Título original: Rio Bravo
País: EEUU
Duración: 141 min.
Director:
 Howard Hawks

Guión: Leigh Brackett & Jules Furthman (Historia: B. H. McCampbell)
Música: Dimitri Tiomkin

“[…] Contiene todos los ingredientes que podamos buscar en un western de raza […] Una cinta que se devora sin preocuparte por su duración, ya que en ella todo te mantiene interesado […]”

Brillante en todas sus facetas, “Río Bravo” contiene todos los ingredientes que podamos buscar en un western de raza. Howard Hawks dirige con mano firme una cinta cargada de poderío interpretativo y con un argumento cuyo peso es bien distribuido a lo largo de sus —se hacen escasos— 141 minutos de duración, logrando con ello que el interés permanezca intacto de principio a fin. El celebérrimo realizador, autor de películas como “Bola de fuego” (1941) o “Scarface, el terror del hampa” (1932), entre otras muchas de una intensa filmografía, nos habla de un pueblo acechado por una banda de desalmados comandada por Nathan Burdette (John Rusell), que tratará de liberar al hermano de éste, Joe (Claude Akins), de la prisión local en la que se encuentra custodiado por el sereno y contundente Sheriff Chance (John Wayne), a la espera de ser trasladado. La única ayuda de éste son sus ayudantes, Dude (Dean Martin), un alcohólico que se nutre de las monedas que le tiran con intención humillante en las escupideras del Saloon, y Stumpy (Walter Brennan), un anciano cojo y cascarrabias al que le fastidia que le traten como alguien que ya no sirve.

Para prevenir un asalto, aumentan la vigilancia en las calles con intrigantes y grandiosamente filmadas patrullas nocturnas, y siempre se mantienen con ojo avizor ante cualquier imprevisto que pueda surgir. El pueblo, como no podía ser de otra manera, está formado por multitud de personajes interesantes, de entre los que destaca la bella joven que llega en la diligencia, Feathers (Angie Dickinson), el afable regente del hostal, Carlos (Pedro González) o el joven Colorado Ryan (Ricky Nelson), un joven pero astuto pistolero que congenia con los protagonistas. Si como ya he mencionado, el apartado interpretativo es fantástico, no lo son menos el artístico, fotográfico y por supuesto argumental de la película, con un guión en el que todo resulta interesante y que ofrece una riada de estupendos diálogos que se disfrutan al paso en el que el bueno de Wayne se deja ver por el pueblo rifle en mano, o Dean Martin, Ricky Nelson y Walter Brennan nos deleitan con un recital de dos canciones (“My rifle, my pony and me” y “Cindy, Cindy”) ofrecidas en una amena escena.

Río Bravo” es una cinta que se devora sin preocuparte por su duración, ya que en ella todo te mantiene interesado por sus historias, personajes, diálogos, momentos como los acompañados por el “Toque a degüello” del que en la misma película se ofrece información, etc. Es la viva esencia de ese western en el que conviven buenos y malos, rodeados de fracasados o engreídos, de aquellos a los que no les queda nada y de otros que lo quieren todo. Los jugadores de póker envuelven los tugurios locales con el humo de sus pipas y las provisiones de alcohol parecen quedarse cortas en los salones ante los gaznates tan secos de los que desean saciar su sed. Es ese aroma que huele a principios, y en el que el valor determina quién es un hombre o una serpiente…

—¿Crees que has inventado las borracheras? —No, pero podría patentar las mías.

Nota del autor:
9,0 █████████ (Excelente)

COMENTARIOS DEL EQUIPO LGE

Miquel Alenyà
Construye un extraordinario crescendo dramático. Los personajes, bien desarrollados, se erigen en centro de atención. Hablan, discuten, se hacen reproches y, sobre todo, se respetan, ayudan y apoyan. Los diálogos son ingeniosos, ocurrrentes, irónicos y sorprendentes. Las interpretaciones (Wayne, Martin, Dickinson, Brenan…) son excepcionales. La dirección de actores es magnífica. Los primeros 4 minutos son una recreación del mejor cine mudo. Cine esencial, puro y emocionante. Excelente película. 9.

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Comments

No Comments

plared

Sin duda una de las mas grandes y no solo del western. De las mejores de toda la historia del cine y con unos personajes inolvidables en el que ninguno esta fuera de su papel. Magistral sin duda y al igual que su otra version…El dorado. Magnicas ambas. SAludos

Sandro Fiorito

Es uno de los mejores westerns que he podido ver. Y no sólo una vez, sino dos veces. Me encanta por su desarrollo, sus personajes y por sus estupendos diálogos. Aunque Wayne me gusta mucho en su papel, veo en Dean Martin el personaje mejor conseguido e interpretado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *