幻土 (A Land Imagined) (Yeo Siew Hua, 2018) – 95 min. –
Una tierra imaginada (Título hispanoamérica)

El caso de una desaparición onírica

En A land imagined la historia comienza con una búsqueda, dos policías van tras el rastro del trabajador Wang (Xiaoyi Liu), el cual lleva unas semanas ausente de su puesto de trabajo, una enorme obra donde toneladas de arena intentan comerle terreno al mar. Lo que en un principio iba a ser pan comido, se va trasformando en un viaje vertiginoso a un submundo de trabajadores explotados, un cibercafé regentado por ninfas que cobran por servicio, una tierra de almas abandonadas por la sociedad y una pista que se basa en el sueño que tuvo uno de los policías (Lok, protagonizado por Peter Yu). Un sueño que se convertirá en una prueba en la que descubrirás que debes desconfiar de todo aquello que la realidad te oculta. 

Quizás podéis pensar, que tal como lo he expuesto es una sinopsis algo enrevesada, pero simplemente es solo un aviso de navegante; porque en este film ni todo es lo que parece, ni lo que parece puede llevarnos a un sitio en concreto. 

La realidad es el trance de un sueño envuelto sobre sí mismo

Con esta premisa, es posible caer en la tentación de pensar que todo lo que veremos en la gran pantalla es un sueño, pero lo cierto es que este camino fácil no nos llegaría a ninguna parte. Porque en A land imagined lo que importa es el viaje en sí y no su término, la búsqueda de los dos personajes protagonistas: uno buscando un modo de escapar de un lúgubre futuro y el otro queriendo saber si Wang es un desconocido o alguien que ve frente al espejo. Dos yonquis de la vigilia que convierten sus sofocantes noches en el momento ideal para explorar este nuevo reino de Hades. A través de una conexión imperceptible que hará de ellos simples peones en una invisible partida de ajedrez.

En aquel inframundo las mujeres casi no existen, los trabajadores se masifican como el ganado, sus nóminas son pagarés para recuperar sus pasaportes, las castas existen y los hindúes son la mano de obra más barata. Un desierto donde un cibercafe es un oasis; y el porno, el counter-strike (*), el sexo furtivo y las relaciones virtuales son manjares donde evadirse del calor nocturno y de una cama llena de chinches.

Allí es donde nuestros protagonistas encontrarán a una enigmática mujer (Luna Kwok), una ninfa del ciberpunk que les harán evadirse de su monotonía y les invitará a un paseo por el lado salvaje de la vida. Donde unas canciones hipnotizantes llevadas a cabo por un gentío de danzantes hindúes será su rito iniciático.

Un viaje contemplativo con una maravillosa fotografía, en el que los paisajes e imágenes rezuman simbolismo, pero cuyo ritmo es tan pausado que pondrá a juego al cinéfilo más sosegado. Una trama que irá desarrollándose hasta un punto casi invisible donde te darás cuenta que el tiempo no es una flecha unidireccional sino un fluido muy espeso, en una historia que tiene el sabor del buen cine negro, pero que debido a su “dilación contemplativa” toma otra dimensión.

(*) Counter-Strike: es uno de los videojuegos pioneros de disparos multijugador en primera persona, en que una facción terroristas lucha a tiro limpio contra un grupo antiterrorista para perpetrar un acto terrorista (poner una bomba y hacerla estallar en un lugar específico), en un limitado de mapeados en 3D en el que la gente se sabía de memoria todos sus recovecos como la tabla de multiplicar. -Que sí, que lo mismo es una herejía explicar todo esto – .

Escribiendo poemas a David Lynch

Lo admito, A Land Imagined no es una película fácil de ver, su tempo y su enmarañado juego de espejos en la que se convierte su trama puede llegar a hacer que su visionado sea todo un reto. Pero quitando este angosto obstáculo, nos encontramos ante un interesante film que hará las delicias a cualquier amante de la filmografía de David Lynch. Donde tanto los sueños como sus criaturas tienen tanto peso como la fuerza de gravedad en nuestro mundo.

La cinta es un extraño viaje en donde algunas secuencias harán que el espectador siente cierta incomodidad al no distinguir qué se quiere mostrar o qué queda velado a nuestros ojos. Donde la verdad y la mentira danzan en un baile vertiginoso, y el insomnio produce otro estado de la materia – de igual manera que ocurría con el film Insomnia (Christopher Nolan,2002) -. Un film donde ahonda en la marginación de igual manera que lo hizo en su día Cyclo (Trần Anh Hùng, 1995). Y una mirada clandestina a las vidas de dos hombres que conforman una cinta de Möbius: indivisibles, inseparables, indistinguibles.

La solidez del film se encuentra en su fotografía y en el elenco actoral, en el que también destacan los actores de reparto (el trabajo de Luna Kwok y el ambiguo amigo hindú del desaparecido, encarnado por Ishtiaque Zico). En definitiva es un atípico pero curioso neo-noir donde el desenlace no deja de ser el comienzo de otro sueño.

Lo mejor: La idea principal de la trama es interesante. Si eres amante del cine de Lynch te encantará.
Lo peor: El ritmo es tan pausado hará que puedas llegarla a odiar.

Distribuida en España por SURTSEY FILMS
Vista en pase de prensa vía ONLINE en Andalucía.

 

Nota del autor:

6,5 ██████ (Correcta)

Película en CARTELERA a partir del  04 de septiembre de 2020

COMENTARIOS DEL EQUIPO LGE

Francisco Xavier Cela

El protagonista investiga la desaparición de trabajadores en un puerto. Luego como es incapaz de dormir acude a un cyber café donde habla con una persona desconocida que le transmite información sobre la trama y juega al counter strike […] Es una película lenta que cuida la imagen y los detalles. Muestra explícitamente escenas incómodas: asiático corriendo desnudo en cinta de correr, la dueña del cyber masturbando a otro usuario, etc…). Disculpadme que no le ponga nota… pero no puedo… ¡vaya cosa más rara de película!.

 

TRÁILER

Written by Diego Karasu

Cofundador y Director Adjunto

Comments