yo confieso banner
Título original: I confess
Título alternativo: Mi secreto me condena
(Argentina)
País:
 EEUU
Primera proyección:
 Canadá, 12 Feb. 1953
Duración: 
95 min.
Director:
 Alfred Hitchcock

Guión: George Tabori y William Archibald (Novela: Paul Anthelme)
Música: Dimitri Tiomkin
Género: Intriga.
Reparto: Montgomery CliftAnne BaxterKarl Malden, Brian Aherne, O.E. Hasse, Dolly Haas, Roger Dann, Charles André, Judson Pratt, Ovila Légaré
“[…] El film se presenta punteado con algunos toques de humor y de ironía […] Añade referencias a cuestiones que interesan habitualmente a Hitchcock, como la deslealtad, el amor no correspondido, el matrimonio sin amor, el chantaje, la fatalidad, la infidelidad conyugal, la sexualidad, la mujer rubia […]”
YO CONFIESOLargometraje que Alfred Hitchcock (“La ventana indiscreta“, 1954) rueda en Quebec. Escrito por George Tabori y William Archibald, adapta de modo impecable, aunque con algunos cambios, la obra de teatro “Nos deux consciences” (1902), de Paul Anthelme. Se rueda en escenarios naturales de la ciudad de Quebec (Canadá) y en los platós de Warner Studios (Burbank, California). Fue nominado al Gran Premio del Festival de Cannes. Producido por Hitchcock para la Warner, se estrena el 22-3-1953 (EEUU). La acción dramática tiene lugar en Quebec en torno a 1952. El inmigrante alemán Otto Keller (O.E. Hasse) trabaja como sacristán de la parroquia de Santa María y, los miércoles, como jardinero del abogado Vilette (Ovila Légaré). Descubierto por éste cuando intentaba robar dinero de la caja, Keller le asesina y poco después confiesa su crimen al sacerdote Michael Logan (Montgomery Clift,  “La heredera” 1949, “De aquí a la eternidad” 1953,  “¿Vencedores o vencidos?” 1961, “Vidas rebeldes” 1961). Obligado por el secreto de confesión, Logan guarda silencio y no se defiende cuando el inspector Larrue (Karl Malden, “La ley del silencio” 1954,  “El árbol del ahorcado” 1959 ,”Patton” 1970) le acusa de ser el autor del crimen. Logan es joven, sensible y de fuertes convicciones. Movido por el sentido del deber, guarda el secreto al que está obligado. Antes de su ordenación mantuvo relaciones amorosas con Ruth (Anne Baxter, “Cielo amarillo” 1948 , “Eva al desnudo” 1950).

El film suma drama y thriller. De educación católica en un colegio de jesuitas, Hitchcock relaciona la historia del film con temas religiosos de carácter confesional, como el sacramento de la penitencia, el voto de castidad, el celibato, el pecado, el adulterio, el secreto canónico de confesión, el perdón, la absolución, la indisolubilidad del matrimonio. La comprensión de estos temas y de la profunda carga moral que conllevan para un católico es necesaria para la correcta interpretación del sentido y alcance del drama que se explica. El perdón y la culpa son dos cuestiones sobre las que las confesiones cristianas mantinen posiciones diversas y enfrentadas. Las numerosas referencias confesionales dificultan la buena acogida general del film, su difusión y su nivel de aceptación.
yo confieso 1

El realizador deseaba desde hacía tiempo llevar a la pantalla la historia de un sacerdote católico que recibe la confesión de un asesinato del que posteriormente es considerado culpable. Cuando consigue que la Warner produzca la película, la dirección del estudio se niega a aceptar dos de sus más grandes deseos: que el protagonista tuviera un hijo con Ruth antes de su ordenación y que acabara condenado a muerte y ejecutado. De la obra original se mantienen dos ideas: la transferencia de culpabilidad y la confrontación de “dos conciencias”: la del capellán que oye en confesión a un asesino y la del amigo de un político casado con Ruth con la que mantuvo relaciones íntimas a su regreso de la guerra. El film se presenta punteado con algunos toques de humor y de ironía, especialmente agudos cuando Ruth acude a la policía para proporcionar una coartada a su amigo, pero lo que hace es facilitar a la policía lo que ésta entiende como el móvil del crimen.

yo confieso 2Dos son los temas principales que trata la película: el falso culpable y el sentido del deber. Añade referencias a cuestiones que interesan habitualmente a Hitchcock, como la deslealtad, el amor no correspondido, el matrimonio sin amor, el chantaje, la fatalidad, la infidelidad conyugal, la sexualidad, la mujer rubia, la guerra. Aborda también un tema que siempre le ha preocupado, el de la culpabilidad.

La música, de Dimitri Tiomkin, es dramática e intensa y casi omnipresente. Incorpora melodías religiosas adaptadas a los registros de una gran orquesta. Las secuencias iniciales evocan de modo estremecedor el canto gregoriano del “Dies irae”, del antiguo ritual de la misa de difuntos. Añade, interpretada al órgano durante la ceremonia de la ordenación, la melodía del “Veni Creator”. La fotografía, de Robert Burks (“Vértigo”, 1952), en B/N, ofrece imágenes de una ciudad entrañable, encadena planos rápidos que miran la escena desde distintos puntos de observación y diferentes distancias, explora con primeros planos inquisitivos el rostro de los protagonistas y se sirve de símbolos, signos y analogías para desvelar los sentimientos de turbación, inquietud y angustia del protagonista (maniquí sin cabeza, contraluz de una escena de la Pasión…). Gran interpretación de Monty Clift, que ofrece una apostura angustiada, transpuesta y mística.

 

Nota del autor:
8,0 ████████ (Muy buena)
COMENTARIOS DEL EQUIPO LGE
Sandro Fiorito
“Notable película de intriga que hace gala de su género desde el primer al último minuto. La historia cuenta cómo el gran nerviosismo de Otto Keller (O. E. Hasse), que trabaja sirviendo en un rectorado parroquial junto a su esposa, le impulsa a confesar al padre Logan (Montgomery Clift) qué es lo que atormenta su alma: nada menos que un asesinato. El secreto de confesión no puede verse quebrantado por el padre Logan, lo que termina perjudicando al párroco y le lleva a ser investigado por el inspector Larrue (Karl Malden) que no duda en seguir la línea de investigación más sencilla sobre el crimen, gracias a las evidencias y testimonios que existen en torno al asesinato. Lo imprevisible del desenlace de cada una de sus escenas, la atmósfera inquietante que envuelve a esta cinta y la gran interpretación de Montgomery Clift hacen de esta original y gran película una obra indispensable de ver para todos los amantes de este género. Karl Malden, Anne Baxter y O. E. Hasse aprovechan adecuadamente los minutos en los que deben interpretar sus papeles y ofrecen una creíble y notable representación de sus personajes, sobresaliendo Malden por encima de los tres. Con el inimitable estilo de un Alfred Hitchcock, capaz de mantener al espectador pegado a la silla, haciendo que éste pueda hacer sus propias deducciones y especulaciones, enfrentándose a todo lo que uno no se espera. Ego te absolvo.” 8.

Written by Miquel Alenyà

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.