Entrelobos_banner

“[…] El problema surge cuando entre tanta belleza hay que labrar un argumento que enganche, cree tensión y ofrezca emoción […] Cine agradable y elegante que ayuda a redirigir el rumbo de las producciones españolas […]”

Entrelobos_posterEntretenido largometraje del realizador Gerardo Olivares (La gran final, 2006), quien también firma el guión de la misma. Si bien nos encontramos ante un producto que dentro del cine español resulta novedoso tanto por su sorprendente calidad técnica -visualmente resulta prodigiosa- como por la temática que aborda, esta cinta se deja ver principalmente por su carácter documental sobre unos acontecimientos reales. El problema surge cuando entre tanta belleza natural hay que labrar un argumento que enganche, cree tensión y ofrezca emoción. Nada de esto ocurre si olvidamos las apenas dos o tres escenas que alcanzan este nivel. Toda la película transcurre por un mismo camino, sin sorpresas, sin apenas acción, y con diversas historias que buscan sus minutos dentro de las limitaciones del guión. A pesar de lo dicho, Entrelobos es una forma de cine agradable y elegante, que además ayuda a redirigir el rumbo de las producciones españolas, tantas veces asfixiadas por el mal gusto.

La historia nos habla de la vida real de Marcos Rodríguez Pantoja, quien después de sufrir una dura infancia rodeado por un ambiente familiar hostil, acabó vagando por las montañas de Sierra Morena (en la parte correspondiente el norte de Jaén y el sur de Ciudad Real) con la temprana edad de ocho años. Hasta ese lugar llega después de haber sido entregado por su propio padre a Don Honesto, un poderoso señor que a su vez se lo cede, cual objeto, a un cabrero solitario que vive en una cueva. Ese hombre es Atanasio (Sancho Gracia, 800 balas 2002), una persona de carácter reservado e imponente de la que aprenderá todo lo necesario para habitar ese terreno (supervivencia, caza, comprender a los animales…), algo que le resultará indispensable una vez se encuentre completamente sólo entre la naturaleza… y ante los lobos. Entrelobos_001El problema de esta película es que una vez mostrados estos aspectos (todo el “proceso de aprendizaje” del niño en el bosque), todos ellos se vuelven a repetir, no se sabe si por la fascinación de todo el equipo técnico al rodar estas escenas, o por la inmensidad del vacío que no consigue llenar el guión. Seguramente se preguntarán, ¿tan importante es este dato en una película en la que su personaje, principalmente, reside en completa soledad, rodeado de animales? El protagonista no es el único personaje de esta historia, pues son otros los que aparecen con malévolos fines y en ellos debería pesar la calidad de unos diálogos en condiciones.

Desgraciadamente, creo que sólo Sancho Gracia ha conseguido llenar ese vacío, desde una interpretación espléndida que guarda tras de sí los mejores momentos de la película. Es este pedazo de actor una de las cosas que consiguen que uno disfrute viendo este film, en el que también destaca el trabajo de Carlos Bardem como Ceferino, el terrateniente de Don Honesto. El siempre rotundo Antonio Dechent, que apenas sale dos veces como el jefe de la entonces temible Guardia Civil, hace mejor papel que la media del elenco. El protagonista, Marcos, está interpretado durante hora y media por el debutante actor infantil Manuel Camacho. Entrelobos_002Su actuación resulta muy grata teniendo en cuenta que es la primera película del chaval. Después, cuando el niño se hace hombre, aparece Juan José Ballesta (El Bola, 2000), ese que ha abarcado todos los carteles promocionales de la película y ha concedido un sinfín de entrevistas a la televisión hablando de todo el proceso de aprendizaje al que fue sometido para el rodaje de esta cinta.Todo ello para al final tener un guión de cinco frases a lo largo de 20 minutos, dar dos aullidos al cielo mal dados y realizar un papel de mucha menos calidad que la del niño debutante. ¿Porqué las productoras trampean de esta manera? ¿Porqué no ser justos y hacer un cartel con el niño y Sancho Gracia?. El aspecto más criticable en el apartado interpretativo es el de los diálogos de muchos de los actores (madrileños, catalanes…) del reparto, que fuerzan -fracasando en el intento- el acento andaluz, dando en ocasiones un espectáculo lamentable. Sólo Carlos Bardem y Sancho Gracia superan la prueba.

Entrelobos_003El apartado técnico está dominado por un magistral uso de la cámara la poderosa fotografía de Óscar Durán (La soledad, 2007) que no se cansa de ofrecer paisajes naturales espectaculares, con sus principales habitantes, los animales, en su máximo esplendor. La banda sonora, del alemán Klaus Badelt (Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra, 2003) completa junto a Andrew Raiher toda una serie de armónicos compases que se complementan a la perfección con las inolvidables postales de Sierra Morena, esto último el auténtico y principal motivo de interés para adentrarse a ver esta película.

Distribuida en España por WANDA VISION

Nota del autor:
6,0
██████ (Correcta)

Película estuvo en CARTELERA a partir del 26 de noviembre de 2010

TRÁILER:

 

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.