Título original: Kikujirô no natsu (菊次郎の夏)
País: Japón
Duración: 121 min.
Director:
Takeshi Kitano

Guión: Takeshi Kitano
Música: Joe Hisaishi

“Entretenida y agradable […] Una cinta de aura extraña y mensaje directo […] un mar atípico de gente tranquila que acaba posándose sobre la orilla de lo reconfortante […]”

Entretenida y agradable película protagonizada por su mismo director, en compañía del joven Yusuke Sekiguchi. Juntos se ponen en la piel de dos aventureros de almas opuestas que tras vivir toda una serie de despropósitos en clave de road-movie unen sus corazones para ofrecernos toda una serie de situaciones que cabalgan entre la ternura del chico y lo humorístico del desarrapado Kikujiro, interpretado por un buen Takeshi Kitano (“Violent Cop“, 1989).

Para llegar a este tipo de desenlace, la historia se pone en los ojos del pequeño Masao (Sekiguchi), un chaval de nueve años que se ve atrapado por la soledad urbana del verano, que empuja a todas las familias del barrio a marcharse de vacaciones a otros lugares. Sin amigos y completamente aburrido se decide a realizar un viaje que se torna complicado y que tiene como misión el hecho de conocer a su madre, de la que no tiene noticias. Es demasiado joven para aventurarse en los peligros que le pueden deparar los kilómetros que debe recorrer hasta llegar a donde se propone, así que una amiga de su familia pone a disposición a su marido, Kikujiro (Kitano) para acompañarle. Toda una mala influencia para el joven japonés, que recibe con ácida aceptación a su peculiar compañero, que a pesar de tener un pasado criminal y ser un desalmado, resulta ser el cuádruple de irresponsable que el chiquillo, presentándose de manera cómica en multitud de pasajes de la película en los que sin duda conseguirá arrancar, como poco, alguna sonrisa.

Una cinta de aura extraña y mensaje directo, que invita a disfrutar de la vida tomándola un poco menos en serio, navegando sus palabras por un mar atípico de gente tranquila que acaba posándose sobre la orilla de lo reconfortante. Takeshi desafía con su personaje una y otra vez al peligro sabiendo que no está demasiado expuesto al mismo al ser el que mueve los hilos de su propio títere.

El trabajo de los dos actores resulta convincente, combinando el atrevimiento y la desmesura de Takeshi con la prudencia y timidez del joven que encarna a Masao. La música, del veterano Joe Hisaishi, que cuenta con más de un centenar de bandas sonoras a sus espaldas, se caracteriza por sus lógicas inclinaciones orientales, que hacen de la unión de sus notas un agradable conjunto musical que se escucha placenteramente cada vez que hace presencia.

Nota del autor:
7,0 ███████ (Buena)



Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.