Django desencadenado_banner

Django unchained (Quentin Tarantino, 2012) – 165 min. –

django desencadenado_posterDebemos remitirnos a Reservoir Dogs para encontrar la primera muestra de admiración de Quentin Tarantino por la cinta dirigida por Sergio Corbucci y protagonizada por Franco Nero en 1966, “Django”. En el largometraje dirigido por el realizador italiano aparece una sangrienta escena que el genio de Tennessee calcó para su aclamado trabajo de 1992. Los guiños de Tarantino hacia ese fabuloso, violento y siempre sorprendente subgénero del spaghetti-western que tan buenos momentos nos ha regalado, se suceden hasta evidenciarse descaradamente en Malditos bastardos (2009), donde su banda sonora incluye diversas composiciones de películas como El retorno de Ringo (1965), El halcón y la presa (1966), De hombre a hombre (1967) o Salario para matar (1968), todas del inimitable maestro Ennio Morricone. Unas partituras que no hacen sino sostener un conjunto cuyas referencias son más cercanas al spaghetti-western que al cine bélico en el que se cataloga “Inglourious Basterds”. Pero era el momento de convertir las insinuaciones en descaro. La sutileza en un golpe directo. Reunir a Quentin Tarantino con el género que llevaba tanto tiempo esperándole. Era el momento de Django Unchained.

Y se cumplieron todas las expectativas, por grandes que fueran, resucitando el espíritu de Django aún transformándolo por completo a imagen y semejanza de la genialidad perpetrada por Tarantino, que nos ofrece otro de esos inimitables trabajos con los que siempre sabe sorprender y, como en este caso, embelesar, entusiasmar, divertir. En definitiva, conquistar. Django desencadenado_002Aquí, Django (Jamie Foxx) es un negro esclavizado que por obra del destino termina siendo, digamos, “tutelado” por un pirado brillante, un extraordinario, impredecible, elegante, refinado y extraño individuo germano llamado King Schultz (Christoph Waltz) que necesita de sus servicios para encontrar a unos tipos. Sus pretensiones son desconocidas, pero no tardará en mostrar sus cartas ante un sorprendido Django que encontrará en el citado caballero alemán su “carta de libertad”. Ambos nos pondrán ante las puertas de lo disparatado y original de esta fresca, gamberra y por momentos absurda película a través de la esencia del spaghetti y del peculiar estilo de Quentin Tarantino —tan influenciado por él—, regalándonos momentos tan desternillantes como violentos y cargados de adrenalina, mientras se despliega todo un abanico de personajes que, por breves que sean, siempre se terminan admirando. El argumento reposa en la esclavitud y el racismo como punto fuerte, sabiendo mostrar aun con el animoso estilo del director, toda la indignación que esa lacra puede producirnos.

Django desencadenado__001Christoph Waltz (Un dios salvaje, 2011) vuelve a ser el que ya nos encandiló en “Malditos bastardos”, firmando una interpretación sublime que se convierte en el mejor papel de la película. Este hombre es una maravilla, cada gesto que reproduce, cada palabra que dispara, es una nueva lección, otra muestra de inmensa calidad del actor austriaco. Jamie Foxx (Collateral, 2004) cumple con una buena actuación, que raya a un nivel muy superior a lo acostumbrado por el actor en cualquier otra cinta. Se nota el ‘efecto Tarantino‘, pues este realizador siempre es muy capaz de sacar lo mejor de cada uno. Leonardo DiCaprio (J.Edgar, 2011), que encarna a un negrero que se cruza en el camino de los protagonistas, va de menos a más, pues se mueve mejor en el histrionismo despótico que en las escenas más tranquilas en las que debe transmitir la personalidad de un refinado hombre de buena posición. Samuel L. Jackson (Hard Eight, Sidney, 1996) enamora con su personaje de mayordomo cascarrabias, sorprendente en toda su interpretación, ya sea por caracterización o diálogos. Son las cabezas visibles de un reparto que fluye como la seda compenetrándose a la perfección a través de un metraje que dispensa escenas que van desde los diálogos mejor nutridos y que tan bien sabe desarrollar Tarantino hasta la acción más sanguinaria, pasando por toques de magistral humor que salpican toda la película pero que se ven culminados en la sobresaliente toma del Ku Klux Klan.

Django desencadenado_003Quentin Tarantino (Jackie Brown, 1997), que se confirma (por si había alguna duda) como uno de los directores más brillantes de siempre, salda la deuda pendiente que tenía con una de sus pasiones, el spaghetti-western, ofreciéndonos un movido conjunto que se disfruta durante toda su duración, que aun siendo de 165 minutos pasa de un suspiro por la fluidez de todo lo representado. En el apartado musical no podían faltar los magistrales temas que siempre escoge, y aquí, en una selección en la que Ennio Morricone domina el grueso de la BSO, sorprende incluso con algunas inclusiones raperas que —en un western, quién lo diría— encajan a la perfección en las escenas que acompaña. Hay muchas razones por las que puedo afirmar que “Django Unchained” es excelente, pero lo preferible es que vosotros seáis testigos de por qué digo esto y concedáis vuestra confianza a la desfachatez más extraordinaria del cine, enmarcada en un género inmortal que, de la mano de Tarantino, ofrece mucho más de lo que pensábamos. El western no ha muerto, ni morirá jamás. Django ha vuelto.

— La D es muda, paleto.

Django desencadenado_004__________
Bibliografía: Área Abierta Nº 26, “Influencia del Spaghetti-Western en ‘Malditos Bastardos’ de Quentin Tarantino“, por Dr. Vanesa F. Guzmán Parra y D. José Roberto Vila Oblitas, Universidad de Málaga.

Distribuida en España por SONY PICTURES

Nota del autor:
9,0 ████████ (Excelente)

Película estuvo en CARTELERA a partir del 18 de enero de 2013

 

TRÁILER:

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.