Título original: Affliction
País: EEUU
Duración:
114 min.
Director:
Paul Schrader
Guión:
Paul Schrader (Novela: Russell Banks)

Música: Michael Brook

“Inmejorable título: Aflicción […] Acertado retrato de la tristeza más absoluta, de esa que se apodera del ser humano haciendo que sus condiciones físicas y psíquicas se vean afectadas […] Magistrales interpretaciones de Nick Nolte y James Coburn […]”

Dirigida y escrita por Paul Schrader (“Hardcore: un mundo oculto“, 1998) basándose en la novela de Russel Banks, esta película de apariencias policíacas es realmente una crítica contra la violencia hacia la mujer y a los niños por parte de padres de familia que atormentan a los suyos desde una actitud totalmente incomprensible. Parecen amar pero están hechos de odio. Tienen hijos y en lugar de darles cariño y enseñarles el camino más correcto, les guían por la senda del miedo, condicionándose así las vidas de los pequeños de una forma que descubrirán cuando lleguen a mayores. Es también un acertado retrato de la tristeza más absoluta, de esa que se apodera del ser humano haciendo que sus condiciones psíquicas y físicas se vean afectadas.

Algo así le sucede al protagonista de esta interesantísima película, Wade Whitehouse (Nick Nolte), que trabaja como sheriff en la pequeña y nevada ciudad de Lawford haciendo todo tipo de tareas al servicio de la comunidad, que parecen estar relacionadas con todo menos con la razón que da sentido a su labor policial: combina su postura como agente de la ley con conducir una máquina quitanieves y controlar el tráfico delante de la escuela local como un mero guardia de colegio, inspirando a los ciudadanos una imagen cercana y amistosa, pero también llena de cansancio físico y psíquico, mermada por la delicada situación que vive ante una hija que le rechaza y por la que pelea su custodia contra su ex-mujer. Con un gran dolor de muelas que va en ascenso durante el transcurso de la película y con la cabeza llena de recuerdos desagradables sobre situaciones que su padre le hizo vivir, Wade se involucra en la investigación de la muerte de un sindicalista durante una cacería de ciervos en el pueblo. Todo parece apuntar a un accidente con su propia arma, pero Whitehouse no se fía de quien lo acompañaba y decide presionarlo, brotando de estas circunstancias un cúmulo de problemas que él interpretará como una especie de conspiración contra el pueblo. Mientras, vuelve a relacionarse con su padre (James Coburn), quien a pesar de encontrarse ya hecho un desvalido anciano no muestra la mínima intención de cambiar, siguiendo con un agresivo maltrato psicológico sobre su hijo y aferrado al alcohol que le ha acompañado durante toda su vida.

Esta película no dará toda la importancia que parece al caso de la muerte del sindicalista, pues preferirá centrarse en la parte más dramática que envuelve al personaje interpretado magistralmente por Nick Nolte (“El cabo del miedo“, 1991), que deja ver las inquietudes que le rodean, al parecer derivadas todas de los calvarios infantiles que vivió a manos de su padre. Se consuela haciendo llamadas esporádicas a su hermano (Willem Dafoe, en un papel angelical) para desahogarse contándole sus problemas y pidiéndole consejo sobre la investigación de la muerte sucedida en el pueblo. Además del citado Nolte, James Coburn (“¡Agáchate, maldito!“, 1971) también deslumbra con la calidad de su trabajo, radiando un odio sobre sus hijos y sobre todo el mundo que consigue transmitir hasta llegar al espectador, que acaba repudiando su diabólica actitud. Todo un ejemplo de cómo dibujar a un personaje tan detestable.

La música contiene muchos pasajes preciosistas y melancólicos de Michael Brook, que busca pintar la desolación en la historia sobre un pueblo, el de Lawford, ya de por sí gris, triste, lleno de amargura y sin casi una mínima sensación reparadora que haga sentirse a sus visitantes (los que ven esta película) en un terreno cómodo y alegre, consiguiendo la dirección hacer lo que se propone. Sólo dentro del bar Toby’s, uno puede sentirse con una mínima tranquilidad, alejándose del inmejorable título de la película: Aflicción.

Nota del autor:
7,0 ███████ (Buena)

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.