Título original: Antes llega la muerte
Títulos alternativos: Seven Guns from Texas
(EEUU), I sette del Texas (Italia)

País: España
Primera proyección: España, 06 Nov. 1964 
Duración: 
98 min.
Director:
 Joaquín Luis Romero Marchent

Guión: Federico De Urrutia

El señor Clifford (Jesús Puente) es un buen hombre que se dispone a cruzar todo el Oeste con tal de poder salvar la vida de su esposa, a la que el médico local le ha diagnosticado un tumor cerebral cuya única cura reside en las expertas manos de un cirujano que vive a cientos de kilómetros de allí, en Laredo, ciudad que separa la frontera de México y los Estados Unidos. Engañada piadosamente por su marido, María (Gloria Milland) cree que el repentino viaje obedece únicamente a un simple cambio de aires. Para adentrarse en tan peligrosa aventura, cuyos terrenos a penetrar pueden estar llenos de indios apaches, Clifford se rodea de una cuadrilla de hombres a sueldo para proteger el convoy, estando éstos comandados por un simpático, borracho y aficionado al juego conocido como “Apuestas” (Fernando Sancho). Pero como se preveía, el viaje no será un camino de rosas y las situaciones de peligro se sucederán dando lugar a enfrentamientos, venganzas e imprevistos mil.

Dirigida por el realizador madrileño Joaquín Luis Romero Marchent, precursor del género del western en España, y con guión de Federico de Urrutia (“El halcón de Sierra Madre”, 1972), esta co-producción hispano-italiana resulta profundamente entretenida y conseguida, al haberse sabido contar una buena historia que se transmite con fluidez a través de las buenas interpretaciones de su reparto y una muy buena ambientación gracias a las excelentes localizaciones de lugares como el mítico Desierto de Tabernas, Cabo de Gata (Almería) y Colmenar Viejo (Madrid), entre otros enclaves. Precisamente y junto a otra realización de Marchent (“El sabor de la venganza”, 1963), “Antes llega la muerte” (llamada en Italia “I sette del Texas“) fue de las primeras cintas que abrirían el telón de Tabernas a un sinfín de sucesivas producciones que hicieron célebre a este territorio, convertido ya en mito por su gran aporte al legado cinematográfico, que ese mismo año se vería engrandecido en el mismo lugar con la obra de Sergio Leone “Por un puñado de dólares” (1964).

No hay nada discutible respecto al ritmo y el carácter del que está dotado esta producción, cuyo valor gana enteros en algunas escenas inesperadas que, sin necesidad de recurrir a ninguna brusquedad en su cámara o ver acelerada su acción, engancha por la calidad de su historia. La interpretación del inolvidable Jesús Puente (“Asignatura aprobada“, 1987), con el que muchos crecimos viéndole como presentador de televisión, es la mejor de la película por creíble, contundente y admirable, pues los valores de su personaje y la odisea que este emprende, dejándolo todo (vende su casa, sus tierras e invierte todo su dinero para el viaje) para abandonar sus esperanzas a la salvación de su mujer, son dignos de reconocimiento. La italiana y bella Gloria Milland también cumple con un papel que iguala la calidad de otros componentes del convoy, como el siempre grato Fernando Sancho -con su típico personaje de bandido de buen corazón- y los dos principales “tipos duros” (no podían faltar), el jerezano (a pesar de lo que su nombre pueda suponer) Paul Piaget, habitual de las cintas de Marchent, y el italiano Claudio Undari (“Oro sangriento”, 1969). Agradecida aunque no demasiado protagonista música del prolífico compositor Riz Ortolani (“El día de la ira“, 1967). 

Un buen aporte al cine español y al western, con un estilo que parece combinar la elegancia y los principios del cine norteamericano respecto a este género, con la suciedad y algunos personajes de esencia puramente “spaghetti”. 

Nota del autor:
7,0
 ███████ (Buena)

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.