le reciba, con una nave casi sin recursos energéticos y las puertas selladas. Padeciendo lagunas de memoria y con la ayuda del teniente Pyton (Dennis Quaid), deberá descubrir que es lo que realmente ha ocurrido, complicándose la labor al descubrir Bower que dentro de la nave existen unas extrañas criaturas albinas cuyo apetito por la carne humana es feroz.

Algunas veces no podemos arrastrarnos por una riada de críticas pesimistas de un film, debemos darle siempre un voto de confianza y no encerrarnos en un juicio subjetivo. Esta cinta es un claro ejemplo. Cierto es que algunas escenas, pueden parecer “copiadas” de otros films como “Alien: el octavo pasajero“(1979), “Horizonte Final” (1997), “Cube” (1997), “Mad Max, más allá de la cúpula del trueno” (1985), “Matrix” (1999) o “Resident Evil” (2002); y que todo esto puede hacer que te quede un sabor agridulce de “déjà vu cinematográfico”. Pero cuando se visiona una película no podemos prejuzgar lo que nos vamos a encontrar, simplemente hay que disfrutar y que sea ella misma la que nos diga si merece la pena o no ser vista. Así que no podemos ser tan estrictos con estos inconvenientes. Hoy en el mundo del cine todo está “copiado”, véase a Quentin Tarantino con sus numerosos “homenajes” a otras películas… pero claro eso hay que hacerlo bien. Teniendo este punto como partida, veamos qué nos aporta “Pandorum” en el desértico subgénero de la ciencia ficción en donde la historia transcurre en el espacio exterior.

El novel realizador aleman Christian Alvart (“Antikörper, el ángel de la oscuridad” 2005, “Expediente 39” 2009) se embarca en esta superproducción rodeada de estrellas de renombre como Danis Quaid(“Frequency” 2000), y actores internacionales como Ben Foster (“30 días de oscuridad” 2007) y Cam Gigandet (“Crepúsculo” 2008) para conseguir un producto más atractivo en lo que se respecta a la taquilla. Con el amparo del productor Paul W.S. Anderson (director de “Horizonte final” 1997, “Resident Evil” 2002, “Resident evil: Ultratumba” 2010) que hace también funciones de asesor: si hacemos caso a cómo están realizadas las escenas de acción o como se rueda los momentos de terror en el film.

A pesar de estas pequeñas “intromisiones”, el film consigue a llegar a tener niveles aceptables, con la fotografía de Wedigo von Schultzendorff (“Nivel 13” 1999) y la ambientación tan bien cuidada hace que la atmósfera creada sea uno de los puntos fuertes de esta cinta, el espectador podrá sentirse inmerso en las oscuras entrañas de la nave Elysium. Corredores, pasillos, habitáculos y estancias están milimétricamente cuidados. Si bien es cierto que la trama se basa en un guión que parece tener claramente definido el inicio y el final pero que el desarrollo es inseguro, y existen ciertos “vacios” en el mismo que la hacen caer en algunos arquetipos del “horror survival“. Aún así, Christian Alvart crea un ambiente agobiante y algunos momentos de cierta angustia, aportando su propia identidad al film.Respecto al reparto, Dennis Quaid (“El chip prodogioso” 1987, “Savior” 1998) hace un correcto papel como co-protagonista con la sensación de que el personaje está algo desdibujado, Ben Foster (“A dos metros bajo tierra” (serie TV) 2001-2005, “El tren de las 3:10” 2007) realiza una labor encomiable en su labor de héroe que sólo intenta sobrevivir y Cam Gigandet cumple su cometido como el intrigante cabo Gallo. Sin pasar por alto el descubrimiento de la alemana Antje Traue (en el papel de Nadia), ya que sin duda alguna, su presencia es lo más destacable en esta película.

La banda sonora está a cargo de Michl Britsch, compositor asiduo al género del terror y colaborador habitual del director, realiza una obra cargada de claustrofobia que realizará su cometido sin llegar a ser a ser lo más destacable.

En definitiva el espectador puede encontrar en “Pandorum” una película amena, con un claro fin de entretenimiento. Evidentemente no es un largometraje que se quedará en los altares de la ciencia ficción, pero será pieza recomendada para aquellos que disfrutan con historias que transcurren en el “Espacio Profundo”.

Nota del autor:
7,0 ███████ (Buena)

TRÁILER:

Written by Diego Karasu

Cofundador y Director Adjunto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.