Título original: Coogan’s Bluff
País:
EEUU

Duración: 93 min.
Director:
Don Siegel

Guión: Herman Miller, Howard Rodman, Dean Reisner
Música:
Lalo Schifrin

Primera película en la que coincidieron el realizador Don Siegel y el actor Clint Eastwood. […] Siegel se aprovecha de los aspectos principales que caracterizaron al personaje creado por Leone, adaptándolo a un ámbito esencialmente urbano […] Germen del primer “Harry Callahan” […] Cuidado casi artesanal  en la puesta de escena […]

 Una crítica de MANUEL NAVAS | Colaboración enviada

Primera película en la que coincidieron el realizador Don Siegel (“Fuga de Alcatraz“, 1979) y el actor (y más tarde director) Clint Eastwood. El film viene a ser una especie de híbrido, llevando a la gran ciudad al entonces popular pistolero sin nombre que popularizó el actor pocos años antes. Eastwood interpreta a Walter Coogan, un policía de Arizona que viene a Nueva York en busca de un criminal. Siegel plantea el film a partir del enorme contraste entre un policia “de pueblo” (Eastwood) y el de la gran ciudad (interpretado por el gran Lee J. Cobb), que viene a ser como si Coogan viniera del mismísimo planeta Marte.

Siegel se aprovecha de los aspectos principales que caracterizaron al personaje creado por Leone, adaptándolo a un ámbito esencialmente urbano, con una trama bastante simplona (no es más que la persecución de un criminal), pero a la que el director sabe dotarla tanto de sus momentos de acción (con una persecución en moto, cual caballo moderno) como de sus momentos cómicos (basados principalmente en la adaptación de Coogan a las formas de hacer en la gran ciudad), casi prefigurando una “buddy movie”, sobretodo porque el principal aliciente del film cuando no van detrás del fugado es precisamente incidir en el contraste entre ambos policías.

Aunque, a veces, se quiere exagerar tanto el contraste que acaba produciendo el efecto contrario, caso de la “escena hippy”, en su momento de rabiosa actualidad pero vista hoy apenas tiene gracia, e incluso muchos no entenderán el chiste.

Hoy en día, prácticamente el film sólo es recordado precisamente por ser la primera vez que coincidieron Eastwood y Siegel, y quizás interese a quienes quieran observar en acción al germen del primer “Harry Calahan”, aunque en realidad ambos personajes son bastante diferentes ya que Coogan es un ingenuo policía de provincias que se tiene que espabilar en la gran ciudad, mientras que Callahan es un policía escéptico resultado de la inoperancia de sus superiores inmediatos y otros cargos políticos.

Aún así, hay que reconocer que comparten los mismos “tics” a la hora de componer el personaje. Hay que reconocer que films como este los hay a patadas hoy en día, aunque son pocos los que demuestran un cuidado casi artesanal tanto en la puesta escena así como en la planificación de las escenas de acción, por más que hoy nos parezcan pueriles con tanta tecnología digital a nuestra disposición.

Nota del autor:
7,0 ███████ (Buena)

 

COMENTARIOS DEL EQUIPO LGE

D. Karasu
“Un interesante y prometedor film de Don Siegel sobre un sheriff de Arizona que se verá obligado a ir a una gran ciudad como es Nueva York para apresar a un fugitivo. Convirtiéndose su habitual “zona de caza” compuesta por un árido y inhóspito desierto en una ensordecedora y bulliciosa urbe, en donde tanto policías como ciudadanos pensaran de él como un paleto de Texas que apenas sabe donde está. Genial Clint Eastwood, a pesar de no haberse explorado los recobecos de este interesante personaje en la trama. Banda sonora de Lalo Schifrin (que repetiría con Siegel y Eastwood en la saga de “Harry el sucio“). Ritmo trepidante que decae  entre unas luces psicodélicas que han hecho envejecer mal a esta estupenda cinta” 7.

Written by LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.