Título original: Le conseguenze dell’amore
País:
Italia

Primera proyección: Francia, 13 May. 2004 (Festival de Cannes)
Duración: 100 min.
Director:
Paolo Sorrentino

Guión: Paolo Sorrentino
Música: Pasquale Catalano

“Una pequeña joya que a pesar de su imperfección constituye un bello ejercicio repleto de curiosidades bien representadas del que no nos olvidaremos fácilmente”

Un extraño, singular y opaco personaje lleno de misterio, seriedad y soledad, vive desde hace ocho años en un hotel de Suiza. El personal y otros huéspedes del hotel se refieren a él como “el doctor” a pesar de que todo el mundo desconoce su ocupación profesional, si es que la tiene. Su nombre auténtico es Titta di Girolamo. Y está lleno de secretos que la película irá desvelándonos durante su desarrollo de una forma original y entretenida, con las características propias de su director, Paolo Sorrentino, que cuatro años más tarde dirigiría la peculiar cinta sobre la vida de Giulio Andreotti, “Il divo” (2008), de la que como sucede en “Las consecuencias del amor“, su protagonista principal está interpretado de manera magistral por Toni Servillo, actor que también dejó constancia de su gran calidad en “Gomorra” (2008) y otro puñado de cintas.

Pero no todo en esta película es Di Girolamo, aunque éste sí sea lo más importante de la misma. Por el hotel en el que reside, otros huéspedes también forman parte del elenco de curiosos protagonistas que hacen su aparición en la cinta, todos con una historia interesante, tales como la camarera del bar del vestíbulo, muy bien interpretada por la preciosa Olivia Magnani y un matrimonio entrado en edad y frustrado que pasó de tenerlo todo a no tener nada.

El film está rodeado de una atmósfera tranquila y reconfortante que apenas es interrumpida por algún sobresalto, y está reinado por la calidad y la narración del absorbente guión de esta película, acompañada de la extraordinaria música compuesta por Pasquale Catalano (“La siciliana ribelle“, 2009), que contiene un tema central soberbio, maravilloso: de lo mejor que las partituras de una banda sonora en el cine pueden dar en años. Una cinta que merece realmente la pena ver y que supone una pequeña joya que a pesar de su imperfección (destacando por ejemplo el poco jugo sacado a su historia romántica) constituye un bello ejercicio repleto de curiosidades bien representadas del que no nos olvidaremos fácilmente.

Nota del autor:
8,0
████████ (Muy buena)

 

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.