Título original: Grand Theft Auto IV: The Trashmaster (GTA IV: The Trashmaster)
Primera proyección: Canadá, 23 Oct. 2010 (Montreal Festival du nouveau cinéma)
Duración: 88 min.
Director:
 Mathieu Weschler

Guión: Mathieu Weschler

“[…] Gran entretenimiento […] Hay que quitarse el sombrero y admirar que se pueda hacer una película de calidad teniendo como único recurso el editor de imágenes de un videojuego […] Curiosísimo trabajo […]”

Curiosísimo trabajo amateur de un aficionado al cine y a los videojuegos como el francés Mathieu Weschler, que demuestra que con muy poco se puede hacer mucho y bueno, inventándose una película montando única y exclusivamente imágenes del videojuego “Grand Theft Auto IV” y la extensión del mismo, “GTA: Lost and Damned”. Weschler asombra por cómo dibuja cada escena en este oscuro e interesante thriller de acción, enlazando las escenas con unos temas que delatan que el autor posee un gusto musical exquisito y evidenciando en cada plano, en cada secuencia, el conocimiento que proporciona el haber visto mucho cine: multitud de escenas ya las quisiera para sí cualquier película de un realizador profesional.

Como argumento: un recogedor de basura que se erige como una especie de héroe desde las sombras, que al no haber podido pasar las pruebas de acceso para el Cuerpo de Policía decide actuar en solitario para limpiar Nueva York de otro tipo de desperdicios que los que deposita habitualmente en su camión: persigue a los ladrones, a los violadores, a los asesinos. Pero todo esto se ofrece, lamentablemente, desde un guión pobre, de muy poco texto y ausencia total de diálogos, acompañado eso sí de una narración (voz de Matt Challands) que ameniza el desarrollo de un argumento que va de más a menos.

Mathieu Weschler demuestra ser un gran editor (con los fallos de un novel, que salen a la luz en una escena de persecución en las que, por despiste o por torpeza, se mezclan varias secuencias en las que el personaje lleva un calzado diferente), pero a su lado hubiera necesitado a alguien verdaderamente talentoso para escribirle el guión y aportar ideas, lo cual habría mejorado el conjunto notoriamente.

Con todo lo dicho, es muy fácil hablar desde aquí sentado, después de haber podido disfrutar con un gran entretenimiento como esta película que tardó dos años en realizarse, y que contó con un presupuesto de 600 euros —destinados en un 95% a los 4TB del disco duro*—y el beneplácito oficial de Rockstar, pero hay que quitarse el sombrero y admirar que se pueda hacer una película de calidad teniendo como único recurso el editor de imágenes de un videojuego, mucha paciencia, imaginación y mucho, mucho amor al cine y al gran “Grand Theft Auto”. Ojalá veamos secuela o, quien sabe, todo un subgénero de películas relacionadas con tan aclamado videojuego.

 

Nota del autor:
6,0 ██████ (Correcta)

 

 

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.