Título original: The Ides of March
Títulos alternativos: Poder y traición (México y Perú), Secretos de estado (Argentina, Chile y Uruguay)
País: EEUU
Duración: 101 min.
Director: George Clooney
Guión: George Clooney, Grant Heslov (Obra: Beau Willimon: “Farragut North“)

La última película dirigida por George Clooney (“Buenas noches, y buena suerte“, 2005) hasta la fecha se devora con ganas e interés, mientras su argumento nos hace de guía turístico a través del mundo de la manipulación y la mentira política, ese universo en el que venderías a tu madre por un voto y matarías a tu vecina por un buen puñado de delegados en el caso de las primarias norteamericanas sobre las que fluye esta historia. Llevada con buen pulso, ritmo tranquilo y agradable, pero constante y despierto -jamás aburrido-, golpea la mesa con la fuerza de sus diálogos y el buen trabajo de sus actores, que más que entregados se encuentran cómodos haciendo unos papeles que tampoco exigen demasiado. Clooney ofrece una visión muy pesimista de todos aquellos que nos gobiernan o intentan hacerlo, y no se vende a demócratas o republicanos pese a que su personaje lucha por los del primer partido.

Todos son políticos y por extensión descorazonados, no importa lo que necesite la gente, importa lo que la gente pueda creer que necesita en el momento de la campaña. La chaqueta puede cambiar de color si la cuenta corriente babea y la persona en la que creías hasta ahora puede convertirse en el ser más despreciable sobre la Tierra, teniendo todo esto solución a cambio -cómo no- de un módico acuerdo político en el que ambas partes puedan ver su culo muy alejado de un terreno pantanoso. Pese a todos los aciertos de Clooney manejando el guión que el mismo escribe junto a Grant Heslov basándose en la obra de Beau Willimon, “Farragut North” la película llega a un punto en el que todo lo que podía dar ya está exprimido y la gota de ese jugo resultante es una subtrama (no diré cual) que simplifica toda la maraña que se había estado tejiendo hasta el momento: efectivamente, me estoy refiriendo a un “podía haber dado mucho más de sí, pero se ceban en una sola cuestión”.Aún así, los minutos dedicados a esa situación que señalo, se emplean sin renunciar al enriquecimiento de sus diálogos, que ofrecen perlas realmente memorables que con la intención de evitar un ‘spoiler‘ no transcribiré. Clooney también es lo bastante inteligente en la dirección para dar a cada cosa su desenlace correspondiente y no dejar -al menos en apariencia- ningún cabo suelto significativo. La elección del reparto es sencillamente extraordinaria. Clooney solventa sin dificultades sus fugaces apariciones como el gobernador Mike Morris; gusta Ryan Gosling (“Drive“, 2011), que mejora muchísimo en el momento de contrastar los diferentes estados anímicos de su personaje, aunque su rol no deje de ser un coñazo de tío que en el fondo cae muy simpático, ceñido a su faceta de serpiente, con el personaje de Stephen, director de comunicación de la campaña de Morris; el mayor pez gordo del marketing de campaña es Paul Zara, encarnado por el siempre inmenso Philip Seymour Hoffman (“Moneyball: Rompiendo las reglas“, 2011), quien para mi humilde opinión y seguido inmediatamente por Paul Giamatti [“El ilusionista“, 2006] (su contrincante “comunicador”) desarrolla el mejor papel de la cinta. Evan Rachel Wood (“El luchador“, 2009), sensual, natural, espléndida, auténtica, también atrapa. Correcta y fugaz Marisa Tomei (“El inocente“, 2011).
La atmósfera creada por el Clooney-director, desolada pero apacible, casi dando la sensación de que sus personajes vagan por un mundo solitario y decadente, con una fotografía (de Phedon Papamichael) fresca pero de tonos apagados recuerda en mucho a cintas protagonizadas por el Clooney-actor como “Michael Clayton” (2007) o “Syriana” (2005). De la última, cuya banda sonora también compuso Alexandre Desplat (“El árbol de la vida”, 2011) parece extraer hasta su estilo de compases musicales austeros y melancólicos pero notorios y agradables cuando aparecen. Así, Clooney aprende, coge lo que le gusta y aplica. “Los idus de marzo” no es una película redonda pero es, desde luego, una buena película, con mucho que aportar, decir, hacer reflexionar y con una indiscutible capacidad para ser digerida por completo antes de que nos queramos dar cuenta.  

Distribuida en España por UNIVERSAL PICTURES
Vista en PASE DE PRENSA el 2 de Marzo de 2012 en las oficinas de Universal Pictures, Madrid. 

Nota del autor:
7,0 ███████ (Buena)
.

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.