The owners (Julius Berg, 2020) – 92 min. –

Sinopsis: Un grupo de paletos ingleses deciden que no hay nada mejor para salir de la pobreza que asaltar la casa del médico local. Con la promesa de hallar una caja fuerte que les saque de su estado de estupidez y pobreza. O una de las dos. O al menos salir o no salir pero no acabar muy herido. O bueno, ya si eso, caer con dignidad.

Típica película de “home invasion” con el giro, no tan original, de tener unos habitantes verdaderamente aterradores. Bueno, más que aterradores… entrañables y carismáticos, poniéndote rápido de su lado. ¿Qué en el lado de los paletos esta “Arya Stark” (Maisie Williams)? me da igual, así caerán más dignamente.

Analicemos la situación. No sienten el dolor, ya son ancianos y les duele todo o van polimedicados. Sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial, a Vietnam, a Las Malvinas, seguramente a Namek inclusive, la era Thatcher y a las rebajas de verano. Como son mayores pueden jugar la carta de “soy anciano, no me entero, ¿me lo puedes repetir?”. Dan penita y lastima hasta que recuerdan que en Verdún se usaron armas químicas.

Tenemos dos partes diferenciadas, la presentación con los paletos (recomiendo mucho escucharles en versión original) dando verdadera grima haciendo lo suyo intentando entrar y demostrando cuan miserables son para dar paso a una segunda, en la que los habitantes deciden darles una ligera reprimenda por su comportamiento antisocial alejado de lo que un buen caballero inglés haría.

A partir de aquí tenemos la diversión. Aunque sinceramente admito que me encanta la parte en que los ancianitos deciden destruir su moral hablando y haciendo que no tengan claro quién esta al mando en esa situación.

Recordemos las lecciones de Sun Tzu(*). En una batalla debes ser el anfitrión, no el invitado -punto para la tercera edad- . Debes conocerte a ti mismo. Los ancianitos adorables han tenido mucho más tiempo para conocerse a si mismos que un grupo de paletos alcohólicos. Debes conocer el terreno mejor que tu adversario – punto, set y partido- . Estudiar a los clásicos tiene sus utilidades, sobre todo si vas a la guerra.

(*) General, estratega y filósofo chino muy conocido por escribir El arte de la guerra

Y de esto va la película. Un par de comandos, enjutos y determinados va a limpiar su casa de la plaga de la juventud. Eso si no se eliminan a si mismos haciendo el subnormal.Si hay que estar de un lado, hay que tener claro de cual estar. Claramente del de la comedia. Y os puedo asegurar que en esta película os vais a reír un buen rato. A veces a carcajadas, otras con la risa floja por lo que vais a ver.

Cierto es que hay que hacer una gran concesión para mantener la credibilidad de la película. Pero si nos hemos creído que la Segunda Guerra Mundial la ganaron los estadounidenses esto será infinitamente más fácil.

Muy buen ritmo, mucho entretenimiento. Eliminaría la revelación antes del final, ya que soy bastante contrario a los giritos finales, pero tampoco es que sea algo que desmerezca la perla que tenemos entre manos.

Y el final… a la altura de esta película. Entrañable.

La escena: La pelea por las máscaras de gas.

La frase: “Eres mi tesoro”.

Vista con PASE DE PRENSA en el Festival Internacional de Sitges 2020

Nota del autor:

8,0 ███████ (Muy Buena)

TRÁILER V.O.

Written by Oscar Hidalgo