Thor (Kenneth Branagh, 2011) – 115 min

Una crítica de VÍCTOR RODRIGO | Colaboración enviada

descargaPara empezar, he de decir que soy un gran aficionado a Marvel. Y a las películas de superhéroes, dependiendo de qué grado, por supuesto. Y si algo tenía claro es que no se podían tener películas del nivel algo bajo como “Hulk” (2003) o el desastroso intento del “Capitán América” (1991), las cuales dejaban el nivel de la franquicia Marvel en tan solo “X-Men” (2000) y “Los Cuatro Fantásticos” (2005). Tenía unas altas expectativas en “Thor“. Esperaba mucho de esta producción y de este director, Kennet Branagh (“Hamlet”, 1996) del cual como realizador no ha triunfado mucho a mi parecer, pero como actor no me desagrada. He de decir que me siento engañado.

La trama empieza con el Dios del Trueno, Thor, el cual es el hijo del mítico dios Odín, Padre de todos, Dios de Dioses y monarca de la tierra sagrada de los nórdicos, Asgard. Su hermano, Loki, es el Dios de las mentiras y el engaño y siente una profunda envidia por su hermano. Thor empuña el martillo Mjölnir, el cual le beneficia de una fuerza sobrehumana con esta arma, y controla el clima, cambiándolo a voluntad. Todo comienza cuando el Dios del Trueno está a punto de ser coronado rey de Asgard por el mismo Odín, cuando los gigantes del Hielo de la tierra lejana de Yodenheim, amenazan el reino dorado. Thor, arrogante y atrevido, causa una guerra y es exiliado a la Tierra, donde deberá pasar el resto de sus días.

La historia no es altamente digna de su precursor literario, como en todas las películas sobre superhéroes (o casi todas), ya que se salta bastantes trozos de la historia original, para dar más paso a las escenas espectaculares y al uso de efectos especiales. He de destacar que no me ha convencido la actuación de Chris Hemsworth (“Cash“, 2010) como Thor, pero lo que si que hay que admitir es que su parecido es impecable en casi todos los sentidos. Cabe destacar el papel de Anthony Hopkins (“Hannibal“,2001) como la figura omnipotente de Odin, el cual se adhiere a su personalidad y físico, y el de Tom Hiddleston (“Midnight in Paris“, 2011) como Loki, papel de villano del cual no llega a la talla del Joker de Heath Ledger (“El Caballero Oscuro“,2008), pero si que está entre de los mejores de superhéroes o villanos que he podido presenciar.

Natalie Portman (“Cisne Negro“, 2010) encarna a Jane, la científica que seduce a nuestro héroe, e Idris Elba (“Ladrones“,2010), hace el papel mas estrambótico que se puede pedir en esta película, encarnando a Heimdall, guardián del Puente del Arcoiris, el cual es un dios nórdico, y es de saber, que Elba, es un actor afroamericano. No pega mucho, la verdad.

En un abuso para estereotipar los efectos especiales en el trasfondo de los dioses nórdicos y el espectáculo visual de Asgard o la tierra desolada de Yodenheim, se peca de intento de imagen de “300“(2007), la cual le da un aire algo psicodélico, como por ejemplo el puente del arcoiris, que más que un puente, parece un obús del 88 de las baterías alemanas en el año 1941. Cabe destacar, que de lo más fidedigno de la película, es el vestuario que se utiliza, sobretodo en Loki, Thor y Odín. Aunque en nuestro personaje principal se abusa de la modernidad de su traje, cumple con el modelo estándar del cómic. Los omnipresentes cuernos de Loki dan un toque nostálgico a aquellos que recuerden el villano en el cómic.

En resumen, una película que vale la pena para sumergirse otra vez en el universo de los cómics de Marvel y en sus protagonistas, pero que seguro que decepcionará a todos aquellos amantes de los viejos cómics del Dios del Trueno y su buena tierra Asgard. Volveremos a ver a Thor en la superproducción de “Los Vengadores” (2012) con actores de la talla de Robert Downey Jr (“Sherlock Holmes“, 2009), Samuel L. Jackson (“La Guerra de las Galaxias“,1999), o Scarlett Johansson (“Match Point“, 2005).

Nota del autor:
6,0
██████ (Correcta)


Written by LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.