Everything Everywhere All at Once (Dan Kwan, Daniel Scheinert, 2022) -139 min-
Todo en todas partes al mismo tiempo (Título en hispanoamérica)

Una inmigrante china en Estados Unidos vera como su vida se tambalea al ver como hacienda pretende quedarse con su negocio, su hija le desprecia y su matrimonio va cuesta abajo. Para mejorar ligeramente la situación descubrirá la existencia de múltiples dimensiones divergentes que afrontan una crisis multiversal.

Película con una premisa muy atractiva, a la par que engañosa. Lo cual no hace que sea peor. Te atrae con unas premisas: artes marciales, multiversos, locura, pero te ofrece más que eso. Y es ese más es lo que la hace realmente interesante.

Empezaremos hablando de la envoltura del caramelo.

En las artes marciales, tenemos a Michelle Yeoh, compromiso de calidad. Podemos dar por seguro que en la película se van a ver buenas escenas de lucha. No diremos hostias como panes, pero si buenas coreografías, elegancia y muy buena sincronización. Afortunadamente junto a ella tenemos a buenos luchadores (especialistas como Andy Le y Bryan Le, que han aparecido en The Paper tigers (2020), Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos (2021), Into the Badlands (2015-2019) entre otras) que permiten tomar planos limpios y separar bien la cámara, para que podamos apreciarlo mejor. Todo con un toque a peleas de kung fu clásico. Mezclado con el absurdo de la película, hay escenas que serán recordadas con risas durante muchos años. Os lo aseguro. Porque, siendo la película consciente de sí misma, va hasta el extremo.

NOSTALGIA: En esta época donde parece que parece hacer una película que funcione tienes que hacer un remake o recuperar a viejas glorias esta película no va a ser menos. Recuperamos a dos actores que estaban completamente desaparecidos. James Hong, lo recordareis como Lo Pan en Golpe en la pequeña China (1986) y mayormente desde hace mucho solo hace papeles de voz y Ke Hui Quan que muchos diréis que es Data de Los Goonies (1985), pero siempre será recordado como Tapón en Indiana Jones y el templo maldito (1984). Llevaba más de 20 años sin hacer nada en absoluto. Como último film relevante estuvo haciendo de asistente de coordinación de artes marciales en El Único (2001), estableciendo una conexión que mencionaremos más adelante.

Lejos de ser un simple relleno son parte principal e importante de la historia. Su actuación (especialmente la de Ke, como contrapunto de Michelle) es soberbia. Me hace pensar cómo es posible que no hayan aparecido en más películas.

De hecho, la película utiliza su elemento de parodia para hacer referencia a más películas clásicas, tanto de acción como de artes marciales, para disfrute del espectador.

MULTIVERSOS: Ahora que muchos habéis sufrido la estafa de Doctor Strange en el multiverso de la locura (2022) donde os prometieron multiversos, os prometieron locura, y bueno, reconoced que esperabais más que eso. Ojo, que es muy disfrutable, pero aún así podría haberse explotado más. Aquí podéis ver una película de multiversos de verdad. De realidades divergentes basadas en el concepto del “Y si”. Con esa premisa tenemos miles, millones de realidades donde cada elección, cada acto fortuito ha dado lugar a múltiples posibilidades de evolución. Desde lo más lógico a lo más bizarro (y cuando decimos bizarro es con todas sus letras). Amo especialmente la realidad/universo donde la vida simplemente no tuvo lugar. Un momento exquisito.

Todas las realidades están sutilmente conectadas y para mejorarlo, existe la posibilidad de conectar unas realidades con otras, extrayendo poder en forma de conocimiento y habilidades como si de una red Matrix se tratara, para poder sobrevivir al caos que se avecina.

Como siempre, en una película con este tema. Hay gente consciente de ello, pretendiendo mantener el status quo, de formas ridículas y alguien dispuesto a enviarlo todo al carajo (como en El Único (2001) vamos, pero con otras motivaciones). Lo mejor es que para entrar en contacto con esas realidades se debe realizar actos de gran improbabilidad, para aprovechar ese caos. Lo cual me recuerda a Guía del autoestopista galáctico (2005) y su motor de improbabilidad.

A nivel interpretativo es un muy buen recurso para ir mostrando una gala de cambio de registros en todos los actores, que estos saben aprovechar con tino.

EL ABSURDO: Porque aprovechando las múltiples oportunidades, el dúo de directores Daniel Scheinert y Dan Kwan, Swiss Army Man (2016), deciden aprovecharlo para romper todo límite, no es una comedia al uso, con chistes fáciles, es una historia que lleva el humor a situaciones imposibles, parodias sangrantes e incluso a veces juegos infantiles con el lenguaje. Y como dentro de un “Y si?” todo es posible, no se cortan un pelo. El hecho de que para conectar con otras realidades tengas que hacer actos improbables, es una pura genialidad. Lleva a momentos delirantes durante la película (como las peleas masivas) y realmente te lleva a un estado donde no sabes por donde te van a venir. Aunque la película se alargue y tenga a veces un ritmo lento, estos momentos bien lo valen.

Finalizadas las múltiples capas de envoltorio de la película. Múltiples capas amorosamente puestas.

¿De qué va esta comedia?

De ahí la premisa engañosa. En realidad, tenemos un drama encubierto. Muy bien realizado, de bastante buen gusto. Solo hay que prestar atención a través del nivel de absurdidad de la película. La película nos está contando acerca de la falta de conexión y entendimiento. Una persona que está en un país que no comprende y no la comprende. Que la aplasta literalmente. Una esposa que ve como su marido se ha distanciado tras ver como la realidad y la monotonía ha llenado de gris su vida. Una madre que ve como su hija la desprecia por no comprenderla. Una hija que siente que no es escuchada y que ha ido contra toda tradición familiar y cultural que la oprimían (especialmente por su orientación sexual). Toda la película trata sobre la tristeza que provocan los límites que el destino trae a nuestras vidas. De cómo al aceptarlos, vamos poniendo piedras en nuestros bolsillos que cada día nos anclan más a la tierra y nos impiden alzar el vuelo. Haciéndonos pensar cada día en el “…¿Y si?” que nos habría llevado a una realidad distinta. Donde no hay nadie malvado realmente, solo gente llevada por sus circunstancias.

Y por encima de este núcleo tenemos uno de los mensajes más bonitos que se ha visto en películas recientemente. Se amable. Nunca sabes que es lo que ha llevado a la otra persona a esa situación. Interesantes lecciones morales en una película de la que no se esperaban.

Hablemos finalmente de las protagonistas, Michelle Yeoh es una joya. Todo lo que toca lo transforma en oro. Su actuación, su papel, todo es brillante. El cómo puede transmitir todo el drama de su personaje es muy grande. Solo lamento que al ser esta película una comedia jamás se les acercará premio alguno. De hecho, al aprovechar el tema del multiverso le están regalando la posibilidad de actuar con todos los papeles y registros que ella quiera. Y aprovecha bien el regalo. Si, cierto, soy totalmente parcial, soy fan suyo. Vivid con ello.

Por otro lado, tenemos a Jamie Lee Curtis, con un papel más pequeño, pero toda una perla. Pudiendo combinar en un papel un personaje completamente «hostiable» por lo despreciable, una trama amorosa muy tierna y una escena de lucha libre superdivertida. Consigue emocionarte con un papel pequeño y al mismo tiempo ser perturbadora, sexualmente hablando.

El trabajo de cámara es simplemente maravilloso, todo el montaje y planos son grandiosos. Las escenas en que se mezclan las realidades son muy buenas y se nota que es cuando el director decidió gustarse a sí mismo mezclando planos, técnicas y todo lo que le venía a la cabeza. Desde ahora mi referente multiversal y cómo tratarlo será esta película. Un ejercicio de buen gusto.

Solo le achaco, a nivel de ritmo, que no es atrayente. Es su fallo a mi gusto. La introducción se me antoja lenta y la parte final esta alargada, pareciéndome una película coreana, con esos eternizados finales. Se reserva toda la caña y entretenimiento en el nudo de la historia, con lo que a medida que se acerca el final se nota el freno.

En resumen, una película muy disfrutable. Personalmente os recomiendo que la veáis en versión original, ya que una parte de la película es los chistes y los juegos que hacen con el lenguaje (mezclando a veces el chino con el ingles) que no se podrán traducir bien seguramente.

La escena: Dos escenas de hecho.

  • La pelea con los trofeos (por lo inmensamente bizarro y divertido).
  • La conversación en el cañón, nunca dos piedras han sido tan expresivas. Siendo el momento más maravilloso a nivel escenario y profundidad.

La frase: «Solo sé una roca».

Distribuida en España por YOUPLANET PICTURES

Nota del autor:
8,0
████████ (Muy Buena)

La película está en CARTELERA desde el 3 de junio de 2022

TRAILER:

.

Written by Oscar Hidalgo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *