Zárójelentés (István Szabó, 2020) -118 min-
Final Report (Título internacional)

Un cardiólogo húngaro ve como el hospital al que ha dedicado su vida es cerrado víctima del capitalismo imperante. Enviándole sin miramientos a la jubilación. Viéndose de repente con tiempo libre, decide visitar a su madre a su pueblecito natal. Donde decidirá quedarse como médico generalista volviéndose una pieza clave del mismo. Por desgracia, introducir un elemento nuevo en conjunto cerrado generará una corriente de situaciones que nadie esperaba.

Interesante drama de manufactura húngara, del director István Szabó (desconocido para mí al menos) que ganó el primer Oscar a la mejor película extranjera para Hungría de su historia con Mephisto (1981). También conocido por películas como Hanussen (1988), Cita con venus (1991) y más recientemente, Conociendo a Julia (2004).

Una película que da mucho para pensar, no forzándolo, pero que produce la sensación, constantemente de querer el metraje para comentar y analizar que ha pasado. Todo con un gran toque emocional.

 

Como primer elemento tendremos una crítica al capitalismo, desprovisto de humanidad que prefiere cerrar un hospital por no dar beneficios y enviar a grandes profesionales a la calle sin tener en cuenta las necesidades de la gente. La cual es tratada simplemente como números.

Esto dará paso a un alegato de la importancia a la experiencia de la vejez y a no despreciarla. Siendo tal vez la parte principal. Nuestro protagonista (interpretado por el consagrado actor Klaus Maria Brandauer) chocará, una vez decidido a dar un cambio de rumbo en su vida, y establecerse como médico en el pueblo, donde todos sus antepasados habían sido el médico de cabecera, con la realidad de que mucha gente simplemente no le hará caso por ser demasiado mayor o por pisar el terreno de terceros con sus conocimientos. De cómo la gente no puede aceptar una crítica o una sugerencia por simplemente querer defender su parcela de poder.

Que, aún en la madurez se puede cambiar, aprender cosas nuevas o simplemente dejarse llevar por las pasiones.

Nuestro tercer ingrediente será a la sociedad, encarnada en el mismo pueblo donde nuestro medico residirá y a pequeña escala en la madre del protagonista. Donde casi todo el mundo es bueno por defecto. Pero ante la suciedad y maldad de algunos o no harán nada, otros se dejarán llevar por el miedo y los más lamentables, preferirán auto engañarse justificando sus actos miserables. Llevándonos a la frase conocida de “los malvados reinarán ante la inacción de los hombres buenos”, algo que se ilustrará constantemente.

Con pequeñas historias tristes y miserables que serían fácilmente resolubles si la gente hiciera algo en lugar de preferir no hacer nada.

Una situación, que, analizando la película, es algo que el director nos pone constantemente enfrente. Si alguna lección se debiera aprender de la historia ha de ser esta. Que el egoísmo de la gente que nos rodea no debe contaminarnos, ni su miedo ni ignorancia, ya que arruinarán la belleza de la vida.

Que no se debe esperar a que el destino ponga a la gente en su lugar, pues será tarde y el daño estará hecho.

De hecho, un detalle chocante, durante la película nunca se hablan de los sentimientos, no se mencionan en absoluto. Llegan hasta el punto de tener diálogos con frases que les hacen parecer robots, como si salieran de las tiras cómicas de “El hombre que no se hace dramas”. Nunca se endulza nada, jamás se suaviza el golpe. Si algo se tiene que decir, se dice directamente, los sentimientos no existen. Es chocante con nuestra tradición cultural a la hora de expresarnos. Pero en cambio viendo sus actuaciones ves la gran carga emocional contenida, mostrada a través de los ojos o un simple movimiento de manos. Donde los silencios dicen mucho más que las palabras.

Para esto se necesitan unos grandes actores, y en esta película están realmente a la altura. Siendo los principales, gente que ya ha colaborado anteriormente con el director (lo cual nos habla de un director que sabe las virtudes de hablar con conocidos). Por ejemplo, en Mephisto o Cita con venus.

No olvidemos mencionar el elemento base de la película: La música, en este caso la opera. Elemento que nos acompañara de forma constante durante el metraje. Siendo la obsesión de nuestro protagonista, la vida para otros personajes y el elemento comunicativo durante la película. Generando escenas preciosas durante la misma, como el momento del coro en el rio. Un elemento más para el cuadro que se conforma. Aunque más para dar color y detalles que como generador de la historia.

Como detalle final mencionar la elegancia de la misma película, cuando al tratar temas verdaderamente macabros puede encontrar una salida limpia y casi poética (como por ejemplo el paseo en la estación de tren). La película quiere que la sigas mirando, así que nunca hará nada para que apartes los ojos. Que para lo larga que es la película, ciertamente es toda una proeza.

La frase de la película: “Desgraciadamente los malos no morís pronto”. (que gran frase en boca de un médico).

La escena de la película: El momento en que el doctor y el cura están en un balancín. Que gran metáfora de la vida, la amistad, y como tomarse la situación en una escena mínima sin dialogo. Muy buen momento.

Distribuida en España por A CONTRACORRIENTE FILMS

Nota del autor:
7,0
███████ (Buena)

La película está en CARTELERA desde el 13 de agosto de 2021

TRAILER:

.

Written by Oscar Hidalgo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.