360 (Fernando Meirelles, 2011) – 114 min

La globalización, los encuentros fortuitos, los caminos, los famosos seis grados de separación y todo aquello que parece que Internet ha redescubierto, es solo un ejemplo de lo que hace más de 100 años escribió el austriaco Arthur Schnitzler en “La ronda”, una novela que giraba en torno a las relaciones que se empalman, crean y destruyen de la manera más casual.

Es a partir de esta novela donde se construye “360 grados. Juego de destinos”, una correcta coproducción europea con un reparto coral donde sobresalen Anthony Hopkins, Jude Law y Rachel Weisz como caras conocidas. La película, del año 2011 llega a España de la mano de la distribuidora Vértigo Films.

La trama queda conformada por un auténtico hilo internacional: una prostituta en Bratislava, un dentista musulmán en París enamorado de una ciudadana rusa, una cadena de infidelidades conectadas que viajan hasta Brasil, un hombre de negocios sin escrúpulos en Viena, un chófer implacable, un padre inglés destrozado en busca de la verdad, una terapia para un maníaco sexual en Phoenix (Arizona) en un viaje que no parece acabar nunca, conforman este mosaico de historias interpersonales, conectados de forma inverosímil a lo largo de las casi dos horas de metraje.

El director brasileño Fernando Meireilles, consagrado con películas como “Ciudad de Dios” (2002) o “El jardinero fiel” (2005), nos hace girar 360 grados anudando historias compartidas por momentos que pueden recordar al cine de Altman por la estructura del guión, o incluso la realización. Sin embargo, Meireilles es un maestro a la hora de economizar el lenguaje narrativo, dando un enfoque fresco y dinámico al que nos tiene acostumbrados, siendo capaz de entremezclar historias dispares con una maestría poco común.

Y es que la película es un recorrido global, de la mano de historias que bien podrían conformar relatos independientes con un denominador común, las relaciones humanas de cualquier tipo. Todas ellas con un componente emocional indudable que construyen un relato llevadero y entretenido. Sin embargo, ese relato en ocasiones se vuelve superficial al no poder ahondar suficientemente en cada historia. Ese es, a mi juicio, el principal fallo de la película. Demasiados protagonistas concentrados en una vuelta al mundo muy rápida y bien contada.

Y es que el giro, tan bien realizado, provoca esa sensación de querer saber más, de conocer más esas vidas protagonistas, esos pequeños relatos tan magníficamente orquestados que plantean dramas individuales. Si bien la crítica mundial la recibió en su día con excesiva tibieza, tildándola de superficial, no deja un mal sabor de boca, solo pide más. El guión se supedita totalmente a la realización magistral de cámara. Y ahí precisamente está su fallo.

En definitiva, nos encontramos ante una película ágil y bien anudada en torno a una premisa circular, que se queda corta a la hora de profundizar en unas excepcionales interpretaciones. Con una fotografía y banda sonoras de primer nivel, “360º grados. Juego de destinos” promete enganchar al espectador. Una vuelta completa a la Tierra que merece la pena ver. Y luego que cada uno saque conclusiones.

Distribuida en España por Vértigo Films.
Vista en PASE DE PRENSA el 24 de Mayo de 2013 en los Cines Princesa, en Madrid.

Nota del autor:
7,0 ███████ (Buena)
Película en CARTELERA a partir del 31 de Mayo de 2013.

Una crítica de ÀLVAR CARRETERO | Colaboración enviada

Written by LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.