Título original: Todo sobre mi madre
Títulos alternativos: All About My Mother (EEUU / Reino Unido / Internacional)
País: España
Primera proyección: España, 08 Abr. 1999 (Premiere)
Duración: 105 min.
Director: Pedro Almodóvar
Guión: Pedro Almodóvar
Música: Alberto Iglesias
Género: Drama. Comedia. 
Reparto: Cecilia Roth, Marisa Paredes, Penélope CruzCandela Peña, Antonia San Juan, Rosa María SardáFernando Fernán-GómezFernando Guillén, Toni Cantó, Eloy Azorín, Carlos Lozano, Cayetana Guillén Cuervo

“[…] Una historia desgarrada, exagerada y melodramática, que reúne a una galería de mujeres luchadoras, liberadas de viejos prejuicios, comprometidas con la vida, que se relacionan, hablan, luchan, no se rinden, dicen tacos, sobrellevan historias personales dolorosas y se apoyan mutuamente […]”

Largometraje nº 13 del realizador Pedro Almodóvar (Calzada de Calatrava, Ciudad Real, 1949), escrito y dirigido por él. Se rueda en escenarios naturales de las ciudades de Barcelona, Madrid, A Coruña y El Ferrol y en estudio. Gana un Oscar (película de habla no inglesa), un premio de Cannes (mejor director) y 7 Goya (película, director, actriz…). Producido por Agustín Almodóvar y Michel Ruben para El Deseo, Renn Productions y France 2, se proyecta por primera vez en público el 8-IV-1999 (España, preestreno).

La acción dramática principal tiene lugar en Barcelona en 1998, a lo largo de unos 7 meses, con un epílogo situado 2 años más adelante. Manuela Goifman Echevarría (Roth), de 38 años, madre soltera de Esteban (Azorín), de 17 años, pierde al hijo en un accidente de tráfico. En busca de consuelo y de su antigua pareja, viaja a Barcelona, donde reencuentra a un antiguo amigo convertido en mujer, La Agrado (San Juan), que le presenta a Rosa Sans (Cruz). Poco después conoce personalmente a la actriz Huma Rojo (Paredes) y a su amante Nina (Peña). Más adelante se reencuentra con su antiguo compañero de pareja, convertido en el travestí Lola (Cantó), enfermo terminal. Manuela, enfermera titulada, aficionada al teatro, es una mujer fuerte, con deseos de superación e imbatible por los embates de la vida. Rosa es una monja bondadosa y generosa, que vive dedicada al cuidado de enfermos, toxicómanos y excluidos. Huma aparenta fortaleza, pero es frágil, y arrastra un espíritu triste. Nina lleva una vida sin rumbo y busca refugio en la heroína. La Agrado es sencilla, servicial y de pocas luces. Le gusta hacer agradable la vida de los demás.

El film suma drama y comedia. Desarrolla una historia desgarrada, exagerada y melodramática, que reúne a una galería de mujeres luchadoras, liberadas de viejos prejuicios, comprometidas con la vida, que se relacionan, hablan, luchan, no se rinden, dicen tacos, sobrellevan historias personales dolorosas y se apoyan mutuamente. La vida de las protagonistas está llena de emociones y sentimientos, cuya distribución cubre todo el arco de la sensibilidad humana: alegrías, disgustos, tristeza, melancolía, decepciones, desgarros, dichas, desdichas, afectos, desencuentros, etc., que se combinan con un festivo punteado de humor a cargo, sobre todo, de La Agrado.

El relato se apoya en el sentido trágico de la vida que caracteriza a los trabajos de Almodóvar (“Hable con ella“, 2002). En este marco, la vida de las protagonistas palpita, avanza, se renueva, cambia y se afirma a diario con viejas y nuevas razones. El escenario en el que se mueven está comprometido con la realidad. En él conviven drogadicciones, prostitución, sida, transexualismo, amores y celos. La consistencia del relato se basa en las excelentes interpretaciones del elenco de actrices, con actuaciones tan destacadas como las de Cecilia Roth (“Laberinto de pasiones“, 1982) y Marisa Paredes (“La vida es bella“, 1997). La obra constituye un hermoso retrato del mundo femenino.

Como es habitual en el mundo almodovariano, todos los personajes son iguales en derechos, dignidad y privilegios. En este universo sólo se observan diferentes funciones personales y de grupo, que encajan en un sistema en el que todos son iguales (nadie goza de privilegios diferenciales) y se relacionan en pie de igualdad. Muestra con naturalidad un mundo en el que la realidad se manifiesta con la diversidad y riqueza de matices que la caracteriza, en especial por lo que respecta al sexo y a las relaciones sexuales. Madres solteras, parejas homosexuales, parejas heterosexuales de hecho, matrimonios convencionales, parejas que se hacen y deshacen, contactos esporádicos, relaciones efímeras, sexo rápido, etc. son figuras que conviven dando testimonio de la realidad plural de la sociedad y de la naturaleza.

No es cierto que la actitud del realizador ante el espectador se inspire en deseos de ofrecerle un documental sobre el submundo de la prostitución callejera nocturna y su entorno. Tampoco pretende dar lecciones de solidaridad y compasión. No define ni aplica juicios éticos o morales. No investiga las causas sociales y económicas de las lacras sociales. No da consejos ni señala pautas de conducta. Muestra como real lo que es real y como normal lo que la sociedad considera normal.

La película contiene numerosos guiños cinéfilos dedicados a films (“Eva al desnudo”, 1950 – “El hombre elefante”, 1980…) y a actrices (Bette Davis, Gena Rowlands, Romy Schneider…). También dedica guiños de simpatía a obras de teatro (“Un tranvía llamado deseo”), dramaturgos (Tennessee Williams), poetas (García Lorca), pintores (Marc Chagall), arquitectos (Gaudí) y una ciudad de edificios espléndidos, como el templo de la Sagrada Familia y otros (Barcelona). Son escenas memorables el parlamento de La Agrado al público del teatro, la visita de Manuela al camerino de Huma, la rueda de coches en el lugar de encuentro de travestidos y clientes, etc.

Rinde homenaje a las mujeres que han representado papeles de actriz en el cine, a todas las mujeres, a la maternidad, al amor de madre, a los hijos, a todas las madres y a su madre, que muere pocos meses después del estreno de la película. El título del film coincide con el del libro manuscrito que el hijo de Manuela concluye poco antes de morir.

La música, de Alberto Iglesias, compone una magnífica banda sonora, de 15 cortes, con predominio de solos de piano y con un tema principal (“Todo sobre mi madre”) que se repite con arreglos diversos. Añade tres canciones espléndidas: “Gorrión” (Saluzzi), “Canción para mi pequeño y lejano pueblo” (Saluzzi) y “Tajabone” (Ismael Lo), que acompaña el viaje en taxi de Manuela a su llegada a Barcelona. La fotografía, de Affonso Beato, en color (eastmancolor), crea una visualidad vibrante, luminosa y colorista, que combina vistosos ocres, naranjas, rojos y azules, un diligente trabajo de cámara y un dibujo muy cuidado que da cuerpo a imágenes de estética recargada y abigarrada.

Nota del autor:
8,0
 ████████ (Muy buena)
Promedio de notas:
7,4
 ███████ (Buena)
Filmaffinity: 7,1 | CINEol: 6,8 | IMDB: 7,9 | LGEcine: 8,0

 

COMENTARIOS DEL EQUIPO LGE

Sandro Fiorito 
Porque en la vida hay muchas cosas por descubrir o, al menos, que conocer para entender, intento tirar abajo las puertas de cualquier prejuicio y esmerarme en verlo todo con mis propios ojos. Confieso que, por unas cosas u otras, no había logrado hasta el momento sentarme y ver con tranquilidad ninguna película de Pedro Almodóvar. En lo personal, así como en lo político (y no por sus ideas, ojo, sino por algunas ofensivas declaraciones), no es una persona que me desprenda demasiada simpatía. “Todo sobre mi madre” ha sido la primera obra que veo del manchego y tengo que confesar que su resultado me ha gustado mucho. Es una película que sabe combinar la tristeza de nuestras vidas con la simpatía con la que debemos contemplarlas. Caracterizada por lo que llaman el universo ‘almodovariano’ (travestis, drogadictos, putas, minorías en general y marginados sociales en particular, personajes destrozados, etc.) relata de manera convincente y muy particular la desolación que padece una madre que ha perdido a su hijo y la posterior odisea que vive rodeada de viejas y nuevas personas que conoce, todas ellas con algún problema que las atormente. En general, la película es un desfile a través de multitud de sentimientos que buscan algo de esperanza en nuestro mundo maltrecho. Su banda sonora es fabulosa, la fotografía esconde agradables detalles y sus interpretaciones son muy esmeradas. 8

CURIOSIDADES

El monólogo de Agrado está basado en un hecho real. Cuando el sistema electrónico de un teatro argentino falló, el director suspendió el show. La actriz Lola Membris decidió dar la noticia a la audiencia haciendo una oferta: si se quedaban, podrían escuchar la narración de su vida. (IMDb.com)

Written by Miquel Alenyà

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.