“…yo siento que hecho un largometraje, no siento que he hecho una parte de un largometraje…”

rp_nacho-ruipc3a9rez_portada.png

Fotografía © Nacho Ruipérez

Iris Martínez entrevista a Nacho Ruipérez, director de Blue Lips, que se estrena el 7 de Noviembre en cines. Una amena charla sobre los tejemanejes de un realizador inquieto de cortometrajes en su primer largometraje como codirector.

Barcelona, Cines Girona
¿Las historias y su mensaje, que los guionistas explican muy bien en la página de la película, ¿han sido completamente la creación de Amaya Murunzabal y Daniel Mediavilla o también habéis participado los directores?

La primera semilla la ponen las productoras que son Maitena y Candela de Cronopia Films, en la que cuentan un poco a los guionistas, a Amaya y a Daniel, la historia que quieren crear. Es decir, una historia de personajes, coral que ocurre en Sanfermines que era una cosa como muy clara, que tenía que ser así y a partir de ahí ellos diseñan los personajes y empiezan a inventar todas las situaciones, de como se van a relacionar esas historias, que le ocurre a cada uno, cual es el pasado de cada uno, el drama que arrastran, su particular historia.A partir de ahí entramos nosotros y empezamos a sugerir, claro los directores también hemos metido mano donde hemos podido, donde nos han dejado…

¿Fue muy difícil obtener permiso para rodar allí en medio?

Esa es la parte buena, a la autoridades en teoría les interesa que se haga una película donde estén en valor sus tradiciones o su cultura. En principio no tuvimos problema de conseguir permisos, si que tuvimos problemas, muchos, con rodar dentro de tanta gente, pero bueno, problemas divertidos, es decir, sabíamos que íbamos a eso; un rodaje de guerrilla, que íbamos a encontrar situaciones más difíciles, otras más divertidas y así fue, claro. Había de todo, cada día no sabíamos lo que iba a pasar. Pero teníamos el guión a nuestro favor, claro, mientras tengas un guión, el barco…

¿Como habéis desarrollado la comunicación y la colaboración entre todos para que quede luego un final cohesionado y con un sentido claro?

Teniendo el guión todos sabíamos ya. Se trabajó mucho en la pre producción, invertimos muchas horas de banda ancha, de Skype, que la verdad es que vino muy bien porque llegamos al rodaje con las cosas muy claras entre todos. Eso por un lado y por otro, que el jefe de equipo fuera la misma persona era era lo que le iba a dar unidad a la película, por ejemplo el director de fotografía era clave que fuera la misma persona porque sino efectivamente parecería una historia de historias y no era la idea, era que pareciera la misma película. Para nosotros es un juego; para el espectador ha de ser una película lo más convencional posible, lo cual no quiere decir que no sea original, porque lo es pero no queríamos tampoco rechazar al espectador, que no estuviera metido desde el principio.

¿Cómo fue la coodirección con Daniela de Carlo en las escenas que comparten Sagrario y Oliver?

Pues nada, nos pusimos guantes de boxeo (risas), No, fue super fácil, yo creo que los dos nos entendimos muy bien. Y así como con todos los directores. En nuestro caso lo que hicimos fue pasarnos muchos documentos visuales de referencia, tanto visual como de otras películas. Ella está muy acostumbrada a hacer comedia, yo no tanto pero si que quería apostar por la comedia en esta película. Blue Lips es una tragicomedia, es bastante dramática pero hay toques que ayudan a aligerar un poco, por ejemplo el personaje de la chica de la inmobiliaria que alquila el piso, teníamos muy claro que tenía que ser una cosa un poco más esperpéntica que el resto de los personajes, más exagerada. Y con Daniela en ese sentido me entendí muy bien porque me enseñó mucho sobre la comedia, supongo que yo le enseñé sobre el drama y entonces entre los dos surgió un amor que se llama tragicomedia..

¿Has hecho varios cortometrajes que han tenido bastante presencia, han ganado premios, en este largo tu trabajo en cierto modo es un corto que se une al de otros directores, ¿te ves realizando un largometraje tú sólo?

Claro, ese es mi deseo más profundo. La verdad es que estoy con dos proyectos, con dos largometrajes en marcha y cualquiera de los dos que salga el primero apostaré todas mis energías a esto.
De todas formas, piensa que en el caso de Blue Lips, no teníamos esa sensación, para mi es mi ópera prima aunque no sea una película de género y evidentemente es un encargo, pero estuvimos todos durante todo el rodaje quitando las partes que se rodaban en cada país en las que hubo un equipo reducido como si fuera un cortometraje. Pero ya toda la historia que ocurre en Pamplona tanto emocionalmente como participativamente, estábamos todos ahí, nos ayudábamos… No estaba el director en set y el otro tomándose una cervecita con la cuadrilla de abajo, no, estábamos realmente viviendo la película y ayudándonos unos a otros, con lo que al final el viaje lo hemos hecho juntos. Y yo siento que hecho un largometraje, no siento que he hecho una parte de un largometraje.

No quería ofenderte…

No no no no, para nada, la preguntaba estaba muy acertada.

Yo me refería a realizar una película, a llevar tú todo el peso me refiero

Claro, es importante que la gente si que entienda el concepto, que no hemos querido hacer una historia compartimentada, queríamos hacer una película colectiva en el sentido de dejar los egos a parte y rodar juntos, esto era un poco entre amigos, era el concepto y creo que eso se respira en la película.

Viendo tu trabajo parece que te decantas por los personajes femeninos ¿hay algún motivo, es casualidad?

Ostia, eres de las pocas que… Hace poco me lo dijo alguien y ¿si te digo que yo no había pensado en esto?.

Viendo los cortos me he dado cuenta y en Blue Lips tu personaje es Sagrario

Si vieras los dos largos que tengo en marcha, efectivamente están protagonizados por mujeres. No lo sé, esas cosas quizás mejor no saberlas porque sino empezarías a imitarte a ti mismo y yo creo que soy muy joven todavía para empezar a imitarme a mi mismo. Prefiero dejarme llevar, lo que pasa que las cosas te llaman, yo no creo que… Cuando haces una película intentas implicarte como autor, no solo como realizador, que bueno te cae un personaje encima y lo defiendes lo mejor que puedes y sabes con tu experiencia. Pero cuando haces una cosa más autoral en la que te implicas más desde tus vísceras, desde tu guión y te implicas en todos los sentidos, por el día, por la noche. Pues bueno hay cosas que te llaman, todos tenemos ahí cosas en la cabeza, su pongo que tu también, como profesional, que te harán hacer las cosas de una manera u otra. Cuando uno se implica más allá de lo que es la pauta, la norma, empieza a haber una serie de llamadas, de tus vivencias, de tu rollo personal. Creo que es mejor no explicarlo (risas)…

¿Crees que es importante tener además de una educación multidisciplinar que en tu caso has hecho, dirección, guión, diseño… consideras importante tener una visión global y poder aportar más al conjunto como hiciste en La Victoria de Úrsula? (y aunque no las hagas tener una comprensión de cada parte).

Absolutamente, yo pienso que los directores tenemos que saber un poco de todo por una cuestión lógica, tienes que comunicarte con muchos departamentos y sobre todo cuanto más autor quieras ser de tus películas. Al final los directores que admiro son esos directores: Stanley Kubrick, Terry Gilliam y cualquier otro director que por un lado hayan hecho género -me gusta mucho el cine fantástico claro-, y por otro lado que se hayan implicado desde la parte autora. Necesitas saber de todo para poder hacer una película cuando más precisa y tuya y personal, mejor. No es una cuestión de egos, es una cuestión de que está aquí por algo y entiendes que no está aquí para ganar mucho dinero, porque no es el caso, entonces quieres otra cosa y quieres expresarte, entonces si, creo que cuanto más sepas mejor vas a poder expresarte en cualquier oficio, cuanto más abarques mejor vas a poder comunicar tu idea. Porque sino lo harán otros por ti, que no esta mal pero posiblemente no es lo que tu querías.

Más por eso, un director delega y lo ha de hacer, porque no es Dios pero ha de saber hablar el idioma del fotógrafo etc. saber comunicarte de forma que todo salga como tu querías.

El estado ideal es llegar al rodaje y tener todo ya bastante hecho. Pero para eso claro, hace falta prepararse y saber el lenguaje de cada departamento y saber también que cuando te están proponiendo algo, que siempre es para bien. Un jefe de sonido nunca va a hacer algo en contra de la película pero a veces no es la película que buscas […] Muchas veces sí, aportan y suman, pero otras veces debes saber decir que no también y para decir que no. Tienes que tenerlo muy claro porque sino son no gratuitos, que hay gente que lo hace, hay que tener muy claro lo que quieres. Cuanto más mejor.

Última pregunta, tu último corto está inspirado en La vampira del carrer Ponent ¿cómo ha surgido esto?

Esto lo trajo Rafa Lis el productor del corto La Ropavejera de la productora Runedia. Igual que Maitena estaba empeñada en que quería hacer una película en Sanfermines, él quería hacer una película sobre Enriqueta Martí porque es un fan.
Es una historia muy buscada, muy macabra, entonces yo te reconozco que no conocía, había oído algo de una asesina de niños de principios de siglo pero no me había metido tan a fondo. A partir de ahí, me convirtió en un.. -no puedo decir fan porque lo que hacía esta mujer no tiene nombre …- pero sí, empecé a meterme en una espiral del mal, de decir ostras, la cantidad de cosas, me leí libros, la prensa del momento, la miles de páginas web que hay y tanto es así que ahora el corto empieza a distribuirse pero estamos con el largo ya, en la fase de desarrollo con el guión y con varias productoras que se han juntado y la idea es rodar la peli, claro, en cuanto podamos, en cuanto se consiga la financiación y todo.…

Fotografía: Nacho Ruipérez
Entrevista de Iris Martínez para LGEcine.org
No está permitida su difusión sin citar las fuentes autoras

Written by Iris Martínez

Directora Adjunta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.