“El drama real es soportar la atmósfera sumamente cargada del film […] La trama concluye dejándose puntos inexplicados por el camino, el guión resulta forzado en algunas líneas de diálogo y la dirección tampoco sale bien parada […] La recreación histórica es tan inverosímil que cuesta mucho llegar a creérsela

Una oscuridad que te deja frío.
Confieso que al entrar en la sala me esperaba un lacrimógeno drama con algunos toques de oscuridad, y desde luego la oscuridad rebasa a borbotones en la película, pero el drama real es soportar la atmósfera sumamente cargada del film.

Empieza la proyección y tras una serie de escenas donde suceden algunos hechos paranormales se nos muestra un accidente de coche, algunas escenas de quirófano, con unos efectos de heridas muy bien hechas, por cierto, y por fin aparece el protagonista: David. Este descubre a raíz del accidente que tiene una enfermedad mortal de la cual sólo se curará si consigue que sus padres biológicos le donen un órgano; así pues le tocará indagar en los oscuros secretos que guarda su familia.

Viaje por el tiempo a golpe de fecha.
Mientras David indaga, cada pocas secuencias aparecen unos números blancos y toscamente bordeados de negro impresos en la pantalla que van acompañados de un molesto efecto de sonido. Después de que te saquen incómodamente de la película te das cuenta de que son fechas que comprenden desde los años 30 hasta los 60 y explican unos hechos supuestamente pseudo históricos relacionados con la trama.

Esta línea de acción nos cuenta cómo unos niños que son totalmente insensibles al dolor son catalogados como enfermos peligrosos y encerrados en una institución psiquiátrica, y cómo son tratados durante los años de la Guerra Civil, una… ¿posible ocupación nazi en España? y la Guerra Fría.

También mencionar que en una de las secuencias del psiquiátrico entre celda y celda, y durante un par de escenas oímos un canturreo infantil que recuerda al “Laberinto del fauno“; si bien la melodía no está tan bien definida intenta espantarnos para darle un giro a la trama, que a partir de este momento nos narra cómo los hechos que suceden alrededor de los años 30 acabaron por convertir a uno de los niños en un monstruo. 

Una historia curiosa para una luz tan aplastada.
Técnicamente tampoco le encuentro demasiados puntos buenos a esta obra, la iluminación es sencilla pero correcta, lástima que contraste con la fotografía, muy oscura y desaturada.

El montaje es sobrio en algunas secuencias, pero en su mayoría es lento y pesado a causa de los efectos de sonido insidiosos y una BSO prácticamente inexistente, hecha a base de ruido.

La trama concluye dejándose puntos inexplicados por el camino, el guión resulta forzado en algunas líneas de diálogo y la dirección tampoco sale bien parada por varios motivos: el primero es que cuesta empatizar con los personajes que aparecen como si cualquier cosa, debido a que el director no te los presenta correctamente. En segundo lugar, la recreación histórica es tan inverosímil que cuesta mucho llegar a creérsela, y por último todo está aderezado con esa atmósfera pesada que hace de la película una obra lenta y poco interesante.

Por último.
Así pues sólo hay dos puntos que elogiar de la película que contrastan con un sinfín de aspectos negativos: el primero es la ambición del proyecto, no todos los días alguien se atreve a contar historias de ciencia ficción en España, por malas que sean.

El segundo son los efectos de maquillaje, que han sido tremendamente creíbles y comedidos, y se han gastado sus buenos litros de sangre. Lástima que no sea suficiente para contrarrestar la patente chapuza de los efectos digitales que desentonan completamente, tanto en las primeras escenas de la película como en las últimas, y que el director no se dé cuenta de que tras montar varias secuencias donde aparezcan asquerosas heridas el espectador se va inmunizando hasta que dejan de impresionarte.

Por suerte la cinta no es muy larga, poco más de hora y media.

Distribuida en España por A contracorriente films.
Vista en PASE DE PRENSA el 5 de Junio de 2013 en los Cine Alexandra, Barcelona.

Nota del autor:
2,0 ██ (Muy mala)
Promedio de notas:
No realizado. Película en CARTELERA a partir del 14 de Julio de 2013.
FilmAffinity: — | CINeol: — | IMDb: — | LGEcine: 2,0

 

Título original: Insensibles
Título alternativo: Painless (Título inglés/internacional)
País: España
Primera proyección: Canadá, 08 Sep. 2012 (Festival de Toronto)
Duración: 100 min.
Director:
Juan Carlos Medina
Guión: Juan Carlos Medina, Luiso Berdejo
Música: Johan Söderqvist
Género: Intriga. Fantástico. (Años 30)
Reparto:
Àlex Brendemühl, Tómas Lemarquis, Ilias Stothart, Mot Harris Dunlop Stothart, Derek de Lint, Ramon Fontserè, Sílvia Bel, Bea Segura, Juan Diego, Félix Gómez, Irene Montalà

 

Written by Akira Funakawa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.