Serpico (1973)

Título original: Serpico
Título alternativo: Sérpico
(Argentina / Perú)
País:
EEUU

Primera proyección: EEUU, 05 Dic. 1973
Duración: 130 min.
Director: Sidney Lumet
Guión: Waldo Salt, Norman Wexler (basado en la novela autobiográfica “Serpico” de Peter Maas)
Música: Mikis Theodorakis
Género:
Drama. 
Thriller (drama policiaco)
Reparto: Al Pacino, John Randolph, Jack Kehoe, Tony Roberts, Biff McGuire, Cornelia Sharpe, Barbara Eda-Young, John Medici, Allan Rich, Ed Grover, F. Murray Abraham, M. Emmet Walsh, Ted Beniades, Bianca Hunter

“[…] Lumet desarrolla un relato sobrio y austero, dotado de buen ritmo, que luce una eficacia narrativa […] Apunta, sugiere y esboza situaciones y acontecimientos, sin detenerse en ellos más de lo estrictamente necesario […] Escenas de gran dinamismo […]”

La acción tiene lugar en la ciudad de Nueva York, a partir de febrero de 1971, con un largo “flashback” que recuerda la graduación del protagonista y su incorporación al cuerpo de policía. La película desarrolla un relato policíaco con elementos dramáticos y de crimen. Frank Serpico (Al Pacino), de 35 años, es un policía de Nueva York íntegro e insobornable.

La obra forma parte de la serie de films policíacos que Lumet ambienta en Nueva York en los primeros años 70, como “Supergolpe en Manhattan” (1971), “Tarde de perros” (1975) y otros. La denuncia de la corrupción, en particular la de la policía, es un tema recurrente en la filmografía del realizador, que en esta ocasión trata de manera extensa y prolija. La caracterización del protagonista se establece con precisión y detalle. Lumet había demostrado en obras anteriores su capacidad para el retrato de personajes complejos (“El prestamista“, 1964). Serpico trabaja con celo, aprecia la vida bohemia, lleva pelo largo, barba poblada y un gran bigote, es hijo de un zapatero napolitano, es inconformista, no quiere ser un héroe, viste de modo informal y desaliñado y es sincero, recto y honesto.

El guión aborda el tema del amor libre que rompió moldes y escandalizó a muchos en los años 70. Las relaciones de pareja se establecen y se rompen con rapidez y facilidad, en contraposición a las relaciones estables y codificadas de la pareja convencional. Lumet desarrolla un relato sobrio y austero, dotado de buen ritmo, que luce una notable eficacia narrativa. Apunta, sugiere y esboza situaciones y acontecimientos, sin detenerse en ellos más de lo estrictamente necesario. Se sirve de elipsis, sobreentendidos y de una loable economía de medios. La pareja Lumet/Pacino repite colaboración poco después en “Tarde de perros“. De acuerdo con su afición a las citas cultas, Lumet menciona “El Quijote“.

La música es de Mikis Theodorakis, autor de la banda sonora de Fedra (1961) y “Zorba el griego” (1964). La partitura consta de 10 cortes, con un grato tema principal, “Theme from Serpico“, triste y melancólico. Son destacables los cortes “Alone in the apartament“, “Flashback” y “End Title“, que incluye un sobrecogedor solo de violín. La fotografía, de Arthur J. Ornitz (“Réquiem por un campeón” 1962, “El justiciero de la ciudad” 1974), hace uso de un cromatismo de colores contenidos, brinda escenas de gran dinamismo (persecuciones a pie y en coche), adopta un tono documentalista y resalta el humor visual que acompaña al pintoresquismo del protagonista. Buena interpretación de Al Pacino (“El padrino” 1972, “El precio del poder” 1983) y buen montaje de Lumet (“12 hombres sin piedad” 1957).

Nota del autor:
7,0 ███████ (Buena)
Promedio de notas:
7,
5 ███████ (Buena)
Filmaffinity: 7,7 | CINEol:  6,9 | IMDB: 7,8 | LGEcine: 8,0

COMENTARIOS DEL EQUIPO LGE

D. Karasu
Nos encontramos con una de la actuaciones más memorables de este pequeño gran actor. Pacino se mete dentro de la piel de Frank Serpico (medio hippie, medio Quijote) que realmente existió y puso en jaque consagradas instituciones, mostrando algo que escandalizó a la sociedad en la época que transcurrieron los hechos: la brutalidad y corrupción dentro del cuerpo de policía. Con una maravillosa banda sonora y desarrollo, en contra decir que no ha envejecido muy bien la cinta, pero que su trasfondo es trasladable a hoy en día. Serpico, demuestra que el honor de un policía vale más una placa al mérito policial y descansa sobre los principios en los que hizo su juramento. Película imprescindible para todo aquel amante del género policíaco. 9.

Sandro Fiorito
Acostumbrados a un mundo egoísta y carente de valores en el que es mejor hacer la vista gorda por esto o aquello, sólo por la comodidad de que no nos salpiquen los problemas, ver a gente como Frank Serpico (interpretado aquí por un magistral Al Pacino que encarna al héroe que vivió esta historia en sus propias carnes) te devuelve la confianza en la especie humana. Aunque sólo sea en parte. Serpico, o ese tipo de persona que no se queda inmóvil ante los acontecimientos. Ese héroe que decide pasar a la acción y denunciar todo aquello que huele a podrido, aún convirtiendo su vida en un auténtico calvario. Para él —un policía de vocación—, la LEY es un instrumento sagrado al servicio del ciudadano, nadie puede aprovecharse de su poder buscando aumentar su beneficio personal. Son las personas como Frank Serpico las que consiguen, con su valentía, decisión y humildad, hacer que podamos vivir en un mundo mejor. Desgraciadamente ese modelo no abunda, pero las pocas veces que alguien así hace ruido se convierte en un punto de inflexión. Sidney Lumet ofrece aquí una cinta bien escrita, filmada e interpretada, acompañada por los hermosos compases de Mikis Theodokaris y envuelta de una melancólica atmósfera, consiguiendo en su conjunto una película trascendente cuyo mensaje sigue estando de actualidad. Si quien debe velar por nuestros intereses, ya sea policía o político, está corrompido ¿qué esperanza nos queda en el sistema? ¿en manos de quién estamos? ¿somos simples marionetas del poder?. Una de las frases pronunciadas por Frank Serpico deja en evidencia a esos altos cargos que se limitan a buscar un cabeza de turco para poner fin a una trama de corrupción: “La corrupción no puede existir a menos que se tolere en las altas esferas”. 8.

POSTAL

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s