Título original: La ragazza del lago
País: Italia
Primera proyección:
 Italia, 02 Sep. 2007 (Festival de Venecia)
Duración: 
95 min.
Director: 
Andrea Molaioli

Guión: Sandro Petraglia, Ludovica Rampoldi (Novela: Karin Fossum)

Casi cuatro años después de su estreno en el Festival de Venecia llega a las carteleras españolas la primera película realizada por el director italiano Andrea Molaioli (“Il gioiellino”, 2011), un estupendo trabajo de intriga policial y frustraciones internas que espero le sirva de base para poder iniciar el camino de una extensa filmografía. La historia, basada en la novela de Karin Fossum y adaptada por Sandro Petraglia (“Cuando naces… ya no puedes esconderte”, 2005) y Ludovica Rampoldi, se combina con una buena dirección que apuesta por un ritmo narrativo pausado, de voces casi susurrantes y acciones sin apenas sobresaltos, sabiendo fascinar y crear sorpresa desde su plácido tempo. Este hecho se complementa con la fotografía de Ramiro Civita (“Princesas”, 2005), que, desenvolviéndose con muy buena técnica sobre la maravilla de los paisajes ubicados en los alrededores de la ciudad de Udine (Laghi di Fusine, Moggio Udinese, Pontebba, Preone…), no cae en el error de embelesarse con ellos, sabiendo transmitir la paz de su naturaleza y la increíble belleza del lugar sin abusar de este recurso, pues la fuerza del argumento de esta cinta, por sí sola, no necesita en demasía de muchos artificios estéticos.

La trama se sitúa en una pequeña y hermosa localidad rural de los alpes orientales italianos, en la que se investiga el crimen de una joven adolescente encontrada en la orilla del imponente lago del pueblo. El comisario Sanzio (Toni Servillo) dirige las pesquisas en compañía del inspector Lorenzo Siboldi (Fausto Maria Sciarappa) y de Alfredo (Nello Mascia). Los sospechosos van sucediéndose durante el transcurso de esta película, llena de detalles que la hacen novedosa y con el nivel suficiente como para considerarla un aporte distinto y original al género de la intriga contemporánea. Todo en ella huele a una extraña fábula, no sólo por el desarrollo del caso de homicidio, sino por las inquietudes que atormentan a sus protagonistas. Como ya le sucedió a Toni Servillo bajo las órdenes de Paolo Sorrentino en “Las consecuencias del amor” (2004), su personaje, del que poco se sabe en todo momento, destila misterio por todas partes, siendo además de un esmerado y huraño policía que sólo pretende resolver el rompecabezas al que se enfrenta, un hombre de apariencia gris y mirada triste, profundamente preocupado por su hija y su mujer.

no mires atras 1

El recién mencionado Servillo es, dentro de su categoría como máximo protagonista de esta grata historia, el actor más destacado de la misma. Sin duda es uno de los intérpretes más interesantes y sólidos del cine italiano de hoy, dando siempre espléndidos espectáculos con sus actuaciones. Todo lo hace bien: lo mismo puede gobernar Italia en “Il Divo” (2008), que estar inmerso en negocios relacionados con la Mafia en “Gomorra” (2008) o ser un experimentado y aplicado comisario de policía, como la cinta que aquí se recomienda. Resulta muy de agradecer que se haya escogido al magnífico Teho Teardo (“El amigo de la familia”, 2006) para realizar la banda sonora del film. Sus compases transportan a los protagonistas bajo la niebla que cubre el Laghi di Fusine a través de toda una serie de partituras que logran dibujar misterio, drama e ironía dentro de una indiscutible calidad y belleza, gracias a un fantástico trabajo del original y característico compositor italiano.

no mires atras 2

Molaioli ofrece, en su conjunto, un destacado largometraje de enigmáticas sensaciones, fresco, tranquilo y de envolvente atmósfera, sostenido además de por unas buenas interpretaciones y todo lo referente a su técnica, por una gran historia, bien contada, dirigida e ingeniosamente montada, pues no resulta sencillo saber crear una trama policial de estas circunstancias sin caer en lo previsible o lo reprochable, y además saber combinarla haciendo que encaje perfectamente con otras sub-tramas que poco o nada tienen que ver con lo que se investiga. Deja al cine italiano en muy buena posición. Su ajustada duración te deja con ganas de más.

Nota: ¿Por qué cambiaron en España el inmejorable título de “La ragazza del lago”? No sólo ha tenido que esperar una eternidad para poder llegar hasta nuestras salas, sino que cuando lo consigue, le estropean el nombre cambiándolo por otro que lo único que conseguirá es reducir el interés del público.

Nota del autor:
7,0 ███████ (Buena)

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.