– “Jill, me recuerdas a mi madre. Era la mayor puta de Alameda y la mejor mujer que ha vivido nunca. Quienquiera que fuera mi padre, durante una hora o por un mes, seguro que debió de ser un hombre feliz
Cheyenne (Jason Robards), a Jill (Claudia Cardinale) en “Hasta que llegó su hora” (1968)

Written by LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.