Tides (Tim Fehlbaum, 2021) – 104 min. –
The Colony (Título internacional)

Sinopsis: En el futuro, el mundo se va al carajo – como siempre – y la elite decide largarse del planeta a una base en Kepler. Años después decidirán volver para repoblar el planeta, enviando una misión de reconocimiento. Solo para descubrir que hay supervivientes y que tal vez no están de acuerdo en ser colonizados.

Película muy sencilla postapocalíptica, con toques de ciencia ficción, que no aporta nada al genero.

Estamos en el segundo film del director Tim Fehlbaum, que aunque tiene bien cogido el estilo, ha de despegar en mejores proyectos.

La actriz protagonista Nora Arnezeder (solo la he visto en el remake de Maniac (2012)), debe seguir aprendiendo a actuar todavía. O eso o apostaron con ella si era capaz de mantener la misma expresión todo el largometraje. Da igual que se haya muerto su compañero, que reencuentre a su padre o se este liando a tiros. Impasible como el mármol, a lo sumo una lagrimita. Por suerte, un impecable Iain Glen anda haciendo de antagonista (por ponerlo fácil, Jorah Mormont en la serie Juego de tronos).

Empieza siendo una mezcla de América 3000 (1986) y Operación Ganimedes (1977). Con una vuelta a la Tierra bien accidentada, solo para encontrar que «Tourists go home!».

A nivel estético sigue la imagen de los filmes actuales postapocalípticas. Como no se pueden hacer grandes dispendios invertimos en maquinas de humo y en fango, para que no se vea mucho y quede aparente. El mayor toque de ciencia ficción que veremos será el trasfondo, ya que en la película todo será un postapocalipsis pero de los que no molan un carajo.

A nivel historia, algo muy sencillo, pero que hace aguas al analizarlo con un mínimo de esfuerzo. Gente seleccionada especialmente para la misión más importante de la humanidad y que no se les ha hecho el mínimo examen psicológico, convencidos que con el adoctrinamiento del todo a cien que tienen no les salga nadie rana. Con la suficiente espesor mental para ir cogiendo las muestras biológicas en un planeta asolado por la radiación con la mano, para regocijo de los animalitos, super dispuestos a dejarse. O eso o tienen un impulso suicida – y viendo la película creo más en lo segundo, ya que se les ve un poquito lerdos -. Con un giro de guion a mitad de la película que nos trae recuerdos de épocas más alemanas y eugenésicas (llegando en algún momento a utilizar fotos que recuerdan a las juventudes SS)

Lo dicho, algo sencillito, pero que entretiene.

El único aspecto que me causó repulsión es el hecho de pensar y reflexionar en la película. Elite escapa de la tierra. E-LI-TE. Es decir, los ricachones abandonan el barco como ratas. Echando la culpa al resto (cosa que se hace en la película, hablando de la masa), como debe ser. Que decide volver años después a repoblarnos y enseñarnos su superioridad moral (también mencionado) ya que ellos vienen a enseñarnos lo que es mejor, ya que les iba super bien donde estaban, no están volviendo a huir como ratas, no. Hablando siempre acerca de que todo lo hacen por la mayoría. Palabra que se descompone en sus labios tal y como la dicen: «¿Su mayoría?» Porque ya adelanto que no estamos en ella. Y sirve para justificar cualquier aberración. El punto de conseguir que se odie a todos los protagonistas lo tienen muy trabajado, si señor. Creo que nunca he odiado tan rápido y con razón a toda una troupe de personajes. Un logro. Desde los keplerianos originales a los conversos. Y eso que un punto de razón tiene, hay que reconocérselo. Pero ya sabemos de que esta lleno el camino del infierno.

Habría estado bien que hubiera algún flashback mostrando lo que ocurrió con la primera misión.

 

La escena: El paseo inicial, buscando muestras de vida. (Agarrándolas directamente con la mano, por suerte no cayeron en Australia).

La frase: «¡Por la mayoría!».

Vista con PASE DE PRENSA en el Festival Internacional de Sitges 2021

Nota del autor:

5,0 █████ (Mejorable) 


TRÁILER V.O.:

 

Written by Oscar Hidalgo