Updates from Sandro Fiorito Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • Sandro Fiorito 13:00 el 11/03/2014 Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , , , SIDA   

    Dallas Buyers Club (2013) 

    Título original: Dallas Buyers Club
    Títulos alternativos: Dallas Buyers Club: El club de los desahuciados (Argentina / Chile) El club de los deshauciados (Colombia / México / Venezuela)
    País: EEUU
    Primera proyección: Canadá, 07 Sep. 2013 (Toronto International Film Festival)
    Duración: 117 min.
    Director:
    Jean-Marc Vallée 

    Guión: Craig Borten, Melisa Wallack
    Música: Varios
    Género: Drama
    Reparto:
     Matthew McConaugheyJennifer GarnerJared LetoSteve ZahnDallas RobertsDenis O’HareGriffin DunneKevin RankinLawrence TurnerJonathan Vane

    “[...] Todo se plasma con seriedad, realismo y contundencia, sin victimismo gratuito y a través de fabulosas interpretaciones [...]  A veces se echa de menos alguna pincelada simpática que evite que decaigamos [...] Una historia que indigna, despierta, lucha contra gigantes y va mucho más allá de la mera superación personal”

    Con Dallas Buyers Club se confirman tres cosas: Que Jean Marc-Valleè es uno de los directores más interesantes del momento, que el ascenso de calidad interpretativa de Matthew McConaughey es imparable y que Jared Leto continúa dignificando esto del cine con ese atrevimiento que siempre reserva a los papeles en los que tiene que darlo todo. Valleè nos transporta hasta los años más difíciles de quienes contrajeron el SIDA, retratando un mundo —nuestro mundo— en el que se antepone el negocio farmacéutico a la imperante necesidad humana. La urgencia de tratamiento para aquellos que luchaban a contrarreloj por mantener su vida chocaba con las trabas institucionales para comercializar determinados productos de probada eficacia: algo que arrebataría el monopolio al antirretroviral AZT, ofrecido como la divina panacea cuando su camino no había hecho más que empezar.

    En ese contexto, Ron Woodroof (Matthew McConaughey), todo un vaquero de Dallas que se sustentaba mediante su trabajo como electricista, vio cómo la maldita enfermedad del SIDA se apoderaba de él, encontrándose asfixiado por un círculo de discriminación (ese universo cowboy) que achacaba su contagio a una relación homosexual. Con la cruz puesta y desesperado, lucha entonces por aprovechar cada minuto de lo que resta de su vida, buscando una solución milagrosa para él y, sin pretenderlo, para los demás.

    Valleè, que ya había ofrecido uno de los mejores y más directos relatos sobre la discriminación a los homosexuales en C.R.A.Z.Y. (2005), adapta aquí un hecho real que toca, con mucho rigor, más palos que el padecimiento de la enfermedad de su protagonista: la disección de la industria farmacéutica como negocio con el beneplácito de las instituciones, la marginación del mundo gay por los reductos más conservadores y machotes de la sociedad, el dilema que se crea al separar la fina línea entre investigación médica clandestina o narcotráfico, las drogas como bien de consumo habitual…

    Todo ello se plasma con seriedad, realismo y contundencia, sin victimismo gratuito y a través de fabulosas interpretaciones como las de los merecidamente oscarizados Matthew McConaughey (El inocente, 2011) y Jared Leto (Réquiem por un sueño, 2000), en un conjunto en el que a veces se echa de menos alguna pincelada simpática que evite que decaigamos, dejándonos arrastrar por lo lineal del drama más absoluto. Su pausado ritmo y volumen de conversaciones hace que en ocasiones la cinta parezca más larga de lo que es. También, como error anecdótico, comparar el aspecto de los protagonistas con el de sus compañeros de enfermedad: mientras ellos muestran un físico lastrado por el SIDA, los demás relucen (aún con pequeños saltos cronológicos en el relato) como si el drama jamás hubiera entrado en sus vidas.

    Aunque no hay que cegarse por sus peros: Dallas Buyers Club es una buena película que nos habla de una realidad sin medias tintas, un retrato global sobre un cúmulo de aspectos que dibuja con acierto, una historia que indigna, despierta, lucha contra gigantes y va mucho más allá de la mera superación personal. Es la película sobre el momento que cambió la vida de millones de enfermos de SIDA gracias al inconformismo y a la rebeldía de un valiente: Roon Woodroof.  

    Distribuida en España por VÉRTIGO FILMS
    Vista en PASE DE PRENSA el 25 de Febrero de 2013 en los Cines Princesa, Madrid.

    Nota del autor:
    7,0 ███████ (Buena)
    Promedio de notas:
    No realizado.Película en CARTELERA a partir del 14 de Marzo de 2014.
    FilmAffinity: — | CINeol: — | IMDb: — | LGEcine: 7,0

    COMENTARIOS DEL EQUIPO LGE

    Sergio Cuenca
    Jean-Marc Vallée quiere que tengamos conciencia desde que empieza hasta que acaba el film de lo importante que es el tiempo, remarcándolo, como si fuera finito, porque para Ron Woodroof va a ser así desde el momento en que el doctor que lo atienda le diga que le quedan unos treinta días de vida. Y es aquí, a partir de este suceso en adelante, lo que personalmente he visto curioso y formidable de Dallas Buyers Club. Nos encontramos ante una persona que da un cambio radical en su vida, pero he aquí lo curioso, para bien. El punto de inflexión que supone saber que tiene el SIDA hace que pasemos de ver a un parias homófobo con los días contados a convertirse en una especie de “Al Capone” del contrabando de fármacos. No obstante, me he querido quedar con otros aspectos quizás mucho más valiosos, pequeños detalles que me han conmovido más que la temática en sí del film como el molesto pitido que advierte de que algo va a ocurrir, esa soledad frente a un ordenador en una biblioteca o la perplejidad con la que la sociedad es capaz de rechazarte de un día para el otro. Lo admirable de Woodroof no es ver como lucha contra su enfermedad, sino ver como es capaz de incluso hacerte pensar que ha eliminado el pensamiento de que está enfermo. En ello tiene mucho que ver el personaje de Rayon (Jared Leto), que por azares de la vida aparece en la vida de Woodroof, siendo ese amigo al que jamás podrá nombrar como tal debido a que pese a estar alejado de ese mundo de cowboy, las raíces siguen siendo muy profundas. Me disgusta que al final no se sepa mucho más del personaje de Rayon porque personalmente me intrigaba saber algo más de su pasado del cual únicamente podemos intuir algo entre líneas. Las interpretaciones de Matthew McConaughey y Jared Leto son sublimes, decantándome por la del primero por la angustia que transmite su personaje, su demacración física y su triple lucha (personal, con el Estado y con los demás). 7

    CURIOSIDADES

    Para conseguir sus caracterizaciones, Matthew McConaughey perdió 47 libras (21 kilos) y Jared Leto 30 libras (13 kilos). (IMDb/LGEcine)

    La financiación de la película contó con la participación de Matthew McConaughey. Otras colaboraciones actor/director pueden ser las de Brad Pitt con Marc Forster o Ryan Gosling y Craig Gillespie. Woody Harrelson también estuvo implicado en el proyecto. (IMDb/LGEcine)

    Jared Leto mantuvo su apariencia como Rayon durante toda la filmación. No dudaba en salir a la calle e irse a comer con ese aspecto, despertando las miradas de todos los curiosos. (IMDb/LGEcine)

    Jared Leto, que volvía a la interpretación después de cinco años, ganó el Oscar a Mejor actor secundario. Matthew McConaughey hizo lo propio alzándose con el Oscar a Mejor actor. (LGEcine)

    El departamento de maquillaje sólo contó con 250 dólares de presupuesto. Ganó el Oscar en su categoría. (IMDb/LGEcine)

    A mediados de los 90, Dennis Hooper como director y Woody Harrelson como protagonista quisieron sacar este proyecto adelante, pero no obtuvieron el respaldo financiero necesario para ello (IMDb/LGEcine)

     
  • Sandro Fiorito 11:50 el 20/02/2014 Permalink | Responder
    Etiquetas: , Cine bosnio, , , ,   

    La mujer del chatarrero (2013) 

     

    Título original: Epizoda u zivotu beraca zeljeza (An Episode in the Life of an Iron Picker)
    País: Bosnia y Herzegovina
    Primera proyección: Alemania, 13 Feb. 2013 (Festival Internacional de Berlín)
    Duración: 75 min.
    Director:
    Danis Tanovic 

    Guión: Danis Tanovic
    Música:  
    Género: Drama
    Reparto:
     Nazif MujicSenada AlimanovicSemsa MujicSandra Mujic

    “[...] Una portentosa película que lo gana todo con su historia, tan real como asombrosa por lo preciso de su narración y la naturalidad con la que se plasma [...] Una verdad que impacta y hace que te lleguen sus personajes”

    El espectador medio debería atreverse con este tipo de películas. Son cintas engendradas en cualquier rincón del mundo en el que pueda saltar un chispazo de creatividad, cine llegado de países que generalmente no se abren hueco en la taquilla internacional, ya no sólo por su modesta distribución sino por la falta de confianza de quienes se desplazan a una sala de cine y, por asegurar el tiro, anteponen la opción más comercial sobre cualquier otra. A modo de recordatorio: bazofias comerciales nos las hemos tragado todos, aún estando respaldadas por el renombre de los directores, guionistas y actores con más currículum, todos ellos protegidos por el sello de las más grandes productoras. Comercial no es sinónimo de calidad ni garantía de absolutamente nada. Así que, a veces, hay que ser valiente e ir a por esa película de la que apenas habrán sesiones y que tan poco durará en la cartelera. Cintas para quien se deja seducir por historias de verdad.

    Cintas como La mujer del chatarrero, que en este caso está tejida por un realizador que no se ha caído de una parra y que debutó en esto del cine ganando nada menos que un Oscar por su En tierra de nadie (2001), que cosechó más de cuarenta galardones internacionales. Aquí, nos habla de un hecho real: una familia marginal sumida en la más absoluta pobreza añade a su vida, que ya es un problema de por sí, un nuevo quebradero de cabeza, el más grave. Senada (Senada Alimanovic) debe ser intervenida quirúgicamente de urgencia, pero al no disponer de tarjeta sanitaria, debería abonar para ello un dinero que su familia no tiene. Así, el bueno de Nazif (Nazif Mujic), cuyo sustento es el de la recogida de chatarra, busca desesperadamente la manera de salvar la vida de su mujer, mientras se pregunta por qué siempre son los mismos los que tienen que sufrir.

    La mujer del chatarrero no es sólo una denuncia al sistema sanitario referido o un retrato del lamentable modo de vida que deben afrontar muchísimas familias de todo el mundo. Nos enseña lo más profundo de la pobreza y da una lección sobre cómo lo más bello reside precisamente en la unión entre personas, algo que a veces parecemos olvidar. Lo más preciado es sobrevivir junto a los tuyos aún ahogados en la más cruda miseria. Ver cómo una simple copa en un bar hace brillar los ojos de sus protagonistas, como si fuera el mayor de los lujos que puedan permitirse en una ocasión especial, emociona.

    La película, más que un retrato de una realidad, parece la filmación documental cámara en mano de la propia realidad, y es que no en vano está interpretada por las propias personas que la padecieron: hablamos de un reparto no profesional, que afronta su primer papel en la pantalla, algo que no ha evitado hacerse con el Oso de Plata de Mejor actor a Nazif Mujic. Sus deficiencias técnicas (que incluso benefician a la estética documental) o algún borrón interpretativo como las incontenibles miradas de las niñas a cámara no son más que meras anécdotas de una portentosa película que lo gana todo con su historia, tan real como asombrosa por lo preciso de su narración y la naturalidad con la que se plasma este drama que es una verdad que impacta y hace que te lleguen sus personajes. 

    Distribuida en España por GOLEM
    Vista en PASE DE PRENSA el Martes 18 de Febrero de 2013 en CINES GOLEM, Madrid.

    Nota del autor:
    8,0 ████████ (Muy buena)
    Promedio de notas:
    No realizado.Película en CARTELERA a partir del 28 de Febrero de 2013.
    FilmAffinity: — | CINeol: — | IMDb: — | LGEcine: 8,0

     
  • Sandro Fiorito 12:50 el 03/02/2014 Permalink | Responder
    Etiquetas: , Philip Seymour Hoffman   

    Philip Seymour Hoffman, un genio irrepetible 

    La noticia de la muerte de Philip Seymour Hoffman (Fairport, NY, 1967 – Greenwich Village, NY, 2014) me dejó petrificado. Uno de los actores con mayor talento de la gran pantalla era encontrado muerto en su apartamento de Nueva York, a los 46 años de edad y en circunstancias desconocidas, el domingo 2 de enero de 2014. Según avanza la investigación, salen a la luz las primeras indagaciones, y estas apuntan a una posible sobredosis. Sea como fuere, él se ha ido.

    Su marcha duele porque ha sido un actor capaz de emocionar, de calar muy hondo estrujándote ese corazón al que accedía a través de su profunda mirada, con unos papeles a los que se entregaba en cuerpo y alma sin importarle la dificultad de los mismos o lo que tuviera que hacer para llevarlos a cabo. Y es que como nos pasa con los mejores actores o aquellos que más nos llegan, cuando una persona influye de alguna manera en tus emociones, lo que a ésta le suceda lo sientes como algo cercano, que te impacta, que te derrota por dentro.

    El caso es que el versátil Philip Seymour Hoffman siempre completó su deliciosa tarea con un diez. Era de esos actores de los que crees firmemente que es como los papeles que interpreta por la forma en la que ejecutaba sus roles, dejándose caer sobre sus textos como quien se derrumba sobre un colchón o se deja llevar por la corriente. Personalmente, era y es uno de los actores que más admiraré jamás, y con una evolución profesional que asustaba en calidad porque siempre era capaz de sorprender con algo nuevo, con otro despliegue de energía recargada y entrega al servicio de sus roles, todo para que nosotros pudiéramos vivir sus papeles.

    Premiado con el Oscar a Mejor actor por su excelente interpretación de Truman Capote en la película homónima de 2005, el primer papel que le recuerdo fue uno por el que tocaba despreciarle, ya que el joven universitario George Willis al que encarnaba perfectamente en Esencia de mujer junto a un reparto encarnado por Al Pacino, producía verdadera rabia. No tardó en caer en las garras del director que más y mejor ha sabido aprovechar su calidad: Paul Thomas Anderson. Fugaz pero acertadísimo en Sidney (1996), continuó en Boogie Nights (1997) con un hilarante a la par que ciertamente incómodo papel (era un depravado con problemas mentales que pululaba por rodajes porno), muy distinto de la siguiente colaboración con el realizador californiano en Magnolia (1999), donde interpretaba a un entrañable enfermero. También participó en Punch-Drunk Love (2002) y un cortometraje a modo de spin-off de su papel en la cinta y llegó a todos, y de qué manera, en The Master (2012), junto a Joaquin Phoenix.

    Fuera de las garras de Paul Thomas Anderson y sin renunciar a los papeles que más malo rollo pueden llegar a producir, estuvo excelente en Happiness (1998), como un desequilibrado, fue el servil mayordomo del ricachón de El gran Lebowski (1998), se travistió en la entretenida Nadie es perfecto (1999) compartiendo plantel con Robert De Niro, estuvo genial en La última noche (2002) como un profesor de literatura, nos dejó boquiabiertos en Antes que el diablo sepa que has muerto (2007), se convirtió en un locutor de radio pirata en Radio encubierta, fue lo mejor de Los idus de marzo (2011), y fue alguien incómodo pero indispensable en la mejor película de béisbol que se haya podido hacer hasta la fecha, Moneyball (2011). Incluso se atrevió con la dirección con Jack Goes Boating (2010), conquistándonos tanto con su papel como con su sensibilidad tras las cámaras.

    Hace poco dejé a medias (y no por que no estuviera encantándome) la película de El último concierto (2012), en la que también interviene. Quién me diría que ese título pudiera llegar a ser tan desgraciadamente premonitorio. Mi mejor homenaje como espectador será el de continuarla, así como el resto de cintas suyas que aún no he podido ver, para así seguir disfrutando de uno de los actores más irrepetibles que dará el cine jamás. Porque él siempre será único, un genio tan brillante como los papeles tan endiabladamente distintos y atrevidos que ha llevado a cabo.

     
  • Sandro Fiorito 12:58 el 29/01/2014 Permalink | Responder
    Etiquetas: , Twin Peaks   

    Si hoy estuviéramos en Twin Peaks 

    Cielo gris, aroma a auténtico invierno. La calle se mira desde la ventana como un lugar que nos abruma. Si decidimos pisarla nos sentiremos como unos peleles golpeados por el frío.

    Si hoy estuviéramos en Twin Peaks, atravesaríamos un bosque de imponente despliegue arbóreo, pasando por una extensa carretera que nos lleva hasta la cafetería del pueblo, ese centro de reunión matinal en el que se pide café solo y se degusta el mejor pastel de cerezas del país, hablando de mesa a mesa, o de una punta de la barra hasta la otra, entre los que allí desayunan.

    Como somos unos visitantes, podemos alojarnos en el Great Northern Hotel, uno de esos acogedores pero inmensos hoteles de montaña que huelen a la madera que los visten y cuya banda sonora es el relajante sonido de la chimenea de su hall. Luego, como en todo mundo ideal, una fuerza oscura y surrealista quiere romper el momento de felicidad, pero eso hoy no nos interesa.

    Hoy sólo somos unos visitantes.

     
  • Sandro Fiorito 21:35 el 30/12/2013 Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , Guerra de Afganistán   

    El único superviviente (2013) 

    Título original: Lone Survivor
    País: EEUU
    Primera proyección: EEUU, 12 Nov. 2013 (AFI Film Festival)
    Duración: 121 min.
    Director:
    Peter Berg 

    Guión: Peter Berg (Libro: Marcus Luttrell)
    Música: Steve Jablonsky
    Género: Bélico | Basado en hechos reales
    Reparto:
     Mark WahlbergTaylor KitschBen FosterEmile HirschAlexander LudwigEric BanaJerry FerraraScott ElrodYousuf AzamiAli Suliman

    “[...] Una larga y desangelada escena bélica que, no exenta de algunas secuencias espectaculares, consigue mucho menos de lo que pretende [...] Sería un excelente entretenimiento de sobremesa, pero no una cinta a la altura de la gran pantalla”

    El único superviviente relata el auténtico infierno sufrido por un grupo de soldados de los US Navy SEALs emboscado por talibanes durante una operación militar en Afganistán. Basada en una historia real, la cinta está protagonizada por Mark Wahlberg (La trama, 2013), que a su vez es uno de los productores, y dirigida por Peter Berg, que venía de sumergirse en otro proyecto bélico (aunque con tintado de ciencia ficción), Battleship (2012).

    Comenzada la película, detecto de inmediato que falta ritmo, que se tarda demasiado en presentar a sus personajes y que se dedica un tiempo innecesario a intentar hacerles cercanos al espectador, pues ésta es una tarea que no se consigue hasta muy bien entrado el metraje, más por la desgarradora naturaleza de su historia que por cualquier vano intento de la realización para humanizar a sus personajes. Según avanzan sus fríos e inconsistentes minutos iniciales, llegamos al punto en el que gran parte de la cinta se convierte en una larga y desangelada escena bélica que, no exenta de algunas secuencias espectaculares, siempre me da la sensación de conseguir mucho menos de lo que pretende.

    Probablemente, gran parte de la culpa de esto la tenga su mala ambientación, causante de que nunca llegue a percibirse la sensación real de encontrarse en un peligroso territorio de Afganistán dominado por descerebrados talibanes: se huele el falso cinematográfico, y todo me parece un básico rodaje en una colina en la que han disfrazado de talibanes afganos, para intercambiar disparos con las tropas americanas, a personas que, víctimas de una pésima caracterización (con imagen pulcra y excesivamente maquillada) no parecen ni de los alrededores. Esto confiere al conjunto una imagen de telefilm que me lleva a decir que esta película sería un excelente entretenimiento de sobremesa, pero no una cinta a la altura de la gran pantalla.

    Lo mejor que podemos encontrar en El único superviviente, además de la entrega de unos efectivos Mark Wahlberg (subidito de peso para guardar su personaje similitud física con la persona en quien se basa) y Ben Foster (The Messenger, 2009), rodeados por un elenco que responde, se vislumbra en un convincente último tramo de película, más emotivo, sentido y con la capacidad de mejorar el conjunto general. También, y por supuesto, el sufrimiento que produce ver algunas de sus escenas más cruentas, señal del buen trabajo que se ha realizado al rodarlas y el mejor reflejo de lo que padecieron unos héroes que vivieron en sus carnes toda una tortura humana para deshacer al mundo de unos cuantos tiranos y hacernos así, a todos, pero especialmente a quien los sufre in situ, un poco más libres.

    Distribuida en España por eONE FILMS
    Vista en PASE DE PRENSA el Viernes 20 de Diciembre de 2013 en CINES PALAFOX, Madrid.

    Nota del autor:
    5,0 █████ (Pasable)
    Promedio de notas:
    No realizado. Película en CARTELERA a partir del 01 de Enero de 2014.
    FilmAffinity: — | CINeol: — | IMDb: — | LGEcine: 5,0

     
c
Redacta una entrada nueva
j
Next post/Next comment
k
Previous post/Previous comment
r
Responder
e
Editar
o
Show/Hide comments
t
Go to top
l
Go to login
h
Show/Hide help
shift + esc
Cancelar
%d personas les gusta esto: